El Servicio Andaluz de Salud implantará en 2022 un marco común para identificar el mejor tratamiento

Andalucía crea una guía para homogeneizar la atención al ictus pediátrico
Isaac Túnez Fiñana, secretario general de Investigación, Desarrollo e Innovación.


10 sep 2021. 15.40H
SE LEE EN 2 minutos
La secretaría general de Investigación, Desarrollo e Innovación en Salud del Servicio Andaluz de Salud (Sas), a través de su servicio de evaluación de Tecnologías Sanitarias, elaborará una guía de atención al ictus pediátrico con el objetivo de identificar el mejor tratamiento para este problema de salud que, con una tasa de 1,6 casos por cada 100.000 habitantes, representa una de las diez causas más comunes de mortalidad en pacientes entre 5 y 24 años.

Así, este proyecto, que se desarrollará durante el año 2022, nace frente a la necesidad de atender a los menores que han sufrido un ictus y sus consecuencias, puesto que hasta el 50 por ciento de los recién nacidos y el 65 por ciento de los niños mayores de 1 mes sufren deficiencias motoras duraderas por su causa y hasta el 60 por ciento de los niños que han tenido un ictus en los primeros meses de vida (neonatos) muestran déficits cognitivos, especialmente de función ejecutiva y lenguaje. En España se estima que al año alrededor de 120 niños sufren un ictus, lo que se traduce en 21 casos en Andalucía.

Las recomendaciones establecidas en la comunidad científica no están claras ni detalladas en este ámbito, por lo que la atención por grupos de edad de los niños y niñas que sufren un ictus, presenta cierto grado de variabilidad e incertidumbre. En este contexto, la elaboración de la guía se dirige a ayudar a la toma de decisiones terapéuticas de los profesionales, así como a aumentar el conocimiento e identificar líneas de investigación futura en este ámbito asistencial.

¿Cómo se elaborará la guía?


Para intentar determinar la mejor atención sanitaria y que esta sea homogénea en todos los centros sanitarios, se partirá de una revisión de toda la literatura publicada, lo que permitirá conocer qué medidas y tratamientos están consiguiendo mejores resultados y menos complicaciones.

Tras la revisión de la literatura, se procederá a analizar los resultados con los expertos clínicos mediante un ‘método de consenso’, que posibilitará extraer los criterios para lograr definir el tratamiento más adecuado del ictus en función de la edad de los pacientes y sus características clínicas.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.