16 de agosto de 2017 | Actualizado: Miércoles a las 20:10
Política Sanitaria > Otras profesiones

Un robot, ¿más preciso que el psicólogo en alertar del riesgo de suicidio?

Una investigación demuestra que las máquinas toman en cuenta más factores de riesgo y su interrelación

La Universidad Estatal de la Florida.
Un robot, ¿más preciso que el psicólogo en alertar del riesgo de suicidio?
Redacción
Sábado, 29 de abril de 2017, a las 13:10
Nuevo paso en la prevención del suicidio. Aunque durante los últimos 50 años no hay grandes avances en este campo, una investigación científica ha demostrado que el uso de robot podrá ayudar a disminuir la tasa de afectados. ¿La clave?, el uso de algoritmos y una mayor capacidad de almacenar y combinar datos, permitiendo dar con un perfil más completo del paciente.

A través de un metanálisis, en el que están incluidos 365 estudios longitudinales que se basan en la prevención del suicidio, ayuda a detectar los comportamientos comunes en un posible suicida y adelantarse a un posible acontecimiento desafortunado. “Al menos, dentro de los límites de la metodología y conocimientos alcanzados hasta la fecha”, apunta el investigador Joseph Franklin, del departamento de Psicología de la Universidad Estatal de la Florida (Estados Unidos).

Para Franklin, el uso de la tecnología es fundamental, ya que ninguna categoría o subcategoría predijo, con precisión, los pensamientos y comportamientos de los suicidas “con mucho más acierto que el azar”. A lo que ha agregado que “la capacidad predictiva de los psicólogos no ha ido mejorando a lo largo de los años”.

De ahí que destaque que los profesionales sanitarios “suelen enfocarse en un solo factor de riesgo como, por ejemplo, la depresión. Sin embargo, la nueva solución tecnológica hace una examinación de todos los factores y la combinación entre los mismos, lo que aumenta la capacidad de anticiparse a un suicidio”. En la misma línea, critica que, en las últimas cinco décadas, la Psicología se ha dedicado al estudio de los mismos campos de actuación, pero sin expandirse a nuevas áreas fundamentales para el paciente.

“El estudio revela que los métodos tradicionales no predicen los pensamientos y comportamientos de un suicida, por lo que es fundamental apostar por un cambio general en el método de aproximarnos a los factores de riesgos del suicidio. Una línea de trabajo en la que recomienda la incorporación de esta tecnología en el día a día de los psicólogos.