17 nov 2018 | Actualizado: 18:20

El embarazo incrementa el peligro de sufrir un tipo concreto de ictus

Se trata de la llamado hemorragia subaracnoidea espontánea (sSAH)

La incidencia es mayor entre las mujeres que tienen entre 20 y 29 años.
El embarazo incrementa el peligro de sufrir un tipo concreto de ictus
mar 30 enero 2018. 17.00H
Redacción
La proporción de un tipo raro de accidente cerebrovascular, llamado hemorragia subaracnoidea espontánea (sSAH, por sus siglas en inglés), está aumentando entre las mujeres embarazadas, según una investigación preliminar presentada en la ‘International Stroke Conference 2018’, organizada por la Sociedad Americana de Ictus, que se celebra en Los Ángeles.

La sSAH espontánea es una anomalía dentro de las arterias del cerebro que se debilita y provoca rupturas en los vasos sanguíneos de la superficie cerebral, lo que causa sangrado entre las membranas que rodean el cerebro. La HSA espontánea se refiere a la hemorragia que ocurre sin traumatismos en la cabeza o el cuello.
La información sobre sSAH en mujeres embarazadas es escasa. Este estudio examinó la frecuencia con que suceden estos accidentes cerebrovasculares entre las mujeres embarazadas y las nos embarazadas, y la forma en que las mujeres gestantes reciben el alta del hospital como un indicador de los resultados.

En una revisión de los registros obtenidos de 3.978 mujeres embarazadas, de 15 a 49 años de edad, entre 2002 y 2014, los investigadores encontraron que el porcentaje de mujeres embarazadas ingresadas en el hospital aumentó del 4 al 6%, y la proporción de mujeres embarazadas con sSAH fue más alta entre las afroamericanas, con un 8%, seguida de las hispanas, 7%, y las caucásicas, 4%.

El porcentaje de mujeres embarazas con sSAH fue más alto entre las personas de 20 a 29 años, con un 20% de incidencia, y el más bajo fue entre las mujeres de entre 40 y 49 años. “Necesitamos aumentar la conciencia en la comunidad médica sobre la tendencia creciente de la hemorragia subaracnoidea espontánea en el embarazo, porque la gestión de estas pacientes sigue siendo un enigma clínico”, apunta Kaustubh Limaye, autor del estudio,  asistente clínico de la División de Enfermedades Cerebrovasculares de la universidad de Iowa.

Después del ingreso hospitalario, las mujeres embarazadas con sSAH tuvieron mejores resultados que las mujeres no embarazadas con sSAH. El 8% de las mujeres embarazadas ingresadas en el hospital por accidente cerebrovascular fallecieron, en comparación con el 17% de las no gestantes. Las mujeres embarazadas también tenían más probabilidades que las no embarazadas de ser dadas de alta del hospital a su casa, en lugar de a otro centro médico. “Las mujeres embarazadas con hemorragia subaracnoidea espontánea pueden tener mejores resultados de los que se esperaba anteriormente, lo que desafía los hallazgos previos de las revisiones pequeñas de un solo centro”, apuntó Limaye.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.