11 de diciembre de 2017 | Actualizado: Domingo a las 18:30
Especialidades > Oncología Médica

La mastectomía con preservación del pezón evita recaídas en cáncer de mama

Esta técnica, cada vez más solicitada por las pacientes, es eficaz en mujeres que reúnen una serie de condiciones

La mastectomía con preservación del pezón evita recaídas en cáncer de mama
Redacción
Miércoles, 19 de julio de 2017, a las 17:10
La mastectomía con preservación del pezón disminuye el riesgo de recaída en cáncer de mama, según ha mostrado un estudio llevado a cabo por investigadores del Massachusetts General Hospital en Boston (Estados Unidos) y que ha sido publicado en la revista del Colegio Americano de Cirujanos. A diferencia de una mastectomía estándar, que elimina la totalidad de la mama y la piel del pecho incluyendo el pezón, la mastectomía con preservación del pezón elimina el tejido mamario pero deja intacto la piel del pezón, el pezón y la areola. De hecho, esta técnica cada vez es más solicitada por las pacientes, si bien los médicos siguen siendo reacios por miedo a las recaídas.

Según los autores, las mujeres con cáncer de mama son candidatas para someterse a este procedimiento a menos que tengan cualquiera de las siguientes condiciones: evidencia clínica o de imagen de la afección cancerosa del pezón y la areola; cáncer de mama localmente avanzado que afecta a la piel; cáncer de mama inflamatorio; o senos muy grandes o flácidos.

En este estudio, revisaron los registros médicos, de junio de 2007 a diciembre de 2012, de 297 pacientes cuyo cáncer de mama fue tratado con este procedimiento, con el fin de analizar las tasas y los patrones de recaída. Más de tres cuartas partes de las mujeres tenían cáncer de mama de estadio 0 o etapa 1, y el resto tenían cáncer de estadio 2 o 3, informaron los investigadores.

El carcinoma ductal in situ afectaba al 23 por ciento de las participantes, y el otro 77 por ciento tenía cáncer invasivo. Asimismo, los resultados de la biopsia del pezón encontraron cáncer en 20 de 311 senos (6,4 por ciento), requiriendo la extirpación posterior del pezón o complejo pezón-areola.

Las tasas de seguimiento de los pacientes oscilaron entre 4 y 101 meses después de la mastectomía con preservación del pezón, y la mayoría de los pacientes realizaron exámenes de seguimiento con sus oncólogos u otros médicos durante al menos tres años.

Supervivencia sin recidivas en el complejo pezón-areola

Según los investigadores, la tasa de supervivencia libre de enfermedad fue del 95,7 por ciento a los tres años y del 92,3 por ciento a los cinco años. Además, el cáncer de mama se repitió en 17 pacientes a los 51 meses de seguimiento mediano y, de ellas, diez pacientes presentaron recaída local-regional; dos tenían recidiva local-regional y distante; y siete tenían recidivas lejanas solamente.

De hecho, ninguna paciente tuvo una recidiva que involucrara el complejo pezón-areola. En este sentido, los investigadores informaron de que ningún cáncer de mama se desarrolló en el pezón en ninguno de los otros 1.871 procedimientos de mastectomía con preservación del pezón realizados en su hospital entre 2007 y 2016 para el tratamiento del cáncer o como una mastectomía profiláctica.