Redacción Médica
19 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 19:15
Política Sanitaria > Otras profesiones

¿Deben tener formación en Fisioterapia quiroprácticos y osteópatas?

La introducción, desde Europa, de una regulación para estas dos disciplinas genera reticencias entre los fisioterapeutas

Sandra Lois, presidenta de ROE y FOE, e Ignacio Díaz, presidente de ROFE, Sergio López, periodista, y Carlos Gevers, presidente de AEQ;
¿Deben tener formación en Fisioterapia quiroprácticos y osteópatas?
Sergio López
Joana Huertas
Sábado, 19 de noviembre de 2016, a las 18:00
La Osteopatía y la Quiropráctica son dos disciplinas que se mueven en el margen de las profesiones sanitarias colegiadas y su relación con estas últimas, especialmente con la Fisioterapia, no está exenta de polémica. El debate de Sanitaria 2000 ha reunido a tres de sus principales representantes para tratar de arrojar luz a la cuestión de si estas profesiones pueden ser consideradas sanitarias.

Para Carlos Gevers, presidente de la Asociación Española de Quiropráctica (AEQ); Ignacio Díaz Cerrato, presidente del Registro Osteópatas Profesionales de Fisioterapia de España (ROFE), y a Sandra Lois, vocal de la Federación de Osteópatas de España (FOE) y presidenta del Registro de los Osteópatas de España (ROE), la respuesta sería que sí; sin embargo mantienen divergencias importantes en torno a la necesidad de que los osteópatas y quiroprácticos cuenten con formación previa como fisioterapeutas. Tampoco hay acuerdo sobre la oportunidad de que España cambie su legislación actual en la materia y la acerque a la de otros países de la Unión Europea.

¿Pueden ser considerados los osteópatas y los quiroprácticos profesionales sanitarios a mismo nivel que los fisioterapeutas?

Carlos Gevers, presidente de AEQ: Creo que, al formar parte de la UE, lo ideal sería reflejarnos en países vecinos, como Portugal o Francia, donde la Quiropráctica está reconocida como profesión sanitaria por ley. Si nos vamos un poquito más lejos, vemos que en países nórdicos como Islandia, Noruega, Finlandia o Dinamarca está reconocida y además incluida en la seguridad social. Yo creo que el futuro pasa por acercarnos a estos países.
 

Ignacio Díaz Cerrato considera que la actividad debe estar regulada por los colegios 

Ignacio Díaz Cerrato, presidente de ROFE: La Osteopatía en España lleva entre 25 y 30 años, y el principal colectivo que toma interés en ella es la Fisioterapia. Con el tiempo se acaba desarrollando en el 2008 la orden ministerial CIN 2135/2008 en la que se recoge que la Osteopatía y la Quiropráctica forman parte de la Fisioterapia. Esa norma es ratificada por el Consejo General de Fisioterapeutas. Por lo tanto, ya hay una legislación al respecto y dice que estas dos disciplinas deben ser formación exclusiva de la Fisioterapia. Dentro de la Ley de Ordenación de Profesiones Sanitarias, aparece la Fisioterapia, junto con la Medicina y la Enfermería, pero ninguna de las otras dos disciplinas. Nos movemos en un marco legal que ya está bastante definido desde hace tiempo.

Pero este marco es conflictivo ahora mismo. Existe enfrentamiento larvado entre los fisioterapeutas y estas dos disciplinas, hasta el punto de que el Consejo General de Colegios Oficiales de Fisioterapeutas ha rechazado participar en este debate. ¿De dónde surge este conflicto?
 
Sandra Lois, presidenta de FOE y ROE: Bueno, es un conflicto es bastante peculiar y propio de un país como España. La Osteopatía ya está regulada en otros países de la Unión Europea, además de Estados Unidos, Nueva Zelanda, Australia… en la mayor parte de estos países es considerada profesión sanitaria y de primera intención. Hace un año el Centro Europeo de Normalización (CEN) presentó una norma para la Osteopatía en el que se pauta un marco tanto académico como profesional y ético a su ejercicio. En España se están incumpliendo directivas europeas en cuanto a la libre circulación de profesionales, reconocimiento de cualificaciones profesionales, además de la libre circulación de pacientes y su derecho a ser tratados con asistencia sanitaria igual en todos los países europeos.

