19 mar 2019 | Actualizado: 19:00

Descubren que la tinta de los tickets es potencialmente cancerígena

Un estudio ha determinado que el 90% de ellos contienen bifenol-A (BPA)

Tickets de compra.
Descubren que la tinta de los tickets es potencialmente cancerígena
mar 15 enero 2019. 13.40H
Un estudio liderado por la Universidad de Granada ha afirmado que el 90 por ciento de los tickets de la compra, aquellos en los que la tinta se borra con el paso del tiempo porque están elaborados con papel térmico, contienen bisfenol-A (BPA), un conocido disruptor endocrino potencialmente cancerígeno.

En la actualidad, existe una gran preocupación sobre la exposición inadvertida de la población general al bisfenol-A. La industria ha buscado alternativas para la sustitución progresiva del BPA en muchas de sus aplicaciones, como es el caso del papel térmico empleado en los recibos.

"Podemos reconocer este tipo de papel porque, si acercamos una fuente de calor, por ejemplo, una cerilla, se ennegrece de forma instantánea", ha explicado el catedrático de Medicina de la UGR Nicolás Olea, uno de los autores principales del trabajo.

Los investigadores han analizado la presencia tanto de BPA como de BPS en los recibos de papel térmico usados en el día a día, así como la actividad hormonal de los extractos de estos tiques. Para ello, estudiaron 112 de papel térmico procedentes de Brasil, España y Francia.

"Para el usuario son fáciles de identificar, ya que se trata de esos recibos que pierden lo impreso con el tiempo y cuando vas a devolver los pantalones que te compraste, el dependiente te dice que no se ve nada", ha explicado Olea. "Muchas veces lo único que encuentras es un fino polvo blanco que se desprende al sacarlos de la cartera o del monedero. El BPA es, precisamente, ese polvo blanco que te mancha los dedos".


Menor presencia en Francia


Sin embargo, solo la mitad de los recibos de Francia lo contienen, lo que confirma que el Gobierno francés tomó medidas desde 2014 para la reducción del compuesto en el papel térmico con vistas a proteger a la población.

"Lo malo es que la alternativa francesa parece ser el BPS, que lo hemos encontrado fundamentalmente en los recibos de ese país y rara vez en los españoles y brasileños. Lamentablemente, BPS es también un disruptor endocrino, con una mayor persistencia medioambiental y por tanto, no es una opción válida", destaca el catedrático de la UGR.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.