Redacción Médica
17 de julio de 2018 | Actualizado: Martes a las 09:50
Especialidades > Oncología Médica

El yoga mejora la función sexual de pacientes con cáncer de próstata

Según un estudio, dos clases semanales reducen el cansancio del tratamiento y aumentan el bienestar emocional

Los científicos hallaron que ayuda a tener una buena calidad de vida.
El yoga mejora la función sexual de pacientes con cáncer de próstata
Redacción
Miércoles, 02 de agosto de 2017, a las 16:40
Practicar yoga de forma regular es beneficioso para combatir los efectos secundarios que tiene el tratamiento del cáncer de próstata, según un estudio de la Universidad de Pensylvania publicado en el International Journal of Radiation Oncology. En concreto, los investigadores hallaron que dos clases semanales pueden ser suficientes para reducir el cansancio y mejorar la función urinaria y sexual de los enfermos, lo que influye en la calidad de vida y el bienestar emocional.

Para llevar a cabo el análisis, todos los pacientes se sometieron a un tratamiento de radioterapia de 6 a 9 semanas y la mitad fueron asignados al azar para participar en un curso de yoga dos veces por semana, excluyendo a aquellos que ya practicaban estos ejercicios o quienes tenían un tumor en fase metastásica.

De los 68 participantes, 18 se retiraron al principio, debido principalmente a las limitaciones de tiempo por el horario de la terapia, con lo que quedaron 22 y 28 pacientes en los grupos de yoga y no-yoga, respectivamente.

Cada sesión duraba unos 75 minutos y comenzaba con cinco minutos de técnicas de respiración y concentración, cerrando cada clase con cinco minutos de 'savasana', una posición común en el yoga. Se combinaban momentos sentados, de pie o agachados y se usaban apoyos en función de cada ejercicio o de las necesidades de cada paciente.

Para medir el impacto se tuvo en cuenta el nivel de fatiga como criterio primario, por lo que cada enfermo debía cumplimentar un cuestionario en el que evaluaban la gravedad de su cansancio y cómo les condiciona en su día a día. Los criterios secundarios estaban relacionados con la disfunción eréctil y la incontinencia. Los resultados mostraron que quienes practicaban yoga tenían menos fatiga y mejor salud sexual y urinaria.