Salvador Illa, exministro de Sanidad, analiza en una entrevista a Redacción Médica la situación de la sanidad catalana

Illa: "Defender la sanidad pública no implica desmantelar los consorcios"
El primer secretario del PSC y jefe de la oposición en Cataluña, Salvador Illa.


27 ene 2022. 19.00H
SE LEE EN 19 minutos
Sin alzar mucho la voz, pero con mensajes claros y directos, abogando por pactos en la gestión de la pandemia y a disposición del Govern de Cataluña para alcanzar acuerdos en materia sanitaria, sin perder su identidad. Así se expresa Salvador Illa, un año después de dejar el Ministerio de Sanidad para centrarse en las elecciones catalanas. De ser el ministro con mayor exposición pública del Gobierno de España por tener que lidiar con el Covid-19 a jefe de la oposición, a pesar de ser el candidato más votado.

Illa analiza en una entrevista a Redacción Médica la situación de la sanidad catalana, la gestión de la crisis sanitaria y las políticas sanitarias de la Generalitat, cuyo presupuesto destinado a Salut considera "tímido", en palabras del primer secretario del PSC. El hasta hace un año ministro de Sanidad asegura que hay "margen de mejora" en los procesos de homologación de médicos extracomunitarios, aunque cree que no se deben transferir competencias, tampoco de la Formación Sanitaria Especializada en materia docente. De la pandemia, de la que Illa ha sacado muchos aprendizajes, destaca que "hace falta más dosis de lealtad entre administraciones".

Entrevista a Salvador Illa, un año después de dejar el Ministerio de Sanidad.


¿Qué estrategia sanitaria concreta hubiera llevado a cabo en la gestión de la pandemia si fuera el presidente del Govern?

Lo que aprendí en mi etapa como ministro de Sanidad, y lo aprendí a conciencia, es que en materia de lucha contra la pandemia lo que hay que hacer es apoyar las medidas que tomen las autoridades sanitarias competentes. He ofrecido desde el inicio un pacto en esta materia. Me he comprometido a apoyar lo que se estime oportuno siempre que se siga el consejo de los expertos. Lo que hay que hacer es ir todos juntos y trabajar, en este caso desde Cataluña, con el resto de comunidades autónomas y con el Gobierno de España en torno a la definición de las políticas y su implementación de acuerdo con los indicadores epidemiológicos.

¿Comparte las últimas medidas del Govern para hacer frente a la sexta ola o cree que no han sido útiles?

Apoyo lo que decida la autoridad sanitaria competente, en este caso la de Cataluña, y si he tenido que trasladar alguna cuestión, lo he hecho en el ámbito pertinente. No voy a polemizar sobre las medidas que se adopten, no lo he hecho y no lo voy a hacer en público. Es un aprendizaje de mi etapa como ministro y creo que es la actitud que piden los ciudadanos en este tipo de situaciones, que vayamos a una y no hagamos política en este asunto, y es lo que intento hacer.

¿Por qué sustituyó a Assumpta Escarp por Sara Jaurrieta al frente de la secretaría de Salut del PSC?

Assumpta Escarp se encarga del ámbito sanitario y lo está haciendo muy bien en el Govern alternatiu. En la confección de la ejecutiva hemos dado paso a nuevas personas y hemos reforzado este equipo con la incorporación de Sara Jaurrieta. En ningún caso obedece a ninguna otra consideración y Escarp está haciendo un trabajo muy importante como diputada y vicepresidenta segunda de la Mesa del Parlament de Catalunya.

¿Qué iniciativas en materia sanitaria hubiera impulsado de ser elegido presidente?

De las cosas que me siento más contento en esta etapa como presidente del PSC es de una propuesta de resolución que recibió un apoyo muy amplio de la cámara, entorno el 80 por ciento de los diputados, que fue discutida y aprobada en el debate de política general y que marcaba la pauta de lo que había que hacer en materia de sanidad en Cataluña. Allí había 26 compromisos: de Atención Primaria, de lucha contra el Covid-19, de salud mental, de retribución de los distintos profesionales sanitarios, de recursos que había que destinar a la sanidad pública… Este es el programa del Govern que hay que seguir en Cataluña en materia de sanidad. El debate no lo tenemos en qué hay que hacer, que ya está acordado. El tema está en hacerlo y que el Govern dé los recursos necesarios al conseller Argimon para que pueda implementar estos 26 puntos. Creo que son compromisos que los suscribiría cualquiera que aplique sentido común en el ámbito sanitario en estos momentos que estamos viviendo.


"El primer presupuesto de esta legislatura en materia sanitaria se queda un poco corto y es tímido"



¿Cree que se materializarán durante esta legislatura?

