El organismo ha cambiado los niveles establecidos en 2005 ante el auge de muertes prematuras a raíz de la contaminación

La OMS busca evitar el 90% de muertes por contaminación con nuevos límites
Tedros Adhanom, director general de la OMS.


22 sep 2021. 17.20H
SE LEE EN 3 minutos
La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha endurecido los límites recomendados de ciertos gases contaminantes que marcan la calidad del aire. Unos umbrales más estrictos que se actualizan más 15 años después de que el organismo supranacional los estableciera en 2005 y que buscan frenar los siete millones de muertes anuales que causa la contaminación.

La nueva guía publicada este miércoles establece las cantidades máximas recomendables de los contaminantes en el aire más nocivos (partículas en suspensión, ozono, dióxido de nitrógeno, dióxido de azufre y monóxido de carbono) y en casi todos los casos la OMS ha decidido bajar los niveles considerados como más seguros.

Es el caso de las partículas en suspensión con un diámetro inferior a 2,5 micras (PM 2.5), considerados el contaminante más peligroso para el ser humano: hasta ahora recomendaba menos de 25 microgramos por metro cúbico de aire en un día, mientras que ahora baja el nivel óptimo a 15 microgramos. En ciudades como Madrid la Red de Vigilancia de la Calidad del Aire llegó a registrar una marca de 180 microgramos por metro cúbico de dióxido de nitrógeno (NO2) este pasado enero.

¿De dónde provienen las partículas?


La OMS también ha establecido nuevos límites para las partículas de un tamaño algo mayor, de hasta 10 micras de diámetro (PM 10). Tras el informe publicado, la OMS ha bajado su nivel diario recomendable desde 50 microgramos a 45 por metro cúbico de aire.

Los dos tipos de micropartículas, PM 2.5 y PM 10, suelen provenir de la quema de combustibles fósiles y son consideradas peligrosas para la salud al poder penetrar en los pulmones, aunque las primeras son aún más nocivas para la salud, ya que dado su pequeño tamaño pueden llegar a la corriente sanguínea, advierte la OMS.

Según el organismo internacional, un 90 por ciento de las muertes relacionadas con las partículas PM 2.5 pueden evitarse si se adoptan las nuevas guías, que no son en principio obligatorias por ley aunque de acuerdo con la organización son altamente recomendables, no solo para proteger la salud, sino para luchar contra el cambio climático.

¿Qué enfermedades genera la contaminación?


Desde la OMS recuerdan que la contaminación del aire representa un importante riesgo medioambiental para la salud. "Mediante la disminución de los niveles de contaminación del aire los países pueden reducir la carga de morbilidad derivada de accidentes cerebrovasculares, cánceres de pulmón y neumopatías crónicas y agudas, entre ellas el asma. Cuanto más bajos sean los niveles de contaminación del aire mejor será la salud cardiovascular y respiratoria de la población, tanto a largo como a corto plazo", explican en el comunicado. 

Tanto es así, que el organismo sanitario estima que en 2016 aproximadamente el 58 por ciento de las muertes prematuras relacionadas con la contaminación atmosférica se debieron a cardiopatías isquémicas y accidentes cerebrovasculares, mientras que el 18 por ciento de las muertes se debieron a enfermedad pulmonar obstructiva crónica e infecciones respiratorias agudas, y el 6 por ciento de las muertes se debieron al cáncer de pulmón. A nivel global, la OMS estima que la contaminación ambiental del aire, tanto en las ciudades como en las zonas rurales, fue causa de 4,2 millones de muertes prematuras en todo el mundo por año. 

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.