14 dic 2018 | Actualizado: 13:40

Una habitación del Ramón y Cajal, nuevo 'pulmón' de cuidados intermedios

La Unidad de Ventilación Mecánica No Invasiva inaugura un nuevo espacio repleto de innovaciones tecnológicas

Salvador Díaz Lobato, responsable de la Unidad de Ventilación Mecánica No Invasiva del Hospital Universitario Ramón y Cajal.
Una habitación del Ramón y Cajal, nuevo 'pulmón' de cuidados intermedios
sáb 08 diciembre 2018. 14.00H
El Hospital Universitario Ramón y Cajal acaba de inaugurar una nueva Unidad de cuidados intermedios respiratorios: la de Ventilación Mecánica No Invasiva. Con cuatro camas de mayor vigilancia y ocho adyacentes, un gran espacio dotado de la tecnología más innovadora -que incluye una red inalámbrica propia-, o la inclusión de la terapia de alto flujo, el equipo formado por dos neumólogos y Enfermería harán una atención más personalizada a los pacientes con insuficienica respiratoria

Díaz Lobato explica el funcionamiento de la nueva Unidad.

La ventilación mecánica no invasiva es un tipo de tratamiento que se lleva a cabo con pacientes que tienen insuficiencia respiratoria, es decir, cuyos pulmones no son capaces de hacer el trabajo que debe para poder ventilar. Así lo explica el neumólogo Salvador Díaz Lobato, quien está al frente de esta nueva Unidad junto a la también neumóloga Ina Guerassimova y el coordinador de Enfermería de la Unidad, Eduardo Márquez.

“Nosotros venimos haciendo este trabajo desde hace años y años. Porque tenemos a los pacientes y también los tratamientos. La ventilación mecánica no invasiva como tal tiene 30 años de historia. Lo que ahora inauguramos es una Unidad específica para el tratamiento de estos enfermos que lo que requieren, sobre todo, es una mayor vigilancia y monotorización”, continúa Díaz Lobato.

Así, el neumólogo señala que en esta Unidad pueden estar mucho más pendientes del enfermo crítico, agudo o grave; es decir, al que no se le puede suminitrar únicamente el tratamiento y ver cómo ha ido su evolución, sino que hay que debe ser observado en las primeras 48 horas de una manera más estrecha. “Esto es una especie de Unidad de cuidado de vigilancia más intensiva, cuidados intermedios respiratorios que llamamos, para este tipo de pacientes”, matiza.

Eduardo Márquez en la Unidad.

Terapia de alto flujo


Además de la ventilación mecánica no invasiva -que da nombre a la Unidad- el Hospital Ramón y Cajal ha incorporado otra terapia que en los últimos años ha revolucionado el manejo de estos pacientes: la terapia de alto flujo

“Todas las camas están dotadas de equipos de alto flujo y equipos de ventilación mecánica no invasiva. Somos pioneros en su utilización conjunta en lo que llamamos terapia combinada. Los  pacientes se puede beneficiar de ambas, en la medida en que necesiten cada una, de una manera complementaria.

Y añade: "Tenemos cuatro camas de mayor vigilancia y ocho adyacentes para los que necesitan menor nivel de complejidad. De manera que durante las primeras 48/72 horas de los pacientes, cuando están más críticos, les vamos a prestar mejores cuidados aquí dentro, donde están más monotorizados y vigilados, para posteriormente pasar a la zona de confort y terminar de resolver el proceso".

Además, disponen de una red inalámbrica para que todos estén conectados con una central de monotorización. "Es la mejor garantía tecnológica para el cuidado del paciente", concluye. La Unidad lleva en activo desde el día 1 de diciembre. 
 

Eduardo Márquez, Salvador Díaz Lobato e Ina Guerassimova.


Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.