El primer presupuesto que se ha hecho me parece que se queda un poco corto. Reconozco que ha habido un pequeño avance, pero es tímido. Se dan unas condiciones para habernos dado cuenta de la importancia que tiene un sistema de salud público universal y gratuito, de que la sanidad es probablemente una de las políticas públicas más relevantes en nuestro estado del bienestar. La pandemia ha puesto esto de relieve y también la necesidad de cuidar a los que nos cuidan y, por tanto, dotarles de recursos.

Hay un momento político y social propicio para hacer este esfuerzo adicional. Los presupuestos en esta materia hubieran podido ser un poco más atrevidos. De hecho, ofrecimos nuestro apoyo  para poder aprobar unos presupuestos muy transversales en Cataluña. Somos la alternativa a un Govern que no funciona y los asuntos que planteamos era poner más recursos en este capítulo. Vamos a ver si el Govern es capaz de llevarlo a la práctica en su totalidad o al menos en una buena parte. En cualquier caso vamos a estar siempre ahí con una actitud constructiva para ayudar.

¿Apoya las medidas que está llevando el Govern, como el Pla de Salut de Catalunya 2021-2025 o el refuerzo de la salud mental?

En materia de refuerzo de salud mental, claro que sí. En el pleno monográfico que se hizo en el Parlament ya tuvimos ocasión de expresar este apoyo. En el resto de medidas, todo lo que esté en esta hoja de ruta que acordamos en el Parlament va a contar con nuestro apoyo, público, explícito y, si hay que hacer alguna gestión o un apoyo más de otra índole, estamos a disposición del Govern. Es el momento para aumentar los recursos destinados a la sanidad pública y hay un consenso amplio para hacerlo.

¿Mantendría los consorcios sanitarios con entidades privadas?

Sí, nosotros defendemos claramente un modelo de sanidad pública, pero esto no es contrario ni tiene que implicar el desmantelamiento de consorcios público-privados que están haciendo su trabajo correctamente. Hay que dotar a estos consorcios de los recursos sanitarios adecuados, por ejemplo, el Consorci Sanitari del Maresme hace tiempo que requiere de una inyección de recursos. Ya he expresado al conseller en Argimon que ahora es el momento de solucionar este asunto. No puede ser que haya consorcios estén pendientes de los recursos que les llegan porque ha habido una inyección muy importante en la sanidad, un dinero que viene del Gobierno de España. Quiero recordar que en los ejercicios económicos de 2020 y 2021 el Gobierno puso a disposición de las comunidades autónomas a fondo perdido 30.000 millones de euros, de los cuales casi 5.300 millones han venido a Cataluña. Es mucho dinero para que haya consorcios que no reciban los fondos que necesitan para poder hacer adecuadamente su trabajo.

El primer secretario del PSC y jefe de la oposición en Cataluña, Salvador Illa


¿Están bien pagados los médicos y enfermeras en Cataluña?

Nos hemos dado todos cuenta de que nuestros profesionales sanitarios, en el sentido amplio del término, tienen que tener una retribución adecuada por la importancia del trabajo que desarrollan. Esto tiene que hacerse de forma progresiva. A mí no me van a encontrar con posturas demagógicas en este terreno, pero sí es verdad que hay que hacer un esfuerzo de diálogo con los representantes de estos profesionales y ver cómo podemos adecuar su retribución de una forma gradual a los requerimientos y la importancia que tiene el trabajo que desarrollan.

¿Faltan médicos en la sanidad catalana?

También nos hemos dado cuenta de que, atendiendo a los procesos que habrá de jubilación, hay que cuidar mucho las incorporaciones de los profesionales. En el caso de los médicos, más aún cuando la formación es muy rigurosa y requiere de un plazo largo de tiempo. Estamos hablando de una formación que requiere su tiempo, pero hay que tenerla adecuadamente programada. En mi época de ministro las convocatorias que se hicieron de Formación Sanitaria Especializada fueron las más altas en términos históricos en cuanto a número de participantes. Hay que seguir en esta senda y, por tanto, formar e incorporar al sistema en los próximos años un número relevante de profesionales.

¿Qué soluciones impulsaría para mejorar las condiciones laborales de médicos y enfermeras?

Por razón de las circunstancias que me tocó vivir en mi época de ministro de Sanidad, tengo la más alta consideración por todos los profesionales sanitarios, por el carácter vocacional de sus profesiones y por la dedicación que han tenido en un momento muy complicado. Entiendo que han dedicado muchas horas y hay una sensación real de fatiga. Hay que escucharles, cuidar a los que nos cuidan, atender sus peticiones, canalizarlas adecuadamente y ver cómo podemos de una forma gradual mejorar sus condiciones de trabajo, sus condiciones retributivas, su perspectiva de carrera profesional y las condiciones en que trabajan, con unos medios que sean adecuados a nivel tecnológico y a nivel de infraestructura física.

