Redacción Médica
22 de julio de 2018 | Actualizado: Sábado a las 20:00
Sociosanitario > Pacientes

Tomás Castillo (Plataforma de Pacientes), prisionero de contratos públicos

Documentación oficial demuestra cómo sus intereses empresariales colisionan con su faceta de presidente en la asociación

Tomás Castillo.
Tomás Castillo (Plataforma de Pacientes), prisionero de contratos públicos
Redacción
Jueves, 30 de noviembre de 2017, a las 12:50
El presidente de la Plataforma de Organizaciones de Pacientes (POP), Tomás Castillo Arenal, es al mismo tiempo -como él mismo destaca en su perfil de LinkedIn- director-gerente de la Asociación Amica, una agrupación sin ánimo de lucro de la que cuelgan dos empresas de empleo, Soemca Empleo SL y Saema Empleo SL, que declaran centrar su actividad en la inserción laboral de de discapacitados y cuya dirección corresponde también al propio Castillo.

En las cuentas de 2016, Soemca SL registró casi ocho millones de euros en ingresos, y declaró unos beneficios de -46.219 euros; mientras que Saema manejó 2,2 millones y perdió 76.693, según los datos hechos públicos por Amica.

Este es un desempeño que ha ocupado a Castillo (psicólogo de formación y máster en discapacidad) buena parte de su trayectoria, y que ha sido el centro de su actividad profesional -y por el que ha recibido diversos galardones-. Sin embargo, en los últimos años Castillo se adentró en el mundo de las asociaciones de pacientes, primero en el entorno de la fibrosis quística, y hace poco más de tres años fundando una plataforma transversal que ha agrupado a varias organizaciones, poniendo el foco principalmente en las patologías crónicas.

A la luz de esta doble faceta, y con documentación oficial, se puede comprobar cómo estos dos desempeños (el laboral y el asociacionista) colisionan, ya que la empresa que dirige depende de contratos y subvenciones públicos en el ámbito sanitario y sociosanitario, un condicionante a tener en cuenta en su defensa de los derechos de los pacientes ante las instituciones.

A la mesa con la consejera que controla sus designios empresariales

El pasado 6 de noviembre la propia web de la POP informaba del encuentro entre Tomás Castillo y la consejera de Sanidad de Cantabria, María Luisa Real, y recogía el testimonio de su presidente: “Queremos crear una cultura de participación de los pacientes rigurosa, representativa y con propuestas, que nos permita avanzar en la equidad en el acceso a los medicamentos y los tratamientos en cualquier lugar de España, ampliando la Cartera Básica de Servicios Comunes, para que cada enfermedad sea tratada con similares recursos”. Lógicamente, el servicio de Prensa de la POP omitía otra lectura del encuentro: que Castillo se había sentado a la mesa del despacho de una de las consejeras de las que dependen buena parte de los contratos y las subvenciones que recibe la empresa de la que es gerente, Soemca Empleo, SL.

Una dependencia definida por sus propios auditores

Una clara muestra de la dependencia de Soemca de la Administración la rubrican los auditores de la empresa en el informe referido a 2016: en el apartado de riesgo de liquidez la propia Soemca SL señala que "el hecho de que su principal cliente sea la Administración Pública le permite obtener financiación sin dificultad reseñable", algo que reitera cuando habla del riesgo de crédito: "no existe un riesgo de crédito significativo, dado que su principal cliente es la Administración Pública, en particular el Gobierno de Cantabria a través del Servicio Cántabro de Salud".

El informe de gestión de 2016 de Soemca SL declara que presta servicio de lavandería a todos los centros del Servicio Cántabro de Salud (dependiente de la Consejería que dirige María Luisa Real), así como que "a final del ejercicio ha logrado la adjudicación del servicio de lavandería de las tres residencias CADs de Santander, Sierrallana y Laredo pertenecientes al Instituto Cántabro de Servicios Sociales (ICASS) que supondrá un importante aumento de facturación en los próximos ejercicios".

