Carmen Navarro analiza en Redacción Médica la transformación sanitaria del nuevo PP de Feijóo

"España tarda 400 días más que Alemania en acceder a terapias innovadoras"
Carmen Navarro.


15 ago 2022. 16.00H
SE LEE EN 10 minutos
Asentada ya en la dirección del departamento de Políticas Sociales del PP, a la que llegó tras la irrupción de Alberto Núñez Feijóo, Carmen Navarro se prepara para afrontar un último año de legislatura en el que, asegura, trabajará para “consolidar la cohesión, la calidad y la sostenibilidad” del Sistema Nacional de Salud. La que es máxima responsable de la ruta sanitaria del PP subraya que el SNS “debe estar por encima de todo tipo de intereses y debates partidistas”, incluidos, apunta, los de un Gobierno que bajo su punto de vista “olo mira por su supervivencia”. 

¿Cómo ha sido el proceso de integración de la nueva dirección del PP en la política sanitaria del partido? ¿Qué ha habido que cambiar en la hoja de ruta sanitaria?

Fluido y constructivo, sumando experiencia en el ámbito sanitario, voluntades y esfuerzos, como hemos hecho siempre en el Partido Popular. La hoja de ruta se mantiene: impulsar propuestas tanto donde gobernamos como donde somos oposición desde la total coordinación con todos los agentes que conforman el Sistema Nacional de Salud (SNS) para buscar soluciones a los problemas existentes, y consolidar y desarrollar nuestras propuestas desde la cohesión, la calidad, la equidad, la seguridad… y, desde luego, desde la sostenibilidad.

Una de las primeras consecuencias de su designación como vicesecretaria de Políticas Sociales fue el nombramiento de Ana Pastor como secretaria de Sanidad. En el mismo equipo se encuentra Elvira Velasco, portavoz en la Comisión de Sanidad. ¿Cuáles serán las claves y las urgencias del plan de Salud del nuevo Partido Popular para lo que resta de legislatura? ¿Confía en que Pedro Sánchez la agote?

Ana y a Elvira son dos profesionales sanitarias y políticas cuyo buen hacer por la sanidad está más que acreditado. Son dos compañeras y es un privilegio poder trabajar con ellas.

Y, como le decía, nuestra hoja de ruta se mantiene y vamos a seguir dando prioridad a todas las necesidades pendientes de resolver. En primer lugar, de los pacientes, con lareducción de listas de espera, acceso ágil y equitativo a innovaciones terapéuticas... y, desde luego, de los profesionales sanitarios a través de mayor estabilidad laboral y mejoras en las retribuciones, especialmente en atención primaria. Queremos hacerlo todo contando con la industria como un aliado estratégico para conseguirlo, y vamos a hacerlo tanto donde gobernamos como donde somos oposición. Vamos a trabajar para frenar el deterioro del SNS que el actual Gobierno está generando en todos los ámbitos de la Sanidad desde junio 2018.


"La sanidad debe estar por encima de intereses y debates partidistas, pero el actual Gobierno y sus compañeros de viaje no lo ven así"



En las últimas semanas han naufragado en la Cámara Baja las proposiciones del PP relativas a la publicidad sanitaria y a la financiación de las inmunoterapias para el cáncer renal, al margen de otras más antiguas como la ley de pandemias. ¿Confía en poder alcanzar mayorías en un Congreso tan fragmentado?

La sanidad debería estar por encima de todo tipo de intereses y debates partidistas, pero el actual Gobierno y sus compañeros de viaje no lo ven así. Solo miran por su supervivencia y actúan de espaldas a las necesidades del país.

Esa actitud es un grave error que impide avanzar a la sanidad española y que explica que iniciativas tan necesarias como las que usted mencionaba no hayan prosperado. Considerando lo sucedido en la campaña de las elecciones de Andalucía, no tengo esperanzas en que esta situación vaya a mejorar de aquí a que se convoquen las próximas elecciones generales.

Esas discrepancias se dejan entrever incluso en el seno del Gobierno. Ejemplo de ello es el ‘tira y afloja’ del PSOE y Unidas Podemos para sacar adelante la Ley de Equidad, recientemente aprobada en el Consejo de Ministros. ¿Satisface al PP el texto aprobado? ¿Lo apoyará en las Cortes?

Ese proyecto de ley es un despropósito que no vamos a apoyar, porque no es la ley que está pidiendo el sector. Ha generado, cuanto menos, desconfianza en consejos de colegios profesionales y asociaciones de pacientes, y colisiona con las competencias de las comunidades autónomas. No es la norma que de verdad se necesita para resolver todos los problemas que sufre el SNS y que la pandemia del Covid-19 ha evidenciado.

Sin embargo, sí han salido adelante iniciativas contra las que se ha posicionado el PP, desde la reciente Ley del Aborto hasta la regulación del cannabis, esta misma semana. ¿Termina el año parlamentario con un saldo negativo para los intereses del partido en materia sanitaria?