¿Entiende el desgaste que denuncia la Atención Primaria catalana tras la época de recortes y una pandemia?

La Atención Primaria ha sido el factor distintivo en el sistema sanitario español y también en el catalán. Tiene que seguir siendo la columna vertebral del sistema. Ya me encontré en mi época como ministro con un trabajo estratégico hecho por mi predecesora, María Luisa Carcedo, de un marco general estratégico para la Atención Primaria y con unos compromisos muy concretos. Seguimos trabajando en esta senda y la misma reflexión es aplicable a Cataluña. Hay que potenciar la Atención Primaria, hay que darle los recursos que necesita, también en cuanto a reconocimiento público, y es el momento de hacerlo. Hay un momento ahora de sensibilización, tanto social como política, para tomar estas medidas. No le voy a pedir al conseller que cumpla con los compromisos en un año porque no es posible, pero el horizonte es dedicar un 25 por ciento del presupuesto sanitario a Atención Primaria y es un horizonte razonable. El apoyo parlamentario está y la disposición del PSC para ayudar también.


"Es el momento de potenciar la Atención Primaria, hay sensibilización tanto social como política"



Usted fue ministro de Sanidad y sabe bien cómo funciona el proceso de homologación de médicos extracomunitarios. Recientemente, Redacción Médica ha entrevistado a la directora de Universitats y reclamaba al Estado esta competencia. ¿Cree que hay un problema a la hora de agilizar estos procesos por parte del Estado?

Es un asunto a mejorar. No pude dedicar a esto todo el tiempo que me hubiera gustado como ministro, pero sí que es un tema que hay que agilizar. No creo que el problema esté en trasladar competencias de una administración a otra, sino que hay que agilizarlo, ponerle los medios adecuados para que este proceso no se alargue más de lo estrictamente necesario. Es muy importante garantizar que aquellas personas que ven su título homologado cumplan unos requisitos de garantía y de calidad, que están en los estándares de calidad que exigimos en nuestro país para las personas que se dedican en el ámbito sanitario. Hay margen de mejora y me consta que es una de las tareas que están abordando.

¿No estaría pues a favor de ceder esta competencia a la Generalitat?

La Generalitat, lo digo con todo el respeto, ya tiene su trabajo con hacer bien las competencias que tiene delegadas. A veces, el 'démelo a mí que yo lo haré mejor’ me parece una forma de hacer política que traslada una mala imagen al ciudadano. El Govern tiene unas competencias muy importantes, que debe llevar a cabo y dotarlas de los recursos necesarios. Hay mucho trabajo en Atención Primaria en Cataluña y en reforzar la red hospitalaria. Estos son algunos de los compromisos adquiridos, pero hay mucho trabajo que hacer. También está la reforma de la potenciación de la salud pública en Cataluña.

Dentro de los acuerdos firmados por el Govern y el Estado en agosto de 2021 se contempla la negociación del traspaso de la Formación Sanitaria Especializada en materia docente. ¿Vería con buenos ojos que Cataluña la gestionase?

No, la Formación Sanitaria Especializada creo que se tiene que hacer como se está haciendo, es un modelo de éxito en España y así debe continuar, sin ningún matiz o consideración de algún tipo. Me parece que esto fue una interpretación equivocada y la Formación Sanitaria Especializada creo que es un modelo que está funcionando muy bien en nuestro país y así debe continuar. Es un factor de cohesión de nuestro sistema sanitario y ya participan en él las comunidades autónomas.

Illa fue ministro de Sanidad entre 2020 y 2021 


A raíz del 'procés' numerosas empresas sanitarias abandonaron su sede social en Cataluña. ¿Cómo haría para que estas compañías volvieran?

Estos diez últimos años no han sido buenos para Cataluña, tampoco a nivel de industria farmacéutica y empresas sanitarias. Estamos en un camino de revertir esto y lo que hay que ofrecer es un entorno de seguridad jurídica y garantía de que se respeta en todo momento el Estado de Derecho y tener un poco de paciencia. Si ofrecemos un entorno de seguridad jurídica y conseguimos que el Govern se dedique a la generación de prosperidad, esto se puede ir revirtiendo poco a poco.

¿Cree que el Govern está apoyando lo suficiente el desarrollo de la vacuna contra el Covid-19 de Hipra o ese apoyo parte más del Estado?

