Los psicólogos españoles defienden que, en todo caso, el escenario ideal sería una inversión pública suficiente

El reembolso por consulta no cala en España: Psicología prefiere convenios
Fernando Chacón, vicepresidente del Consejo General de la Psicología.


15 oct 2021. 19.00H
SE LEE EN 5 minutos
La pandemia del Covid-19 ha puesto en el centro del debate la necesidad de prestar una mayor atención a la salud mental de la población, una tarea ‘pendiente’ para la inmensa mayoría de países. España ha dado un paso al frente para atajar este grave problema, el de asegurar la atención psicológica a los ciudadanos, mediante la presentación del Plan de Acción 2021-2024 Salud Mental y Covid-19 que contará con una dotación económica de 100 millones de euros. De hecho, el Gobierno de Pedro Sánchez ya contempla 30 millones de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) a este desafío.

En la otra cara de la moneda se encuentra Francia, quien también está estudiando cómo dar respuesta a los ciudadanos ante esta necesidad. Sin embargo, a diferencia de España, el país vecino ha optado por otro modelo para pasar a la acción, el del reembolso de las consultas con prescripción médica. Un sistema de gestión que Fernando Chacón, vicepresidente del Consejo General de la Psicología de España, solo aplicaría en nuestro país como “último recurso”.

A este respecto, Chacón explica a Redacción Médica que, para atender la demanda, especialmente elevada tras el impacto de la pandemia, lo ideal sería que el Sistema Nacional de Salud (SNS) contara con un número suficiente de profesionales, además de incrementar la prestación en el sistema público.

No obstante, aunque manifiesta estar “completamente a favor” de un sistema sanitario público, el especialista considera que, en la situación actual, “lo prioritario” es la atención a la salud de las personas. Por ello, ante la falta de recursos, valora los convenios entre el SNS y las entidades privadas para poder cubrir esta demanda. Y es que, tal y como desgranó este sábado, Día Mundial de la Salud Mental, el presidente del Ejecutivo, Pedro Sánchez, el 10,8 por ciento de la población española ha consumido tranquilizantes, relajantes o pastillas para dormir y el 4,5 por ciento ha tomado antidepresivos o estimulantes en las últimos días. 

“Cuando el sistema público está desbordado, hace convenios con entidades privadas. Mientras no haya suficientes recursos, una salida puede ser que el SNS haga convenidos con entidades privadas o crear un programa específico para cubrir esa demanda”, prosigue Chacón, remarcando que esta vía sería una buena alternativa “siempre que no existan recursos públicos”. Unos planes y convenios, que en palabras del especialista, “forman parte de la cultura sanitaria de España”.

A este respecto, el vicepresidente del Consejo General de la Psicología insiste en que las colaboraciones con iniciativa privada deberían “contemplarse”. “Lo que no podemos es no atender a las necesidades de los pacientes. En estos momentos, solo se están atendiendo los casos graves y trastornos extremos. Muchos otros se quedan fuera. Esto no se puede permitir porque es un derecho de los ciudadanos”, reivindica Chacón, que recuerda que España está a un tercio de la media europea en atención a la salud mental.

Además, Chacón apunta que muchos ciudadanos que se están viendo afectados por problemas de salud mental se están viendo obligados a inscribirse a un seguro privado para recibir esta atención.

Cultura de nuestro sistema sanitario


En el caso de Francia, según anunció el presidente Emmanuel Macron, los ciudadanos que acudan al psicólogo por prescripción médica podrán ver reembolsado el dinero gastado en la consulta. Sin embargo, según explica el psicólogo, el sistema de reembolso es “más novedoso” y “difícil” de implantar en nuestro país. “Los programas y convenios están más dentro de nuestro sistema de atención sanitaria; es más frecuente en el sistema español. El reembolso es más novedoso y difícil de implantar porque no forma parte de la cultura de nuestro sistema sanitario”, expresa, añadiendo que en Francia es habitual este sistema.

Aún así, Fernando Chacón concluye que mejor aplicar el método francés que “nada”, aunque únicamente lo haría como última alternativa. “Mientras no se creen los instrumentos dentro del sistema público, habrá que buscar otras vías”, sentencia.

Estrategia española


El Plan de Acción español presentado este sábado por el mandatario socialista viene a complementar la Estrategia de Salud Mental aprobada en el año 2006. En palabras del presidente, se trata de un documento estratégico pensado por y para profesionales y pacientes de Salud Mental; "una hoja de ruta que permite avanzar con pasos afianzados hacia la mejor salud mental, en su más amplio sentido". Las acciones concretas del mismo serán fruto del consenso del Comité Institucional y refrendadas por el Consejo Interterritorial.

En total, una partida de 100 millones, además de 30 millones procedentes de los Presupuestos para la "recuperación justa", que irán dirigidos a paliar el sufrimiento y el estigma de buena parte de la ciudadanía. 

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.