Una investigación del Instituto Hospital del Mar busca nuevas opciones para tratar el cáncer de mama metastásico

Un estudio español cerca 17 genes para predecir resistencia a inmunoterapia
El investigador Toni Celià-Terrassa, uno de los dirigentes del proyecto.


25 feb 2022. 11.30H
SE LEE EN 4 minutos
Encontrar nuevos tratamientos para el cáncer de mama con metástasis es uno de los retos que se han propuesto los investigadores Toni Celià-Terrassa y Joan Albanell, iniciando un proyecto del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (IMIM-Hospital del Mar). La semana pasada se llevó a cabo el acto de entrega del III Premio M. Chiara Giorgetti a la investigación en cáncer de mama metastásico, y el proyecto impulsado por Celià-Terrassa y Albanell fue el reconocido por parte de la Asociación de Cáncer de Mama Metastásico (CMM), además de recibir 100.000 euros para impulsar el proyecto.

El biólogo y bioquímico Celià-Terrassa ha explicado en Redacción Médica que “este proyecto está diseñado para este tipo de convocatorias y lo realizamos específicamente gracias a el otorgamiento de este premio. A partir de aquí, es un premio muy especial por el hecho de venir directamente desde la Asociación de Cáncer de Mama Metastásico. Los pacientes que sufren esta patología tienen necesidades clínicas urgentes y actualmente el pronóstico es muy malo. No es curable, necesitan opciones terapéuticas nuevas y creemos que la inmunoterapia puede ser una de las mejores opciones si evitamos su resistencia”.

"La inmunoterapia puede ser una de las mjores opciones si evitamos su resistencia"



Pese a que el proyecto se inicia ahora, Celià-Terrassa afirma que su grupo de investigación lleva tiempo dedicándose a “estudiar cómo podemos hacer que la inmunoterapia funcione mejor en cáncer de mama, especialmente el metastásico. Tenemos datos preliminares de un ensayo clínico de pacientes metastásicos tractados en inmunoterapia. A partir de aquí logramos analizar cuáles eran los genes más representados en los pacientes que no se benefician de la respuesta al tratamiento, un total de 17”.

En busca de predecir la resistencia de los genes a la inmunoterapia


Estos genes representan la parte fundamental del estudio traslacional, que tiene una duración aproximada de dos años. “Con estos genes se inicia el estudio con cohortes mucho más amplias de pacientes tanto a nivel transcripcional como de tejido de muestra clínica, además de nivel funcional. Queremos entender si estos genes son los responsables y el mecanismo que hace que la inmunoterapia no sea una opción para estos pacientes que no lograron una respuesta positiva”, concluye el investigador.

Para llevar a cabo este proyecto, el investigador mallorquín espera poder contar con aliados para poder ampliar la cohorte de pacientes: “Tenemos colaboraciones con diferentes grupos y centros hospitalarios de diferentes partes del mundo, pero queremos contactar con más hospitales para ver si esta pauta de 17 genes es la misma en diferentes cohortes de pacientes para predecir la resistencia a la inmunoterapia”.


"Queremos entender si estos genes son los responsables de que la inmunoterapia no sea una opción"



Además, este proyecto incluye la utilización de modelos preclínicos de resistencia a inmunoterapia, tal y como explica Celià-Terrassa: “esta firma de 17 genes la logramos con datos clínicos de pacientes, pero también lo filtramos con modelos preclínicos de laboratorio donde teníamos un perfil transcripcional de genes sobrerrepresentados en resistencia a inmunoterapia. Para acotar una lista más pequeña, hicimos la combinación de datos clínicos y preclínicos y salieron los 17 genes. Este resultado lo validaremos en muestras clínicas y también haremos una librería de edición génica con la tecnología CRISPR para ver cuáles de los 17 genes contribuye funcionalmente de forma más potente a la resistencia de inmunoterapia en ensayos preclínicos in vivo, en ratones”.


Los resultados, claves para posibles ensayos con humanos


A partir de aquí, los resultados que arroje el estudio en los próximos dos años serán vitales para decidir el rumbo del proyecto: “Una vez sepamos cuál de estos genes o qué combinación es la que promueve la resistencia, haremos ensayos preclínicos intentando inhibir estas dianas con inmunoterapia. Después de finalizar este ensayo preclínico, dependiendo de los resultados nos plantearemos primero estudiar ratones y, después, la posibilidad de trasladar nuestros hallazgos a ensayos clínicos”, confirma Celià-Terrassa.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.