Redacción Médica
21 de julio de 2018 | Actualizado: Sábado a las 20:00
Especialidades > Neurología

El 68% de los neurólogos elige la terapia en EM por inercia terapéutica

La aversión a la ambigüedad y la baja tolerancia de los médicos a la incertidumbre, base de este problema

Gustavo Saposnik.
El 68% de los neurólogos elige la terapia en EM por inercia terapéutica
Redacción
Martes, 27 de septiembre de 2016, a las 13:10
Un estudio con el aval científico de la Sociedad Española de Neurología (SEN) y promovido por Roche Farma España se ha centrado en cómo mejorar el control de la esclerosis múltiple (EM) investigando aquellos factores que dependen del médico y afectan a su toma de decisiones.

Los datos de este trabajo revelan que el 68 por ciento de los neurólogos españoles pueden presentar inercia terapéutica en la toma de decisiones con respecto al tratamiento de esta patología crónica del sistema nervioso central. El estudio DIScUTIR MS (Inercia terapéutica en el cuidado de la esclerosis múltiple: lecciones aprendidas de economía conductual) fue seleccionado por el comité científico de Ectrims para ser discutido en la sesión plenaria de ‘Clinical Highlights’ del Congreso del Comité Europeo para el Tratamiento e Investigación en Esclerosis Múltiple (Ectrims) celebrado recientemente en Londres. Allí se hizo referencia a la inercia terapéutica como uno de los principales factores negativos que pueden influir en una mejor evolución clínica de la EM (profesor Michael Hutchinson, Universidad de Dublín, Irlanda).
 
Se entiende que hay inercia terapéutica (IT) cuando no se modifica el tratamiento de pacientes con evidencias clínicas y radiológicas de que la enfermedad está activa. Como indica el doctor Gustavo Saposnik, del Departamento de Neurología del Hospital St. Michael’s de Toronto (Canadá), investigador principal del estudio, es necesario investigar los factores dependientes del profesional y no sólo los correspondientes al paciente (edad, gravedad de la EM, número de lesiones observados en resonancia magnética, curso evolutivo…) y al sistema sanitario (experiencia y naturaleza del centro, volumen anual de pacientes…). “Los que dependen del profesional son los menos estudiados; nuestro objetivo ha sido mostrar en qué medida factores como el sesgo personal del especialista, su tolerancia a la incertidumbre o su aversión a la ambigüedad pueden conducir a la IT”, añade el doctor Saposnik.
 
Concretamente la aversión a la ambigüedad y la baja tolerancia de los médicos a la incertidumbre fueron los factores que más contribuían a la IT. Esta actitud fue, según el doctor Ángel Pérez Sempere, del Servicio de Neurología del Hospital General Universitario de Alicante (España) y coautor del estudio, hasta siete veces más común entre los médicos con aversión a la ambigüedad y cuatro veces más frecuente entre aquellos con baja tolerancia a la incertidumbre. “El dato de IT entre los profesionales españoles llama la atención si tenemos en cuenta los casos clínicos que debían evaluar los médicos participantes y que incluían progresión clínica y radiológica de la enfermedad”, comenta el doctor Pérez Sempere.
 
La metodología del estudio incluyó la valoración de una veintena de casos clínicos, tres encuestas estandarizadas y cuatro experimentos de economía conductual. La economía conductual es la combinación de la economía con la psicología, para estudiar lo que ocurre en la toma de decisiones, analizando el comportamiento humano, sus limitaciones y los problemas que conllevan.
 
Actualmente se dispone de una docena de terapias modificadoras de la enfermedad (TME) y está previsto que se incorporen más en los próximos años. Estos avances terapéuticos permiten implementar estrategias más ambiciosas que incluyen un uso más temprano de las TME de alta eficacia y un mejor control de la respuesta al tratamiento posibilitando retrasar la progresión de la discapacidad en los pacientes con EM remitente recurrente.
 
Los casos incluidos se seleccionaron a partir de situaciones habituales de la práctica clínica. La actividad de la enfermedad fue definida como una recaída clínica más la presencia de nuevas lesiones cerebrales observadas en el seguimiento por resonancia magnética. En el estudio participaron 136 neurólogos, con representación de prácticamente todas las comunidades autónomas.