Este descubrimiento podría llegar a cambiar la práctica clínica en pacientes con apnea obstructiva del sueño

Neumólogos españoles demuestran que la CPAP frena la retinopatía diabética
David Jiménez, María Victoria Villena Garrido, Julio Ancochea Bermúdez, Francisco García Río, Aldara García-Sánchez, Mónica Asencio-Durán y Luis Puente.


28 abr 2022. 15.40H
SE LEE EN 5 minutos
Los pacientes con apnea obstructiva del sueño tienen una nueva “esperanza” para ralentizar la progresión de la retinopatía diabética, evitando así que padezcan ceguera. Según el reciente descubrimiento científico mostrado por una tesis doctoral de la neumóloga del Ramón y Cajal, Aldara García-Sánchez, el uso de la presión positiva continua en la vía respiratoria (CPAP) en combinación con los tratamientos habituales tiene la capacidad de “frenar” la aparición de dicha patología.

La tesis, que ha sido bautizada como “Efecto de la CPAP sobre la progresión de la enfermedad vascular de tiniana en pacientes con apnea obstructiva del sueño” y presentada esta semana en la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), ha obtenido la primera aprobación del tribunal calificador con sobresalientes y García-Sánchez sabrá el próximo miércoles si le conceden el Cum Laude.

En dicha valoración han participado grandes figuras de la Neumología española y madrileña como David Jiménez, jefe de Servicio de Neumología del Hospital Ramón y Cajal de Madrid; María Victoria Villena Garrido, vicedecana de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense y jefa de Servicio de Neumología del Hospital 12 de Octubre; Luis Puente, jefe de Servicio de Neumología del Hospital Gregorio Marañón; Julio Ancochea Bermúdez, jefe de Servicio de Neumología del Hospital Universitario de La Princesa; y Mónica Asencio-Durán, oftalmóloga en el Hospital Universitario Ramón y Cajal.

Además, estuvo presente Francisco García-Río, presidente de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ) y jefe de Sección de Neumología del Hospital Universitario La Paz, quien ha tutorizado la tesis doctoral.

“Yo me formé en La Paz, donde conocí a Francisco García Río, al que le debo toda mi formación en la apnea obstructiva del sueño. Para mí es un magnífico doctor y una magnífica persona. Hacer una tesis con él ha sido muy exigente, he aprendido muchísimo. Aunque ahora esté en el Ramón y Cajal seguiremos trabajando conjuntamente en futuras investigaciones”, asegura García-Sánchez.


"Yo me formé en La Paz, donde conocí a Francisco García Río, al que le debo toda mi formación en la apnea obstructiva del sueño. Para mí es un magnífico doctor y una magnífica persona"



Un método más barato y capaz de evitar la ceguera


Para averiguar el efecto del uso de la CPAP, los investigadores diseñaron dos grupos aleatorizados. A uno le pusieron el tratamiento habitual que pautan los endocrinos y a otros ese tratamiento habitual más la CPAP. "El objetivo era ver si mejoramos la progresión de esta enfermedad y descubrimos que sí mejora la progresión de la retinopatía. La paramos un poco, es decir, frenamos la aparición de esta enfermedad”, detalla la neumóloga.

Tanto García Río como García-Sánchez están “muy contentos” con los resultados, ya que al ralentizar la progresión de esta enfermedad se evita una de las peores consecuencias de sufrir retinopatía diabética, la ceguera. “Los tratamientos que hay actualmente son carísimos y generan un coste sociosanitario elevadísimo. Poder utilizar una herramienta tan sencilla dando la posibilidad de que el paciente se lleve una CPAP a su domicilio para que se la ponga todas las noches y evitar así que el paciente de 50-60 años se quede ciego es una cosa maravillosa”, detalla la especialista.



Un punto de partida para cambiar las guías clínicas


Según su autora, el estudio representa una “esperanza para los pacientes con retinopatía diabética y el futuro para los pacientes con apnea obstructiva del sueño”. Sin embargo, para que esto se traduzca en una realidad, la neumóloga entiende que hay que hacer más estudios, ya que el suyo es unicéntrico (solo hay pacientes del hospital La Paz). Aunque por el momento, cree que es “un punto de partida muy importante para valorar terapias en este tipo de pacientes”.


"Si se demuestra con estudios poblacionales con gran número de pacientes, la práctica clínica la cambiaría mucho"



“Todavía no podemos decir que se deba incluir dentro de las guías clínicas, pero si se demuestra con estudios poblacionales con gran número de pacientes, la práctica clínica la cambiaría mucho. Al igual que en los pacientes con hipertensión grave hacemos un tratamiento con CPAP para evitar que a la tensión arterial vaya a peor, podemos tratar este tipo de pacientes con retinopatía para evitar la progresión de la enfermedad y a pesar de que el paciente no tenga síntomas relacionados con la apnea del sueño como somnolencia y dolor de cabeza por la mañana, que son las más habituales”, asegura García-Sánchez.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.