Estas reticencias a reconocer la Osteopatía y la Quiropráctica como profesiones sanitarias vienen de que se les achaca falta de evidencia científica. ¿Es esto así?
 

Carlos Gevers cree que las quejas por intrusismo son una derivada de la crisis económica 

Carlos Gevers: La evidencia científica en Quiropráctica existe, hay multitud de ensayos clínicos aleatorizados. Es complicado diferenciarlos de la Osteopatía porque en nomenclatura científica se utiliza indistintamente el término manipulación vertebral o spinal manipulation technicque (SMT), en inglés, pero Cochrane ha publicado varias revisiones sobre terapias manuales para tratar lumbalgia o cervicalgia, por ejemplo. Estamos hablando de revisiones sistemáticas, es decir, ensayos clínicos. Estamos entrando en el paradigma de la práctica basada en la evidencia, a la que todas las profesiones tenemos que someternos. Aunque es cierto que la asignatura pendiente, por parte de todos, es generar más investigación.
 
Esto último que dice, entiendo, interpela a la ciencia médica ‘tradicional’. ¿Qué relación mantienen con la Medicina? ¿Confían en ustedes? ¿Les derivan pacientes?

Ignacio Díaz Cerrato: A día de hoy hay una interrelación bastante interesante, no solo con médicos, sino con otros profesionales sanitarios como los podólogos, por ejemplo. Desde nuestra perspectiva, el trabajo en equipo es importante. Lo primero que aprende un estudiante de fisioterapia es el de diagnóstico diferencial. Es decir, saber qué no tratar y a quién derivar. Con respecto a la evidencia científica, hay del orden de unas 20 revistas indexadas, entre otras por ejemplo, European Journal of Osteopathy & Related Clinical Research, Y en nuestro Registro hay gran cantidad de doctorados que han hecho su investigación y su tesis en Osteopatía.
 
Pero en relación con la legislación, estoy en desacuerdo con algunas cosas que han dicho los compañeros. Hay una norma que establece que Quiropráctica y Osteopatía son funciones de la Fisioterapia y en ese sentido se ha pronunciado la Sala Primera de la Audiencia Provincial de Sevilla, en una sentencia de 2015, en la que se condena por intrusismo al director técnico de una escuela que hacía prácticas de osteopatía sin ser fisioterapeuta. El fisioterapeuta ahora mismo es el único profesional que legalmente puede ejercer la Osteopatía, lo demás son los deseos de una rama de la osteopatía. Nosotros respetamos su visión, pero hay que diferenciar el deseo de la realidad.
 
¿Debe ser el osteópata fisioterapeuta en primer lugar, antes de especializarse? Entiendo que el punto de vista de ROE es el opuesto.
 
Sandra Lois: En efecto. Como he comentado antes, España es la excepción. No es la norma, ni en Europa ni en el mundo.

Ignacio Díaz Cerrato: En toda América Latina tienen el mismo modelo que nosotros.
 

Sandra Lois pide que la situación de España se equipare a la europea 

Sandra Lois: Pero España está dentro de un contexto europeo. Y, como decía, se están incumpliendo directivas por las cuales España ya ha sido penalizada. No tenemos que entender forzosamente que las competencias son exclusivas de un profesional. Es cierto que la Quiropraxia, la Osteopatía y la Fisioterapia tienen puntos en común, pero son disciplinas claramente diferenciadas, tanto en el diagnóstico como en los modelos de abordaje. El diagnóstico fisioterápico es muy diferente al diagnóstico osteopático y muy diferente al quiropráctico.
 
