Redacción Médica
22 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 14:55
Especialidades > Oncología Médica

El virus del Zika acaba con las células tumorales del cerebro

De confirmarse este hallazgo, puede llegar a ser un potencial tratamiento para el glioblastoma

Este virus se transmite principalmente mediante una especie característica de mosquito.
El virus del Zika acaba con las células tumorales del cerebro
Redacción
Lunes, 15 de enero de 2018, a las 18:35
Investigadores de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Estatal de Campinas, en Brasil, han hallado que el virus del Zika mata las células cancerígenas del cerebro. Infectaron con este virus células que contenían glioblastoma, el tumor del sistema nervioso más común y maligno, además del de crecimiento más rápido.

A las 24 horas de la inyección, el zika ya había eliminado la mitad de las células tumorales, un proceso que se repitió durante las siguientes horas, sin que las células sanas se vieran afectadas por la acción del virus.

Este virus es especialmente destructivo con las células cerebrales de recién nacidos; sin embargo, en adultos protegería las células normales y eliminaría las tumorales, convirtiéndolo en un candidato potencial de tratamiento más específico que la quimioterapia.

El contacto entre virus y célula cancerígena aumentó la cantidad de digoxina, sustancia responsable de la muerte de los tumores y ya utilizada en el tratamiento de algunas enfermedades cardiacas.

Tras las pruebas de laboratorio, el siguiente paso serán las pruebas en animales para posteriormente pasar a seres humanos. Si nada se tuerce, el glioblastoma tendría en unos años un potencial nuevo tratamiento personalizado, incluso podría llegar a conseguirse una vacuna, afirman los científicos de la Universidad Estatal de Campinas.

No es la primera vez que se muestra este potencial en el virus. Anteriormente, investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en St. Louis y la Universidad de California en San Diego, ambas en Estados Unidos, ya habían mostrado en un trabajo publicado en el Journal of Experimental Medicine esta posibilidad.