Lo que sé es que hay un apoyo decidido del Estado. Me puse en contacto con Hipra en mi etapa como ministro para explorar conjuntamente la posibilidad de desarrollar una vacuna humana y la empresa se ha acogido a distintas ayudas del Ministerio de Ciencia. El mérito de estar desarrollando esta vacuna es atribuible a Hipra, a su conjunto de profesionales que la están impulsando. El Gobierno de España ha hecho lo que tenía que hacer, también el Govern de Cataluña, pero ha sido el Gobierno el que ha prestado apoyo económico. No voy a entrar quién ha ayudado más y si la vacuna es de Girona, de Cataluña, de España, … No me interesa nada este debate, me interesa que una empresa de Amer, catalana, española y europea, reciba el apoyo que tiene que recibir para que pueda tener lo antes posible una vacuna segura, eficaz y eficiente contra el Covid-19.

¿Volvería a decantarse por un confinamiento domiciliario, teniendo en cuenta que después fue declarado inconstitucional?

Sí, lo que hicimos es lo que teníamos que hacer en aquel momento. El Tribunal Constitucional ha dicho que el instrumento que se usó, que fue el estado de alarma, para limitar un derecho fundamental como es el derecho a la movilidad no era suficiente y que había adoptar otro estado previsto en la Constitución, que es el estado de excepción. Ha hecho una reflexión en cuanto al instrumento idóneo desde un punto de vista constitucional para adoptar esa medida. Es una diferencia que no es menor de matiz. Era un terreno ignoto, no explorado. Se tomó la decisión con el instrumento que se consideró adecuado. Sabemos ya con la jurisprudencia del Tribunal Constitucional que en futuras ocasiones habrá que optar por otro instrumento también previsto como el estado de excepción, pero cuando hay en riesgo la salud de las personas, hay que hacer lo que haya que hacer. Eso es lo que teníamos claro desde el primer momento y eso es lo que hicimos. Con la información de la que disponíamos, no había otro camino posible.

Con esa sentencia los clamores por una ley de pandemias aumentaron. ¿Es el momento de desarrollar una ley específica sobre pandemias?

Lo que vivimos no se arregla con una ley nueva. Estábamos dotados de los instrumentos jurídicos necesarios para poder hacerle frente y así se demostró. Hemos aprendido que con el virus lo que hace falta es más dosis de lealtad entre administraciones y particularmente entre algunas formaciones políticas a la hora de afrontar retos de este calibre. Y no quiero decir más porque siempre he intentado tener una postura de muy poca confrontación en este asunto.


¿Cambiaría alguna de las decisiones que tomó como ministro?

"Si dispusiera de la información de la que dispongo hoy, sí. Disponiendo de la información que disponía en el aquel momento, no"



Recientemente varios juzgados han condenado a las administraciones por no haber dado protección suficiente a los sanitarios. ¿Qué responsabilidad tiene el Ministerio de Sanidad?

Respeto todas las resoluciones judiciales, pero puedo decir con toda claridad y contundencia que todas las administraciones públicas, desde luego el Gobierno de España, pero todas las administraciones públicas hicieron todo lo que pudieron para tener lo antes posible todo lo necesario para afrontar la pandemia.

¿Cambiaría alguna de las decisiones que tomó durante su etapa como ministro de Sanidad?

Si dispusiera de la información de la que dispongo hoy, sí. Disponiendo de la información que disponía en aquel momento, no, porque valorábamos todos los escenarios posibles y en base a la información de la que disponíamos adoptábamos la decisión que nos parecía más correcta.

¿Cuántas horas al día duerme el presidente del PSC y cuántas dormía cuando era ministro?

No duermo muchas horas, pero las duermo bien. Suelo dormir unas seis horas, en fin de semana un poco más y cuando era ministro durante algunas noches dormía menos horas porque la intensidad del trabajo así lo requería. Intentaba dormir y excepto algunas noches muy concretas descansaba para tener la mente lo más despejada posible en la jornada siguiente.

¿Sigue teniendo contacto con el Ministerio de Sanidad y la ministra actual, Carolina Darias?

Sí, sigo teniendo contacto con muchos miembros del Gobierno, en particular con la ministra de Sanidad y con las personas que formaron parte de mi equipo porque forman parte del Gobierno de España y en los equipos del Ministerio se crean lazos especiales, más aún con lo que afrontamos. Sigue habiendo una relación muy afectiva y estoy pendiente de lo que hacen.

¿Y con Fernando Simón?

Sí, Fernando Simón fue uno de mis colaboradores más importantes en la lucha contra la pandemia. Creo que es un ejemplo de servidor público, una persona muy amante de su trabajo, no solo experto reconocido de salud pública, sino con unas habilidades de gestión relevantes y una facilidad de comunicar de una forma clara y transparente. Es un ejemplo de lo que es un servidor público ejemplar y tiene todo mi reconocimiento y admiración.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.