Redacción Médica
18 de julio de 2018 | Actualizado: Martes a las 18:45
Especialidades > Oncología Médica

El colesterol y las grasas saturadas aumentan el riesgo de cáncer de mama

Se trata de nutrientes que potencian la inflamación, según un estudio de Geicam

Marina Pollán.
El colesterol y las grasas saturadas aumentan el riesgo de cáncer de mama
Redacción
Lunes, 04 de junio de 2018, a las 19:00
Los alimentos con nutrientes que potencian la inflamación, como carbohidratos, colesterol, grasas saturadas o trans, podrían aumentar el riegso de tumores de mama, especialmente en mujeres premenopáusicas y en subtipos HER2 positivo y triple negativo.

Son los resultados de un estudio presentado por el grupo Geicam de Investigación en Cáncer de Mama en el marco del 54 Congreso anual de la Sociedad Americana de Oncología Clínica (ASCO).


Alimentos como ajo, cebolla, jengibre, azafrán, cúrcuma, orégano y tomillo tienen efecto anti-inflamatorio


Se trata de un nuevo análisis del estudio ‘EpiGeicam’, que recopila información epidemiológica, incluida la dieta, de 973 casos de cáncer de mama de 23 hospitales españoles emparejados por edad y lugar de residencia.

Este trabajo examina la asociación entre el índice de inflamación dietética (DII) –que refleja el potencial inflamatorio de la dieta– y el riesgo de desarrollar cáncer de mama en función del estado menstrual y el subtipo histológico.

Efecto inflamatorio de la dieta

Marina Pollán, jefa de Servicio de Epidemiología del Cáncer del Centro Nacional de Epidemiología del Instituto de Salud Carlos III y miembro del grupo de trabajo de Tratamientos Preventivos Heredofamiliar y Epidemiología de Geicam, señala que la inflamación se relaciona con el cáncer en general y con el cáncer de mama a través de dos vías fundamentales.

“Por un lado, en la respuesta inflamatoria se generan radicales libres que podrían dañar el ADN y favorecer la aparición de células cancerosas, y éstas se ayudan de la respuesta inflamatoria para su crecimiento”.

Por el contrario, “una dieta anti-inflamatoria incluye alimentos o nutrientes con efecto inflamatorio negativo como ajo, cebolla, jengibre, azafrán, cúrcuma, orégano y tomillo, té verde y negro, eugenol, fibra, magnesio, niacina, ácidos grasos n-3, riboflavina, vitaminas A, C, D y E, flavonoides e isoflavonas”.

Dieta mediterránea

La dieta mediterránea cuenta con alimentos ricos en nutrientes antiinflamatorios y “podría prevenir la aparición de tumores de mama, entre otras vías, por la de la prevención de la inflamación”.

Según Pollán, “el ajo y la cebolla son ingredientes fundamentales en este tipo de dieta, así como especias como el orégano o el tomillo, las frutas y verduras (ricas en vitaminas, fibras y antioxidantes) y el pescado con alto contenido de ácidos grasos omega-3”.