18 de diciembre de 2017 | Actualizado: Lunes a las 13:40
Especialidades > Neurología

Un nuevo enfoque terapéutico del alzhéimer mantiene vivas las neuronas

Ayuda a conservar una función neurológica normal, independientemente de los eventos patológicos previos

El compuesto neuroprotector se ha estudiado en un modelo de la enfermedad de Alzheimer en ratas.
Un nuevo enfoque terapéutico del alzhéimer mantiene vivas las neuronas
Redacción
Martes, 07 de noviembre de 2017, a las 09:50
El tratamiento con un compuesto neuroprotector que evita que las células cerebrales mueran también previene el desarrollo de un comportamiento similar a la depresión y la aparición posterior de problemas de memoria y aprendizaje en un modelo de la enfermedad de Alzheimer en ratas. Aunque el tratamiento protege a los animales de los síntomas del tipo alzhéimer, no altera la acumulación de placas amiloides y ovillos neurofibrilares en los cerebros de las ratas.

"Sabemos desde hace mucho tiempo que los cerebros de las personas con enfermedad de alzhéimer tienen placas amiloides y ovillos neurofibrilares de la proteína tau anormal, pero no se entiende completamente cuál es la causa o el efecto en el proceso de la enfermedad", dice el autor principal del estudio, Andrew Pieper, profesor de Psiquiatría en el Colegio de Medicina de la Universidad de Iowa, Estados Unidos, y director asociado del Instituto de Neurociencia del mismo centro universitario.

"Nuestro estudio muestra que mantener las neuronas vivas en el cerebro ayuda a los animales a mantener una función neurológica normal, independientemente de los eventos patológicos previos en la enfermedad, como la acumulación de placa amiloide y los ovillos tau", especifica este investigador.

"Las terapias tradicionales se han centrado en las lesiones características de la enfermedad de Alzheimer, la deposición de amiloide y las patologías tau. Los hallazgos de este estudio muestran que la simple protección de las neuronas en la enfermedad de Alzheimer sin abordar los eventos patológicos anteriores puede tener potencial como una terapia nueva y emocionante", afirma Jaymie Voorhees, primer autor del estudio, que se publica en Biological Psychiatry.

Protección de la función cerebral

Pieper y Voorhees utilizaron un compuesto experimental llamado P7C3-S243 para evitar que las células cerebrales mueran en un modelo de la enfermedad de Alzheimer en ratas. El compuesto original P7C3 fue descubierto por Pieper y sus colegas hace casi una década, y desde entonces se ha demostrado que los compuestos basados en P7C3 protegen a las neuronas recién nacidas y maduras de la muerte celular en modelos animales de muchas patologías neurodegenerativas, como la enfermedad de Parkinson, la esclerosis lateral amiotrófica (ELA), accidente cerebrovascular y lesión cerebral traumática.

También se ha demostrado que los compuestos P7C3 protegen a los animales del desarrollo de un comportamiento similar a la depresión en respuesta a la muerte inducida por estrés de las células nerviosas en el hipocampo, una región del cerebro esencial para la regulación del estado de ánimo y la cognición.

Los científicos probaron el compuesto P7C3 en un modelo de rata bien establecido de la enfermedad de Alzheimer. A medida que estas ratas envejecen, desarrollan problemas de aprendizaje y memoria que se parecen al deterioro cognitivo que se observa en las personas con la enfermedad de Alzheimer.

Sin embargo, el nuevo estudio reveló otra similitud con los pacientes de alzhéimer. A los 15 meses de edad, antes del inicio de los problemas de memoria, las ratas desarrollaron síntomas parecidos a la depresión. El desarrollo de la depresión por primera vez tarde en la vida se vincula con un riesgo significativamente mayor de desarrollar la enfermedad de Alzheimer, pero este síntoma no se ha visto previamente en los modelos animales de la enfermedad.

Durante un periodo de tres años, Voorhees evaluó un gran número de ratas con modelo de alzhéimer y ratas salvajes que se dividieron en dos grupos. Un grupo recibió el compuesto P7C3 diariamente a partir de los seis meses de edad y el otro grupo recibió un placebo. Las ratas fueron evaluadas a los 15 meses y 24 meses de edad por su comportamiento de tipo depresivo y sus habilidades de aprendizaje y memoria.

A los 15 meses de edad, todas las ratas, tanto el modelo de alzhéimer como el tipo salvaje, tratadas y no tratadas, presentaban habilidades normales de aprendizaje y memoria. Sin embargo, las ratas con alzhéimer no tratadas exhibieron un comportamiento pronunciado similar a la depresión, mientras que las ratas con alzhéimer que se habían tratado con el compuesto neuroprotector P7C3 se comportaron como las ratas de control y no mostraron un comportamiento de tipo depresivo.

A los 24 meses de edad (muy viejo para las ratas), las ratas con alzhéimer no tratadas registraban déficits de aprendizaje y memoria en comparación con las ratas de control. Por el contrario, las ratas con alzhéimer tratadas con P7C3 estaban protegidas y tenían capacidades cognitivas similares a las ratas de control. El equipo también examinó los cerebros de las ratas en dos puntos de tiempo, descubriendo que las características tradicionales de la enfermedad de Alzheimer, las placas amiloides, los enredos tau y la neuroinflamación aumentaron drásticamente en las ratas con alzhéimer, independientemente de si fueron tratadas con P7C3 o no.

Sin embargo, significativamente más neuronas sobrevivieron en los cerebros de las ratas con alzhéimer que habían recibido el tratamiento P7C3. "Esto sugiere un potencial beneficio clínico de mantener las células del cerebro vivas incluso en presencia de eventos patológicos anteriores en la enfermedad de Alzheimer, como la acumulación de amiloide, enredos tau y neuroinflamación. En casos de depresión de vida tardía de inicio reciente, un tratamiento como P7C3 podría ser particularmente útil, ya que podría ayudar a estabilizar el estado de ánimo y también protegerlo de problemas posteriores de memoria en pacientes con enfermedad de Alzheimer", señala Pieper.