Desglose de los contratos públicos de las empresas asociadas a Amica.

Desglose de los contratos públicos de las empresas asociadas a Amica.


Lavanderías Alba, un foco de intereses colisionantes

Soemca SL, a través de Lavanderías Alba (que tiene ya tres sedes físicas repartidas por tierras cántabras), presta servicio a hospitales privados, como el Centro Hospitalario Padre Menni, de Cantabria, y públicos. Bajo esta denominación de Lavanderías Alba, Soemca SL está entre los adjudicatarios principales del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla, por un importe de 1,4 millones de euros (según el portal de Transparencia del Gobierno de Cantabria, en 2016). Con Valdecilla también tiene otros contratos menores, como uno en concepto de 'Lencería' por el que en 2015 recibió 127,90 euros. En un cuadrante con contratos publicado en la propia página web de Amica detalla un contrato marco con el Servicio Cántabro de Salud por valor de más de 14 millones de euros, que comenzó en 2013 y ha concluido en abril de 2017, y que como objeto tiene 'Lavandería'.

La prestación de servicios de la empresa que dirige Tomás Castillo es muy diversa. Con la Administración sanitaria cántabra tiene contratos por ejemplo por 'compra de vestuario de trabajo' en el Hospital de Sierrallana; 'Suministro de forros polares para el Servicio de Radiología del Hospital Tres Mares'; 'Suministro y colocación de cortinas nuevas en la terapia de consulta ocupacional' de la Gerencia de Especializada III-IV; o 'Suministro de material quirúrgico, asistencial y de curas' en el Hospital de Laredo.

Parece sin duda un negocio (sin ánimo de lucro) muy diversificado. En el informe de gestión de Soemca SL también se destaca (dentro del epígrafe 'Evolución de los negocios y situación de la sociedad') que la empresa que dirige Tomás Castillo Arenal "durante el ejercicio 2016 ha continuado aumentado la cifra neta de negocio en más de un tres por ciento, por la captación de nuevos clientes de lavandería y el aumento de lavado de ropa hospitalaria". Asimismo se hace mención a otra línea de negocio, Confecciones Albor, destinada a la "producción, la fabricación de productos especializados para suministrar a lavanderías propias" o externas. 

Soemca SL. declaró en 2016 emplear a 308 personas, en su mayoría con una discapacidad igual o mayor al 33 por ciento, y en su auditoria de ese año solo menciona algo parecido al sueldo de su directivo cuando señala 13.747 euros en el concepto ligado a sueldo, dietas y otras remuneraciones registradas a los cargos de alta dirección.

La Fundación Lealtad, en un informe de 2015 realizado a Amica en el que certifica que "cumple todos los Principios de Transparencia y Buenas Prácticas analizados", señala que Tomás Castillo Arenal es el director y que como tal es uno de los dos únicos miembros de la Junta Directiva de Amica que recibe retribución (el resto son voluntarios y gratuitos) y lo justifica "por su dedicación como gerente de Amica y de los dos C.E.E. de la Asociación (SOEMCA Empleo S.L. y SAEMA Empleo S.L.)".

"Ninguna norma lo prohíbe"

Redacción Médica se ha puesto en contacto con la Plataforma de Organizaciones de Pacientes, que ha defendido la figura de su presidente alegando que “muchos dirigentes de organizaciones de pacientes y de muchas otras organizaciones lo son también de distintas entidades sostenidas con fondos públicos sin dejar por ello de realizar acciones de incidencia política”. “Ninguna norma lo prohíbe y en muchos casos aporta mayor experiencia a las organizaciones”, puntualiza la organización.

Asimismo, desde la Plataforma se asegura que Castillo puso en conocimiento de Amica su nombramiento como presidente de la POP tal y como rige la norma de la entidad y que “no existe normativa ni código ético que haga incompatible la participación en distintas entidades sin ánimo de lucro, máxime cuando la Presidencia de la Plataforma es un cargo sin remuneración”.