El Congreso se emplaza a abordar el problema pese a la falta de consenso entre los grupos

La ley de Salud Mental de Podemos, "ventana de oportunidad" para el futuro
Pablo Echenique, portavoz de Unidas Podemos en el Congreso.


28 sep 2021. 18.00H
SE LEE EN 3 minutos
Hay consenso en el Congreso en torno a la necesidad de impulsar una estrategia de Salud Mental en España, pero no sobre cómo desarrollarla. Esta es la síntesis del debate que ha tenido lugar este martes en la Cámara Baja a instancias del grupo de Unidas Podemos, cuya propuesta para la creación de una Ley General de Salud Mental se contempla en esencia como una “ventana de oportunidad” para el abordaje del problema.  

Así lo ha defendido la socialista Carmen Andrés Añón, quien ha subrayado la “complejidad” de la propuesta que han llevado a la Cámara sus socios de Gobierno: “Nosotros aprovecharemos esta oportunidad para hacer un debate amplio, porque nuestro compromiso sigue vivo para erradicar este estigma”, ha zanjado la mandataria del PSOE.

No será la de alcanzar un acuerdo una labor sencilla a pesar de que, tal y como ha recordado en su defensa de la iniciativa el portavoz de Unidas Podemos, Pablo Echenique, una de cada diez personas mayores de 15 años ha sido diagnosticada en España con algún problema de Salud Mental.

En este sentido, los morados han reclamado al resto de partidos que se planteen la aprobación de una norma que entre otras mediadas contempla un aumento del número de profesionales del sistema sanitario dedicados a este campo y la aceleración los tiempos de atención a los ciudadanos, así como la creación de un centro estatal de Salud Mental.

A pesar de las “buenas intenciones” que les han reconocido algunos grupos, como es el caso de Ciudadanos, el grueso de la Cámara ha tumbado una proposición que ha sido tildada de “poco de realista” y con “poco encaje jurídico”. Así lo ha manifestado la portavoz sanitaria del PNV, Josune Gorospe, en una intervención en la que ha defendido que la ley de Podemos “no es la vía para abordar este debate”. Principalmente, porque se tropezaría en un galimatías competencial al tratar de abordar a nivel estatal una materia dependiente de las comunidades autónomas como es la de la salud.

"La mejor ley de salud mental es la de los PGE"


La propia formación naranja ha reprochado a Podemos que en su defensa de la ley se haya centrado en cuestiones periféricas, como el capitalismo o los fondos buitre, para explicar la deriva de la salud mental en España.

En la misma línea, Juan Luis Steegmann, parlamentario de Vox, el de Podemos es “un proyecto de ley que introduce una visión perniciosa” de los problemas de salud mental” al partir de una concepción “que hunde sus pies en el lodo de la antipsiquiatría. “Los problemas se ponen detrás de unas pretendidas causas históricas, el papel de los psiquiatras se relega”.

Finalmente, la popular Rosa María Romero ha defendido que “la mejor ley de salud mental es la de los Presupuestos”, que, ha recordado, están en manos del Consejo de Ministros. En este sentido, ha incidido en que el Gobierno tiene una oportunidad única, con el apoyo de los fondos europeos, para dotar de más recursos al ámbito de la salud mental.

“Es necesario un abordaje integral sustentado en la atención temprana. Una atención para reducir el estigma social desde la sensibilización y la formación. Es decir, la actualización de la estrategia nacional de Salud del SNS”, ha concluido.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.