Redacción Médica
20 de julio de 2018 | Actualizado: Jueves a las 19:00
Política Sanitaria > Otras profesiones

Que la quiropráctica sea profesión sanitaria "es cuestión de tiempo"

La Asociación Española de Quiropráctica asegura que es cuestión de tiempo antes de que se siga el modelo europeo

Carlos Gevers, Presidente de la Asociación Española de Quiropráctica.
Que la quiropráctica sea profesión sanitaria "es cuestión de tiempo"
Redacción
Jueves, 15 de diciembre de 2016, a las 17:20
La Asociación Española de Quiropráctica (AEQ) sostiene que “es cuestión de tiempo” antes de que la quiropráctica sea considerada una profesión sanitaria en España. Una afirmación que respaldan en la demanda nacional de esta área de conocimiento, además de la normativa europea que ha incluirla en el sistema sanitario de países de la región como Finlandia, Dinamarca, Suecia, Noruega o Reino Unido; a los que se suman, por ejemplo, Australia, Estados Unidos, Canadá o México.

La AEQ afirma que “la presencia de la quiropráctica en la sociedad española y la demanda de los servicios que la profesión ofrece evidencian la necesidad de una normalización de la quiropráctica en nuestra sociedad. Por ello, es solo cuestión de tiempo que la legislación española se adapte a la norma europea y a la sociedad que la conforma, como ha ocurrido en tantas otras ocasiones”. En esta línea, precisa que “la regulación de la quiropráctica no es una cuestión competencial de disciplinas sanitarias, ni de intrusismos”.

“Es un asunto que afecta de forma directa a sus usuarios, es decir, a la sociedad. El Real Centro Universitario Escorial Reina Cristina de forma pionera está haciendo realidad una demanda social, que otras sociedades de nuestro entorno han conseguido materializar teniendo como resultado un servicio quiropráctico regulado jurídicamente y, por ende, más seguro y de mayor calidad para los ciudadanos”, ha adelantado la asociación. Específicamente, el Real Centro Universitario Escorial Reina Cristina otorga un título propio de quiropráctica reconocido y acreditado por el Consejo Europeo de Educación Quiropráctica, por lo que, según explica, el título es considerado oficial en Dinamarca o Reino Unido, entre otros países.

La AEQ, no obstante, aclara que estos graduados no pueden ejercer en España dentro del paraguas que ofrece la Ley Orgánica de Profesiones Sanitarias, de 2003, “pero no implica que no puedan trabajar”, apuntan. “En España, ha habido distintos procedimientos de denuncia sobre intrusismo que han afectado a la quiropráctica, los juzgados y tribunales han resuelto y desechado frontalmente la posible comisión de una conducta de intrusismo, procediendo en todos los casos al archivo de las causas”.

Según los datos obtenidos en la Federación Mundial de Quiropráctica, la profesión está legislada en alrededor de 100 países y la ejercen cerca de 100.000 profesionales, por lo que es considerada como la tercera profesión de atención primaria a nivel mundial. Estos datos normalizan la actividad del quiropráctico en las sociedades occidentales y presentan un escenario de fuente histórico-jurídica de derecho, es decir, la costumbre.