Redacción Médica
25 de septiembre de 2018 | Actualizado: Lunes a las 19:05
Especialidades > Neumología

Los neumólogos reclaman mejor coordinación con las unidades de trasplante

Es clave remitir precozmente a los pacientes con patologías respiratorias no tumorales en fase muy avanzada

Los neumólogos reclaman mejor coordinación con las unidades de trasplante
Redacción
Martes, 24 de octubre de 2017, a las 11:50
Los pacientes candidatos a trasplante pulmonar son aquellos que presentan una patología respiratoria no tumoral –por ejemplo, enfermedades intersticiales, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) o fibrosis quística, entre otras– en una fase muy avanzada o terminal, sin ninguna otra alternativa terapéutica, y que no tienen un déficit de función de ningún otro órgano. “Además, es necesario que estén en condiciones de tolerar la intervención quirúrgica, que es compleja y de cierto riesgo, y el postoperatorio inmediato”, matiza José Javier García López, coordinador del Grupo de Técnicas de la Sociedad Madrileña de Neumología y Cirugía Torácica (Neumomadrid).

Para que el trasplante llegue a tiempo, García López destaca que “es crucial que las unidades de trasplante conozcan a los pacientes en una fase no tan avanzada de la enfermedad, para poder manejar adecuadamente los tiempos a la hora del seguimiento o su inclusión en lista de espera para recibir el trasplante”.

Según el coordinador del Grupo de Técnicas de Neumomadrid, desde las unidades de trasplante madrileñas, que se encuentran en los hospitales Puerta de Hierro y 12 de Octubre, “se insiste mucho en remitir de forma precoz a los pacientes a las consultas y, aunque se han realizado progresos, la coordinación siempre es mejorable y se debe trabajar en ello”.

Por último, García López recalca que la necesidad de donantes de pulmón es “acuciante” porque no es sencillo obtener donantes adecuados, en parte por razones positivas como la reducción de mortalidad por accidentes de tráfico, por ejemplo. “Por ello es clave insistir en la importancia de la contribución de cada donante y la necesidad de incrementar su número, para permitir mantener la esperanza a un número creciente de pacientes respiratorios”, concluye el especialista.