Ignacio Díaz Cerrato: ¿Qué prefiere el ciudadano? ¿Una persona que ha realizado un grado de fisioterapia, es decir, 4 años de formación, más lo que requiere la norma UNE, o el otro modelo formativo? Nosotros no defendemos que haya falta de formación en Osteopatía. Pero tampoco en Fisioterapia.
 
¿Cómo ven esta subsidiriedad frente a la Fisioterapia los quiroprácticos? Entiendo que desde AEQ clama por mirarse de igual a igual.
 
Carlos Gevers: Esperamos que algún día sea así. Ignacio habla de lo que la ley recoge hoy en día, pero las leyes no son inmutables, y por encima de esa orden ministerial de 2008 está la Ley de Ordenación de Profesiones Sanitarias. En Brasil, por ejemplo, se ha vivido una situación parecida, con los colegios de fisioterapeutas queriendo apropiarse de esta competencia, y este mismo verano el Tribunal Superior de Justicia de Brasil ha determinado que aquello no podía continuar y el asunto ha terminado con una multa para los colegios de fisioterapeutas. El Libro Blanco de Fisioterapia explica que sus competencias educativas incluyen “técnicas de” osteopatía y quiropráctica. “Técnicas de”. Una asignatura que como máximo tendría 24 créditos, 1.000 horas, más o menos. Está muy bien, pero la norma europea de quiropráctica habla de 5.000 horas. Yo creo que hay que ser más específicos. A mí me daría pena que no consiguiéramos dialogar y conseguir que el paciente tenga las máximas opciones terapéuticas.
 
Desde el punto de vista de ROFE, ¿cuál debe ser el papel de los colegios de fisioterapia?

Ignacio Díaz Cerrato. El papel de los colegios está claro. Nosotros estamos como registro de una asociación, ya que dentro de los colegios hay asociaciones. Están la Asociación Española de Fisioterapeutas de Deportistas de Élite o la Asociación Española del Dolor, dentro de la fisioterapia, está la Asociación Española de fisioterapeutas de deporte de élite, por ejemplo… y estamos nosotros. Los que tienen que regular, legislar y demás son los colegios de fisioterapia. Dentro de eso, lo que nosotros hacemos es apoyar y aglutinar a un grupo de fisioterapeutas con unos estándares formativos.

Sandra Lois: Los colegios no legislan. Los colegios representan a sus colegiados y defienden sus intereses y, como tal, están haciendo su trabajo y creo que tienen unas funciones bastante claras. Ellos tienen sus competencias dentro de sus funciones, pero no legislan. La norma CEN de la UE tampoco es una ley, obviamente. Pero si España decide regular la osteopatía a partir de ahora, lo lógico será que regule en función de una normativa europea, no en función de la opinión de un colegio profesional nacional.
 
La norma europea habla de formación de tipo 2. Recomienda una formación de 2.000 horas, con un mínimo de 1.000 horas de práctica clínica supervisada. Dentro de esa formación tipo 2, está la formación para fisioterapeutas que defiende Ignacio y que nosotros apoyamos. Estoy completamente de acuerdo en que el paciente debe ser tratado por un profesional sanitario. Por eso pedimos que la osteopatía sea una profesión sanitaria. No pedimos que se regule a la osteopatía cualquier manera, sino con un carácter universitario.

Ya hemos visto las tensiones entre osteópatas y fisioterapeutas-osteópatas. ¿Qué relaciones mantienen los quiroprácticos con los osteópatas?
 
