Investigadores han demostrado en modelos animales que este protege contra la muerte de las neuronas motoras

Un fármaco muestra potencial para retrasar la progresión de la ELA


12 ago 2022. 12.00H
SE LEE EN 5 minutos
Un fármaco que normalmente se usa para tratar el agrandamiento de la próstata y la presión arterial alta se ha mostrado prometedor como una nueva terapia potencial para la enfermedad de las neuronas motoras, también conocida como esclerosis lateral amiotrófica (ELA), según un estudio realizado por investigadores de las Universidades de Edimburgo y Oxford.

En estudios con peces cebra, ratones y modelos de células madre, los expertos han demostrado que el fármaco terazosina protege contra la muerte de las neuronas motoras al aumentar su producción de energía. Los investigadores dicen que el medicamento podría ayudar a retrasar la progresión de la enfermedad. El equipo está iniciando un estudio de viabilidad sobre el efecto del fármaco en pacientes con enfermedades de las neuronas motoras. Si esto resulta exitoso, buscarán lanzar un ensayo clínico completo.

"Después de probar en una variedad de modelos, los resultados de este estudio nos muestran que la terazosina, un medicamento que se usa actualmente para tratar el agrandamiento de la próstata y la presión arterial alta, puede proteger las neuronas motoras. Estamos encantados de que, como resultado, el fármaco pasará a un estudio de viabilidad en Oxford, en el que participarán personas que viven con MND", ha señalado doctora Jane Haley MBE, directora de investigación de MND Escocia.

Las neuronas motoras necesitan producir energía para llevar las instrucciones del cerebro a los músculos. Si no hay suficiente energía, los mensajes no se pueden transferir de manera efectiva y el movimiento se ve afectado. Investigadores de la Universidad de Edimburgo, en colaboración con socios de la Universidad de Oxford, se enfocaron en la producción de energía de las neuronas motoras como una posible estrategia terapéutica para tratar la MND.

Previamente eficaz ante el Parkinson


Usando terazosina, que previamente ha demostrado ser eficaz para aumentar la producción de energía en modelos de accidente cerebrovascular y enfermedad de Parkinson, el equipo quería determinar si este fármaco también podría proteger a las neuronas motoras de la MND.

Se centraron en una enzima, una molécula activa en las células, involucrada en la producción de energía llamada PGK1. Los modelos de pez cebra de MND mostraron que aumentar genéticamente la cantidad de PGK1 en el pez cebra o tratarlos con terazosina para aumentar la actividad de PGK1 mejoró el crecimiento de las neuronas motoras. La terazosina también protegió las neuronas motoras en un modelo de ratón con MND, mejorando la supervivencia y retrasando la progresión de la parálisis. El equipo también cultivó neuronas motoras en una placa y demostró que la terazosina protege estas células al aumentar los niveles de energía.

Para investigar esto más a fondo, los equipos de las Universidades de Edimburgo y Oxford están invitando a 50 pacientes del Oxford MND Care and Research Center a participar en un estudio de viabilidad, que examinará el impacto de la terazosina en los indicadores clave de la progresión de la enfermedad. El estudio, que se publica en 'eBioMedicine', fue financiado por MND Escocia y la Fundación My Name'5 Doddie. Y la investigación en la Universidad de Edimburgo estuvo a cargo de un equipo del Centro Euan MacDonald para la enfermedad de la neurona motora, que fue establecido por Euan MacDonald y su padre Donald para mejorar la vida de las personas con MND.

Búsqueda de nuevas terapias para la ELA


"Nuestro trabajo muestra que la terazosina protege de la muerte de las células de las neuronas motoras en múltiples modelos de MND, lo que la convierte en una nueva y emocionante terapia potencial. El beneficio de trabajar con terazosina es que ya está recetado para una condición de salud diferente, por lo que sabemos que es seguro para los humanos y podría trasladarse rápidamente a la clínica", señala la doctora Helena Chaytow, investigadora postdoctoral sénior en el Centro Euan MacDonald de la Universidad de Edimburgo y primera autora del estudio.

Por su parte, el profesor Tom Gillingwater, profesor de anatomía en el Centro Euan MacDonald de la Universidad de Edimburgo y codirector del estudio, afirma que en este momento están "entusiasmados con el potencial de la terazosina para impactar en la descomposición de las neuronas motoras en la MND". "El trabajo actual ilustra la importancia de reunir a científicos y médicos para identificar nuevos objetivos para la terapia adecuada para llevar a cabo estudios en pacientes humanos con MND", añade.

El profesor Kevin Talbot, profesor de Biología de la Neurona Motora en la Universidad de Oxford y codirector del estudio, considera que se necesita "urgentemente" acelerar la forma en que se desarrollan los medicamentos desde modelos de laboratorio hasta ensayos en pacientes. "Nuestro trabajo utiliza una combinación de enfoques para aumentar la confianza de que los medicamentos realmente funcionarán en personas con MND y retrasarán significativamente la progresión de la enfermedad. Representa un nuevo paso importante en la búsqueda de terapias", señala.

"La Fundación se siente alentado por la naturaleza colaborativa de este trabajo que ayudará a la traducción del laboratorio a la clínica; significa que la investigación científica básica será más significativa en la práctica clínica. Estamos orgullosos de haber apoyado esta colaboración y seguimos apoyando el primer ensayo clínico de terazosina en personas que viven con MND", concluye Jill Douglas, directora ejecutiva de My Name'5 Doddie Foundation.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.