21 de mayo de 2018 | Actualizado: Domingo a las 19:00
Especialidades > Neurología

La esclerosis múltiple se diagnóstica con más de un año de retraso

Es la segunda causa de discapacidad entre los jóvenes españoles y afecta a 47.000 personas a nivel nacional

Ester Moral, coordinadora del Grupo de Estudio de Enfermedades Desmielinizantes de la SEN.
La esclerosis múltiple se diagnóstica con más de un año de retraso
Redacción
Lunes, 18 de diciembre de 2017, a las 11:40
Entre uno y dos años es el tiempo medio que tarda en diagnosticarse una esclerosis múltiple. Así lo confirman datos de la Sociedad Española de Neurología (SEN), que con motivo del día nacional de esta enfermedad ha insistido en la necesidad de investigar y ahondar en los orígenes y síntomas de esta enfermedad.

La esclerosis múltiple es ya la segunda causa de discapacidad entre los jóvenes españoles, después de los accidentes de tráfico, y afecta a 47.000 personas en España

“Aún no podemos determinar cuál es la causa que origina esta enfermedad, pero está claro que las últimas investigaciones apuntan a una concurrencia tanto de factores genéticos como ambientales por los que el sistema defensivo del organismo de ciertas personas acaba produciendo la enfermedad”, señala Ester Moral, coordinadora del Grupo de Estudio de Enfermedades Desmielinizantes de la SEN.

La heterogeneidad, principal obstáculo

La principal dificultad en el diagnóstico de esta enfermedad radica en la heterogeneidad de cada caso. “Su correcto diagnostico exige la realización de una buena historia clínica, una exploración física detallada y la utilización de exploraciones complementarias, fundamentalmente, la resonancia magnética, que permite un diagnóstico relativamente temprano en un gran número de casos”, explica Moral.

La edad media de comienzo de los síntomas es alrededor de los 28 años y la relación de afectados mujer/hombre es de 3/1. Los síntomas sensitivos y visuales más frecuentes en la fase inicial de esta enfermedad (50-53 por ciento de los casos) suelen ser hormigueos, adormecimiento de uno o más miembros o pérdida de agudeza visual. Cuando la enfermedad está avanzada o es de carácter progresivo, suelen ser más habituales los síntomas motores, que principalmente se manifiestan en forma de debilidad en las piernas y/o rigidez muscular, en el 40-45 por ciento de los casos.