Carlos Gevers: A mí me gustaría decirle que son buenas. No hubo problemas hasta 2008 o 2009, coincidiendo con la crisis económica. La relación empeoró porque los colegios de fisioterapeutas, en su estrategia para defender a su colectivo, creyeron que la Quiropráctica representaba intrusismo e iniciaron una serie de denuncias contra los quiroprácticos. Ha habido algún socio de la asociación que se ha visto en esta situación y los Tribunales Superiores de las distintas autonomías han determinado que el quiropráctico no estaba ejerciendo, en ningún caso, intrusismo en Fisioterapia. La falta de regulación hace que el público no pueda distinguir quién se ha formado realmente, pero nosotros dentro de la asociación reconocemos solamente a titulados universitarios. Queremos garantizar un buen servicio al paciente. Hace un par de años intentamos acercarnos al Consejo General de Fisioterapia, pero finalmente desestimaron la reunión con nosotros. Nos gustaría reunirnos con el colegio y sentarnos como adultos para trabajar en equipo, porque lo que queremos todos es lo mismo: el beneficio del paciente.

Un momento del debate entre los representantes de los osteópatas y los quiroprácticos.

Un momento del debate entre los representantes de los osteópatas y los quiroprácticos.


¿No da garantías al paciente la situación actual?
 
Ignacio Díaz Cerrato: Todos aquellos miembros que figuran en nuestro registro tienen las garantías de formación, es decir, primero tienen un grado en fisioterapia o equivalente, y luego tienen la formación tipo 2, como bien decía mi compañera. Es una manera de decirle al paciente: si usted elige a un miembro de estos registros sabe que tiene a un profesional con los más altos estándares. Creo que es una garantía el ser previamente sanitario.
 
Sandra Lois: Yo creo que la situación actual supone un grave peligro para la seguridad de los pacientes. Lo que nosotros defendemos no está muy lejos de lo que defiende Ignacio, la diferencia es que él defiende una parte del todo. Los asociados en nuestra Federación cuentan con la formación sanitaria de tipo 1, de 4800 horas. Están o bien formados en osteopatía en países donde está regulada como profesión sanitaria como Inglaterra, Francia, Suiza, además de médicos, enfermeros o fisioterapeutas, o bien son enfermeros, médicos y -muy mayoritariamente- fisioteraopeutas, en cuyo caso cuentan con formación sanitaria de tipo 2 en Osteopatía.
 
Carlos Gevers: Yo coincido en que la situación actual da de todo menos seguridad a los pacientes. Aquí tenemos muy buenos representantes de colectivos muy serios, pero también sabemos todos que existen supuestos osteópatas y quiroprácticos con cursos de CCC a distancia. Sinceramente, creo que si hiciéramos un trabajo en equipo, esto no ocurriría y el paciente saldría ganando.
 

Conclusiones sobre el debate acerca de la formación de osteópatas y quiroprácticos 

Si algún paciente sufre de algún perjuicio, ¿cómo actúan desde sus colectivos?

Carlos Gevers: Es bastante sencillo. Nosotros intentamos actuar, aunque sabemos que no lo somos, como un colegio. El paciente pone una queja y se hace cargo el seguro de responsabilidad civil. Esto es curioso, no se nos considera sanitarios, pero tenemos un seguro de responsabilidad civil profesional para profesionales sanitarios porque cumplimos con todos los requisitos de las aseguradoras. Trabajamos con Mapfre y Uniteco, entre otras. Desde las aseguradoras no llega que somos uno de los colectivos más rentables, porque no hay prácticamente siniestros. Por otra parte, existe un registro de efectos adversos a nivel europeo y, aparte, los estudios epidemiológicos reconocen que la manipulación vertebral, las técnicas osteopáticas, quiroprácticas, en general, comparado con la inmensa mayoría de intervención sanitaria, tiene un riesgo prácticamente nulo.

Sandra Lois: Todos nuestros miembros tienen un seguro de responsabilidad civil y también en Osteopatía la tasa de siniestralidad es bajísima.

Ignacio Díaz Cerrato: En nuestro caso, si ocurre un evento adverso –que como han dicho mis compañeros es raro–, el mero hecho de estar colegiados nos incluye dentro de la póliza que suscribe el colegio. 

Primera parte del debate acerca de la formación de osteópatas y quiroprácticos.

Segunda parte del debate acerca de la formación de osteópatas y quiroprácticos.