14 nov 2018 | Actualizado: 21:20
Especialidades / Neurología

La atención enfermera en el párkinson, eje de conexión entre profesionales

Los pacientes requieren de cuidados específicos e interdisciplinares

La enfermera desempeña tareas de educación y cuidado del enfermo neurológico.
La atención enfermera en el párkinson, eje de conexión entre profesionales
mié 16 noviembre 2016. 13.40H
Redacción
La atención de la enfermera en el párkinson adquiere múltiples facetas, pero una de las principales reside en su capacidad para poner en contacto a los diversos sanitarios que atienden al enfermo, según han dado a conocer profesionales reunidos en un taller monográfico del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau de Barcelona.

Este foro, de título Taller de Trastornos del Movimiento: Introducción a la EP Avanzada, ha tenido  lugar en el contexto del XXIII Congreso Anual de la Sociedad Española de Enfermería Neurológica (Sedene).

“Los pacientes con enfermedad de Parkinson avanzada necesitan atención experta que debe obtenerse de equipos multidisciplinares en los que la Enfermería adquiere un papel destacado”, ha reafirmado Antonia Campolongo, enfermera de la Unidad Trastornos del Movimiento del citado hospital.

“Su papel resulta esencial a la hora de impulsar el desarrollo de las mejores prácticas de cuidado; ser el punto de conexión entre los diferentes profesionales de la salud  que intervienen en la atención de estos pacientes; eliminar los obstáculos que impiden una adecuada coordinación de la asistencia y garantizar vías de comunicación efectivas entre los pacientes y el sistema social y sanitario”, ha añadido.

“Por todo ello, organizamos talleres como éste, para promover la formación específica sobre este tipo enfermedades”, concluye.

La enfermedad de Parkinson es un trastorno neurodegenerativo, crónico e invalidante que afecta a más de 160.000 personas en España. Se trata, en fin, de una patología compleja que cursa con una serie de síntomas motores (lentitud de movimientos, temblor, rigidez, inestabilidad postural) y no motores (trastornos del sueño, estreñimiento, problemas visuales, respiratorios, urinarios, cognoscitivos o problemas psicológicos) que suelen aumentar en número y gravedad con la progresión de la enfermedad.

Su abordaje integra la educación y el cuidado del paciente

Esta afección, que tiene un alto impacto social en la vida de los afectados, es muy compleja y desconocida.

“Es una patología que requiere de profesionales, como el personal de Enfermería, que se encarguen del seguimiento del paciente pero que también realicen una gran labor de educación proporcionando a pacientes y cuidadores una atención personalizada y una serie de consejos prácticos y recomendaciones para que mantengan bajo control la enfermedad en su vida diaria” ha declarado Beatriz González, enfermera Unidad de la Trastornos del Movimiento del hospital de la Princesa de Madrid.

De esta forma, durante el taller se ha realizado una breve introducción de la enfermedad de Parkinson avanzada, sus síntomas y cómo afecta realmente a los pacientes y sus cuidadores, pero además se han dado una serie de consejos prácticos y pautas a trabajar con ellos.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.