Redacción Médica
26 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 14:40
Especialidades > Neurología

Toda ambulancia catalana dispondrá en 2017 de un neurólogo localizable

Para derivar al paciente con ictus grave al hospital más apropiado

La neuróloga Natalia Pérez de la Ossa.
Toda ambulancia catalana dispondrá en 2017 de un neurólogo localizable
Redacción
Lunes, 12 de diciembre de 2016, a las 13:20
El Sistema de Emergencias Médicas (SEM) y varios hospitales de Cataluña elaboran un nuevo sistema que se aplica en 2017 y que detecta los casos de ictus graves desde las ambulancias, que delimitan si el paciente necesita un hospital con instalaciones especializadas o no.

Según información de agencias, la neuróloga del Hospital Germans Trias i Pujol, Natalia Pérez de la Ossa, ha aclarado que el sistema (que se aplicará a las 300 ambulancias que hay en la comunidad autónoma), consiste en que un neurólogo evalúa a los pacientes a distancia y decide a qué hospital han de ser dirigidos para ser tratados con la máxima rapidez.

El tiempo se revela como uno de los factores clave a la hora de tratar la enfermedad que se produce debido a un bloqueo en las arterias que impide que el riego sanguíneo llegue a todo el cerebro y, según Pérez de la Ossa, un 30 por ciento de los 13.000 casos anuales de ictus en Cataluña resultan graves y dejan secuelas en el movimiento y en la capacidad de habla.

Los principales síntomas de ictus se ciñen a dificultades a la hora de hablar o de reír y también de hacer movimientos como levantar los brazos. En este sentido, Pérez de la Ossa ha insistido en que “hace falta más información entre la población para que sepa cómo detectar un ictus y puedan reaccionar llamando al 112”.

El tratamiento de esta enfermedad varía según la gravedad pero, en cualquier caso, se requiere de un tratamiento intravenoso inicial y, en algunos casos, de un cateterismo para acceder al trombo que bloquea la arteria.

‘Marató’ de la televisión autonómica

A partir de la Marató de TV3 –televisión autonómica catalana–, que este año se dedica a la investigación del ictus, lesiones medulares y cerebrales traumáticas, Pérez de la Ossa ha insistido en que hacen falta más inversiones para investigar en la prevención del ictus en lo que respecta la detección de grupos de riesgo (personas con problemas sanguíneos, diabetes y colesterol) y también en la fase de tratamiento y reducción de secuelas.