Redacción Médica
22 de septiembre de 2018 | Actualizado: Sábado a las 20:00
Especialidades > Neumología

La tuberculosis: primera causa mundial de muerte por enfermedad infecciosa

Neumomadrid asegura que España ha conseguido reducir a la mitad el número de casos en los últimos 18 años

Sarai Quirós Fernández.
La tuberculosis: primera causa mundial de muerte por enfermedad infecciosa
Redacción
Viernes, 23 de marzo de 2018, a las 11:20
Con motivo del Día Mundial de la Tuberculosis que se celebra el 24 de marzo, Neumomadrid, la Sociedad Madrileña de Neumología y Cirugía Torácica, advierte de la alta prevalencia que esta patología aún tiene en el mundo, siendo la primera causa de muerte por enfermedades infecciosas y la novena causa a nivel global, tal y como explica Sarai Quirós Fernández, coordinadora del Grupo de Tuberculosis e Infecciones Respiratorias de esta sociedad.

En concreto, en el año 2016 se estima que murieron 1,7 millones de personas debido a la tuberculosis y hubo 10,4 millones de nuevos casos, de los cuales, casi medio millón eran de tuberculosis multirresistente (MR), caracterizados por ser resistentes a la isoniazida y a la rifampicina (los dos fármacos principales del tratamiento). Sin embargo, y a pesar de este escenario, la tuberculosis tiene una baja incidencia en España, según el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC). Tanto es así, que el número de casos por esta enfermedad en España se ha reducido a la mitad desde el año 2000.

“Si bien es cierto que la incidencia mundial de la tuberculosis está disminuyendo aproximadamente un 2 por ciento al año, lo que más preocupa en la actualidad es el aumento de casos resistentes a los fármacos habituales, cuyas tasas de éxito terapéutico no llegan al 50 por ciento de curación”, asegura Quirós. “Por eso, a día de hoy, la tuberculosis sigue constituyendo una amenaza para la seguridad sanitaria, y sin tratamiento presenta una tasa de mortalidad elevada”.

Los factores de riesgo que más influyen para contraerla

La tuberculosis es una enfermedad infecto-contagiosa de transmisión exclusivamente aérea producida por la bacteria Micobacterium tuberculosis complex. A pesar de que es una enfermedad prevenible y curable, existen varios factores de riesgo que influyen en su contagio: el bajo nivel socio-económico con situaciones de hacinamiento y malas condiciones de salubridad, el alcoholismo, el tabaquismo, la diabetes mellitus, la infección por VIH y las situaciones de inmunodepresión.


Los hombres tienen más posibilidades de padecer la enfermedad 


Los hombres tienen más posibilidades de padecer la tuberculosis que las mujeres (con una tasa de 13,25 casos por cada 100.000 habitantes en hombres, frente a 8,4 de las mujeres) y, por edades, afecta mayoritariamente a los adultos mayores de 65 años, destaca Quirós.

Sin embargo, la aparición de nuevos fármacos ha supuesto un acortamiento en la duración de los tratamientos, de por sí ya muy largos –entre seis meses y más de dos años en casos de MR–. Asimismo, la simplificación del número de medicamentos simultáneos necesarios ha mejorado la adherencia y ha disminuido la toxicidad.

Recta final para el Plan Nacional de Control de la Tuberculosis

Una de las herramientas que están poniendo en marcha las administraciones sanitarias para erradicar la tuberculosis en España es un Plan Nacional de Control de la Tuberculosis, asegura Quirós, en el que colaboran el Ministerio de Sanidad, las comunidades autónomas y las sociedades científicas.

Todas las partes llevan más de un año trabajando en un proyecto cuyo objetivo será el de coordinar y homogeneizar el abordaje multidisciplinar de la tuberculosis en territorio español, proveyendo de las suficientes herramientas, económicas, materiales y burocráticas que permitan un diagnóstico precoz, una red de vigilancia epidemiológica ágil y todas las terapias disponibles en la actualidad al alcance de todas las comunidades autónomas. “Esperemos que en los próximos meses pueda materializarse esta herramienta, ya que se trata de una importante necesidad que las sociedades científicas llevan años reclamando al Ministerio de Sanidad”.