El saldo es negativo para los intereses del SNS y, sobre todo, de los españoles. Y servir a los españoles es el único interés del Partido Popular. Nosotros queremos que nuestro sistema sanitario progrese hacia la excelencia en todos los ámbitos, pero la ideologizada dirección que marca el actual Gobierno, por ejemplo recortando el PIB a invertir en Sanidad hasta 2025, no es la adecuada para afrontar con garantías retos asistenciales y económicos tan complejos como los derivados del envejecimiento, la cronicidad, la pluripatología… que requieren debates profundos y consenso social.


"La estabilización de las plazas que Sánchez pretende vender como decisión suya no es tal, y además no arregla la falta de médicos"



Según la industria innovadora, nuestro país va lento en la incorporación de nuevas terapias, ¿son partidarios de acelerar estos procesos para que nuevos fármacos se incorporen a la cartera?

Desde luego, con todas las garantías de seguridad necesarias, priorizando resultados en salud y desde el coste-efectividad. Es algo más factible si se hace desde el desarrollo de sinergias con la industria, como proponemos desde mi partido. No tiene justificación alguna que los españoles tengamos que esperar más de 500 días de media para acceder a una innovación terapéutica, por ejemplo, contra el cáncer, y en Alemania esa demora se encuentre en torno a los 100 días.

Otro de los grandes retos del SNS es el de paliar los problemas de recursos humanos. Son varias las especialidades médicas que padecen una carencia de profesionales. El Ministerio ha apostado por medidas como acelerar la tramitación de homologaciones. ¿Qué modelo defenderá el PP para solucionar esta problemática?

Para empezar, nos ha generado estupefacción el afán propagandístico del presidente del Gobierno, al pretender patrimonializar en su provecho el compromiso de estabilización del sector público que España debe cumplir con la Unión Europea, cuando son las comunidades autónomas quienes lo desarrollan. La estabilización de las plazas que Sánchez pretende vender como decisión suya no es tal y, además, ni arregla la falta de médicos ni hará fijos a 67.000 sanitarios. Genera estupefacción.

La falta de recursos humanos en el SNS requiere una estrategia integral y pensada tanto a corto como a medio y largo plazo. Esta estrategia tiene que ser plenamente consensuada con consejos de colegios, sociedades científicas, sindicatos… y debe contemplar medidas sobre la estabilidad laboral y las mejoras en las retribuciones que antes mencionaba, así como en plazas de formación sanitaria especializada, unidades docentes, reconocimiento de especialidades pendientes como la de Urgencias y Emergencias, elección de plaza MIR en tiempo real, estímulos para cubrir zonas rurales o en riesgo de despoblación… y sí, evidentemente, en homologación de títulos.

Sindicatos y Ministerio de Sanidad han acordado alguno de los puntos del nuevo Estatuto Marco del profesional sanitario. ¿Qué cambios de calado necesita la sanidad española para atajar su temporalidad laboral?

Necesitamos grandes acuerdos como los que suscribimos siendo Gobierno en marzo de 2017 y marzo de 2018 con los sindicatos sobre tasa de reposición, porcentajes máximos de temporalidad, convocatoria de ofertas públicas de empleo… y que estas medidas sean puestas en práctica desde el consenso real con las Comunidades Autónomas y la plena coordinación con los representantes de los profesionales.

Respecto a la Ley Trans, ¿desde el PP preferirían que fuera necesario una valoración médica previa a que se pueda cambiar el nombre en el registro civil?, ¿creen que es una ley que ha dejado de lado la evidencia científica?

Sin duda es un proyecto muy preocupante que, como usted dice, tiene muy poco en cuenta a la ciencia y a la experiencia de otros países. Pero, antes incluso de esa reflexión, querría llamar su atención sobre un problema aún más acuciante que provoca ese proyecto del ala más radical del Gobierno. Muchos padres y madres están muy preocupados por el riesgo cierto que una norma así puede causar en sus hijos.

La infancia y la adolescencia, lo sabemos bien, son etapas muy delicadas en las que aún no está totalmente definida ni la personalidad ni el criterio de quien, en unos años, será una persona adulta. Y los poderes públicos tenemos el deber de proteger a la infancia, de legislar pensando siempre en el interés superior del menor. Tenemos el deber de protegerles también de sí mismos cuando, en un determinado momento, quieran tomar decisiones irreversibles, con el propósito de evitar que puedan hacerse un daño irreparable. Y esto es, justamente, lo que no evita, sino que promueve, la ley que pretende el ala de Podemos con la anuencia del presidente Pedro Sánchez.

¿Cómo imagina un Sistema Nacional de Salud capitaneado por Núñez Feijóo como presidente del Gobierno?

La experiencia y buen hacer de Alberto Núñez Feijóo tanto al frente del Instituto Nacional de la Salud como de la Sanidad gallega avalan su capacidad para liderar adecuadamente el SNS y para presidir un Gobierno que saque a España del agujero económico y social en el que estamos cada vez más hundidos. Por eso, con Feijóo al frente del Gobierno, imagino el mejor SNS, firme en la consolidación y el desarrollo de la sanidad pública, adaptado a las necesidades del siglo XXI, sostenible y solvente para garantizar una respuesta integral, satisfactoria, humanizada y personalizada a las necesidades presentes y venideras de los pacientes y del conjunto del sector, en colaboración con todos los agentes que lo conforman como una constante.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.