Los profesionales recién jubilados lamentan que la actual normativa limite su trabajo en la sanidad pública por su edad

Tutela y docencia para un relevo generacional "organizado" en Oncología
Juan Jesús Cruz, Alfredo Carrato, Ruth Vera y Pilar Garrido.


17 nov 2021. 09.00H
SE LEE EN 8 minutos
La jubilación de varios oncólogos de prestigio como Juan Jesús Cruz, Carlos García Girón o Alfredo Carrato ha abierto el debate sobre si el retiro debe ser obligatorio por ley o adaptarse al caso de cada trabajador. La opinión de los expertos consultados por Redacción Médica es que la legislación no debería ser igual para todos y sí dar más margen de maniobra a los profesionales. 

"La jubilación es un derecho, no un deber", afirma contundentemente Juan Jesús Cruz, quien fue presidente de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) y actualmente es patrono de la Fundación ECO (Fundación para la Excelencia y la Calidad de la Oncología), en declaraciones a este medio. Hasta el pasado mes de septiembre, Cruz fue jefe del Servicio de Oncología del Hospital Clínico Universitario de Salamanca, puesto del que se retiró tras 27 años al cargo, dejando atrás una gran trayectoria profesional.

"Si alguien está en condiciones de seguir trabajando, debería hacerlo si él quiere", argumenta Cruz. Para el especialista, "el problema es que no somos capaces de discriminar. Mientras uno esté capacitado para cumplir sus funciones, tiene el derecho de seguir", considera.

En este sentido, el oncólogo Alfredo Carrato, emérito de la Universidad de Alcalá y director del Instituto de Investigación del Ramón y Cajal, así como patrono de la Fundación ECO, asegura que "era la misma persona al día siguiente de dejar de estar en activo". Además, atribuye esta situación "a una cuestión laboral pactada entre sindicatos y patronal". "Yo soy científico, no político", lamenta en este sentido.

Prorrogar la jubilación en Oncología en función de la producción


Ante este escenario, ¿es viable una prueba que acredite la validez del especialista para seguir ejerciendo su función? Cruz propone tener en cuenta el último lustro del profesional, "objetivarlo y, si la producción ha sido estupenda, prorrogarlo otros dos o tres años". 

"Por ejemplo, si eres emérito de la universidad, se puede verificar que tienes actividad investigadora hasta el último año, es decir, tienes una investigación activa", explica. En definitiva, establecer "una serie de parámetros a través de los cuales se vean que has estado produciendo hasta el final". 


"Si eres emérito de la universidad, se puede verificar que tienes actividad investigadora activa"



Por su parte, Ruth Vera, jefa de Servicio de Oncología Médica del Hospital Universitario de Navarra y expresidenta de SEOM, apunta que esta cuestión debería ser "opcional". En su opinión, "habría que buscar la forma" para que la acreditación de la capacidad de los médicos "esté más establecida y organizada". Esto es, "para asegurarse de que se está en buena condición física y mental". De esta manera, argumenta, se evitaría realizar un examen de salud al uso.

Esta postura es compartida por Carrato, que reconoce haber visto "a grandes profesionales de la Medicina en Norteamérica, con sus 70 u 80 años, que siguen yendo al hospital y trabajando en proyectos de investigación". A este respecto, se pregunta que, "si la naturaleza les ha concedido salud física y mental, ¿por qué tirar a la papelera ese gran valor con tanta experiencia? Estamos haciendo mal uso de los valores que tenemos", denuncia. 


 "Una persona con 40 o 50 años de experiencia en la sanidad pública tiene mucho valor añadido"



Carrato defiende que "una persona con 40 o 50 años de experiencia en la sanidad pública tiene mucho valor añadido", por lo que considera "una vergüenza" el trato que se da a estos profesionales con este retiro 'forzoso'. De hecho, propone "un relevo generacional en el que se le ceda el testigo a otras personas al mismo tiempo que se les tutela y aprenden continuamente para poder ser grandes líderes en el futuro". 

Labor "asesora" para los oncólogos más veteranos


Para Pilar Garrido, presidenta de Women for Oncology de ESMO y también expresidenta de SEOM, es necesario un "relevo" , al menos en la parte asistencial. "Hay que dar paso al recambio generacional. Hay funciones de emérito que algunas personas tienen -como el doctor Carrato, que es profesor emérito y sigue ligado a la Universidad-, y entiendo que ese es el sitio. De otra forma, es difícil pensar que haya recambio", argumenta.



En este sentido, Garrido señala que la mayoría de los profesionales se retiran a los 65 años y, los que son profesores, llegan hasta los 70: "Para aquellos que se jubilan de forma obligatoria a los 65, se puede pensar que el recorrido hasta los 70 tiene más cabida". "No es que dude de que las personas de 70 años puedan estar capacitadas desde un punto de vista intelectual, pero probablemente no tienen la misma capacidad de resolución asistencial frente al volumen de nuestro trabajo", considera Garrido, quien cree que "el sistema tiene que dejar paso a los siguientes". 

No obstante, Garrido respalda las labores de "asesoramiento" de estos médicos veteranos, las ligadas a las figuras eméritas: "Hay CCAA en los que a los 65 años, si eres jefe de Servicio, debes dejar el puesto, aunque sigas ligado; y atender otras funciones". 


"No tenemos que vivir aislados, tenemos que ser parte del mismo equipo"



En relación al rol de asesores de estos profesionales, Carrato cree que debería existir "una planificación mucho más fructífera que la actual, para no prescindir de esa persona desde el primer día y aprovechar su caudal de conocimiento para formar a las nuevas generaciones". Así, se puede facilitar el desarrollo de estas porque "no tenemos que vivir aislados, tenemos que ser parte del mismo equipo". 


La jubilación del oncólogo García Girón llega a change.org


La jubilación del oncólogo médico Carlos García Girón (66 años), jefe de Servicio del Hospital Universitario de Burgos (HUBU), también está levantando polémica en Castilla y León. Tanto es así que la supervisora de Enfermería en Oncología Médica del HUBU, Inmaculada Gandía González, ha elevado a Change.org una petición para que su compañero siguiera trabajando. 

En la  iniciativa, que acumula ya más de 4.200 firmas a favor, Gandía expresa que "dos premisas han guiado y caracterizado el ejercicio profesional de García Girón: la excelencia y la generosidad". Y añade que "no se puede prescindir tan injustamente de una persona con esta valía, cuya dedicación incondicional es la atención a los enfermos con cáncer". 

La petición publicada en change.org se suma a la hecha pública por oncólogos del propio HUBU, que en un comunicado pedían al Servicio de Salud de Castilla y León (Sacyl) que revisase y rectificase la imposibilidad impuesta a García Girón para continuar prestando sus servicios en la sanidad pública. Así, los compañeros del exjefe de Servicio solicitaban que "se anteponga como objetivo la atención a los pacientes" 

Por su parte el oncólogo ha expresado a medios locales que está "en plenas condiciones físicas, emocionales e intelectuales para seguir durante dos años más trabajando en el Servicio de Oncología", y acusa a integrantes de la cúpula de la Consejería y el Sacyl de la situación creada en torno a su jubilación. 

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.