Los grupos aceptan incluir un apartado específico en la nueva Estrategia que prepara Sanidad para paliar el efecto Covid

La Cámara Baja urge a incorporar un plan antisuicidios en salud mental
Guillermo Díaz


30 sep 2021. 15.10H
SE LEE EN 5 minutos
La salud mental sigue centrando el debate en la Cámara Baja. Si el martes Unidas Podemos impulsaba la creación de una Ley General en este área, 24 horas después llegaba una propuesta similar por parte de la oposición. En este caso, era el grupo Ciudadanos el que ponía en la Mesa del Congreso una moción sobre la situación de la salud mental en España como resultado de la pandemia, después de rechazar la propuesta de la formación morada. 

Una de las novedades de su propuesta es la inclusión de un Plan contra el Suicidio, en el contexto de la nueva Estrategia de Salud Mental, con "determinadas fórmulas y formatos" que permita reducir las alarmantes cifras registradas, en mayor medida, después del confinamiento. Su petición para poner el foco sobre este problema era bien recibida por la Cámara que finalmente respaldaba en su mayoría la enmienda transaccional presentada por el grupo naranja con 262 votos a favor, 89 abstenciones y ningún 'no'.

El portavoz del grupo, Guilermo Díaz, hacía referencia a las urgencias psíquíatricas infantiles, las cuales se han multiplicado por 2 ante el aumento de los tratornos de conducta alimentaria, la ansiedad, la depresión, las autolesiones, las tentativas de suicidio y los trastornos obsesivo-compulsivos entre los menores. De hecho, en el caso de estos últimos, España no dispone "de datos fiables" que permitan saber su incidencia por área geográfica o tramos de edad. 

Brecha de género 


A través de esta interpelación urgente, la formación naranja llamaba la atención sobre la "situación crítica que viven muchas familias",  al ser los jóvenes de entre 18 y 34 años los que "más han visto truncada su vida a causa de la pandemia". "La necesidad de una estrategia de salud mental es imperiosa. Estamos ante un probolema de salud pública", espetaba, una vez más, el diputado, insistiendo en el discurso iniciado por su grupos hace semanas. 

Los partidos aprovechaban este debate, con muchas similitudes al celebrado este martes, para afianzar sus posturas y trazar puntos en común respecto a esta estrategia. En lo que no hay discordancia ninguna es en la necesidad de aumentar los recursos, tanto económicos como humanos, destinados a este área sanitaria. 

Para ello es tan importante incrementar el "número de psiquiatras, psicólogos clínicos y Enfermería de Salud Mental", como las plazas de Formación Sanitaria Especializada, sostenía la portavoz del Grupo Parlamentario Popular María Teresa Angulo, partidaria, igualmente, de fijar un plazo y una memoria económica para la futura estrategia en la que trabaja el Gobierno.

Critica, en este sentido, que hayan pasado 15 meses desde su acuerdo en la Comisión de Reconstrucción y "no se haya ejecutado nada" ni se haya tenido en cuenta "la voz de todos los profesionales" al ahora de trazar un plan contra el suicidio. "El Ejecutivo ya tiene la capacidad de ejecutar este plan". 

Los grupos Confederal y Plural coincidían al pedir una mayor atención a la brecha de género en salud mental, acrecentada tras la pandemia. Entre abril y julio de 2020, la posibilidad de que una mujer se sintiera deprimida era entre 5 y 10 puntos porcntuales mayor a la de un hombre, detallaba como ejemplo la diputada Concep Cañadell. Su bancada, sin embargo, rechaza la propuesta de Ciudadanos al entender que supone una "clara invasión a las competencias autonómicas". 

Desde Unidas Podemos, aseguran que el hecho de que el 85 por ciento de los medicamentos que se recetan en nuestro país sean a mujeres atiende a una desigualdad de género "y no a razones biológicas", por lo que piden una ley que tenga en cuenta los componentes "históricos, socioeconómicos, culturales y psicológicos" de la sociedad.

Necesidad de un abordaje integral 


En su discurso, la diputada María del Mar García afeaba aquellos casos que "se despachan con medicamentos que pueden nos ser suficientes y llegar a cronificar o convertir en enfermedad lo que era un malestar pasajero". Por ello piden que esta nueva estrategia garantice los derechos de los pacientes, con una eliminación progresiva de las "contenciones químicas". Desde el Grupo Mixto pedían igualmente centrar el foco en cuestiones como la ludopatía o la adicción a los videojuegos. 

A pesar de las discordancias, la mayoría de las formacione se mostraban de acuerdo en el abordaje integral que deberá llevar aparejado el nuevo plan, estableciendo sinergias entre la parte sanitaria, social y educativa, exlicaban desde la tribuna vasca. 

Tras agradecer el interés mostrado por los grupos en esta cuestión, los socialistas explicaban que se trata de un "asunto complejo" que no se hace con "un chasquido de dedos" dada la gran cantidad de partes implicadas. Piden, eso sí, que no sea "una moda pasajera" y "y se pase de los tuits al ostracismo". 


Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.