Un estudio muestra que un 29 por ciento de pacientes registró síntomas depresivos antes de que se produjera el infarto

La depresión, nuevo factor predictivo en la aparición de futuros ictus


18 jul 2022. 12.00H
SE LEE EN 4 minutos
Aunque la depresión es un problema común para las personas que han sufrido un ictus, algunas personas pueden tener síntomas de depresión años antes de su ictus, según un estudio publicado en la edición online de Neurology, la revista médica de la Academia Americana de Neurología. Los investigadores han comprobado que, en las personas que desarrollaron un ictus, los síntomas de depresión precedieron a la aparición del ictus y empeoraron aún más después del mismo.

"La depresión es uno de los problemas más acuciantes en las personas que han sufrido un ictus y es tan común que se denomina depresión post-ictus. Pero nuestro estudio descubrió que los síntomas depresivos no sólo aumentan notablemente después del ictus, sino que descubrió que las personas ya habían desarrollado algunos síntomas depresivos incluso antes de que se produjera el ictus", afirma la autora del estudio, Maria Blöchl, de la Universidad de Münster (Alemania). 

¿Cómo se midió la depresión en pacientes que habían sufrido un ictus?


Para el estudio, los investigadores analizaron a 10.797 adultos con una edad media de 65 años y sin antecedentes de ictus al inicio del estudio. El seguimiento de los participantes duró hasta 12 años. Durante ese tiempo, 425 personas sufrieron un ictus. Se les emparejó con 4.249 personas que no habían sufrido un ictus, pero que eran similares en cuanto a edad, sexo, identidad racial o étnica y otras condiciones de salud.

Los participantes realizaron una encuesta cada dos años en la que se les preguntaba si habían experimentado síntomas de depresión en la última semana, entre los que se incluían: sentirse deprimido, sentirse solo, sentirse triste, que todo le supusiera un esfuerzo y que tuviera un sueño agitado. Cuantos más síntomas tuvieran los participantes, mayor sería su puntuación.

Los investigadores descubrieron que, seis años antes del momento del ictus, las personas que posteriormente sufrieron un ictus y las que no lo sufrieron tenían puntuaciones más o menos iguales, de unos 1,6 puntos. Pero unos dos años antes del ictus, las puntuaciones de las personas que lo sufrieron empezaron a aumentar, una media de 0,33 puntos.

Tras el ictus, los síntomas depresivos aumentaron otros 0,23 puntos para este grupo, alcanzando un total de unos 2,1 puntos y se mantuvieron así de altos durante los 10 años posteriores al ictus. En cambio, las puntuaciones de las personas que no sufrieron un ictus se mantuvieron más o menos igual durante todo el estudio.

Mayor probabilidad de depresión entre los pacientes que tienen ictus 


Al evaluar si las personas podían considerarse clínicamente deprimidas, con una puntuación de tres puntos o más en la escala, los investigadores descubrieron que surgía un patrón de resultados ligeramente diferente. En la evaluación previa al ictus, el 29 por ciento de las personas que estaban a punto de sufrir un ictus cumplían los criterios de tener una probable depresión en comparación con el 24 por ciento de los que no tenían un ictus. Pero en el momento del ictus, el 34 por ciento de las personas que lo sufrieron cumplían los criterios de probable depresión, frente al 24 por ciento de las que no lo sufrieron.

Esas cifras eran prácticamente las mismas seis años después del ictus. "Esto sugiere que el aumento de los síntomas de depresión antes del ictus son en su mayoría cambios sutiles y no siempre son clínicamente detectables. Pero incluso los aumentos leves de los síntomas depresivos, especialmente los relacionados con el estado de ánimo y la fatiga, pueden ser una señal de que el ictus está a punto de producirse", señala Blöchl.

"La depresión no es sólo un problema posterior al ictus, sino también un fenómeno anterior al mismo. No está claro si estos cambios previos al ictus pueden utilizarse para predecir quién va a sufrirlo. En futuras investigaciones habrá que investigar exactamente por qué se producen los síntomas depresivos antes del ictus. Además, el estudio subraya por qué los médicos deben vigilar los síntomas de depresión a largo plazo en las personas que han sufrido un ictus", concluye la autora del estudio. 
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.