Redacción Médica
21 de julio de 2018 | Actualizado: Viernes a las 18:30
Especialidades > Neumología

El 'big data' desentraña los secretos del asma grave

Una treintena de hospitales pondrán sus historias clínicas en manos de la inteligencia artificial buscando correlaciones

Ignacio Hernández Medrano.
El 'big data' desentraña los secretos del asma grave
Marcos Domínguez
Martes, 25 de octubre de 2016, a las 16:00
Mucho se habla de la revolución que va a suponer el big data en la Medicina, siempre en un futuro más o menos cercano. Sin embargo, como se empeña en resaltar Ignacio Hernández Medrano, neurólogo y subdirector del Instituto de Investigación del Ramón y Cajal, esa revolución está siendo ya.

Medrano ha sido el protagonista de la última sesión ‘Be neumo, be you’ celebrada en el Hospital de La Princesa, y ha señalado a Neumología como “la especialidad con mayor arraigo en el big data en España. Ya estáis haciendo big data en EPOC”.

La afección no es la única que se está beneficiando del trabajo con información masiva. Medrano ha anunciado que han comenzado a trabajar con una treintena de hospitales españoles para aplicar su herramienta Savana al estudio del asma grave.

Este robot procesa las historias clínicas en busca de correlaciones no constatadas hasta el momento. Con ayuda de especialistas, Savana buscará estas correlaciones en puntos todavía no desentrañados en los criterios del asma grave.

El neurólogo ha apuntado que “no hay nada que haya creado el ser humano que produzca tantos datos como un hospital” y que llegará el momento en que el no aplicar la inteligencia artificial en las decisiones clínicas será considerado “mala praxis”.

Más información de la que se puede absorber

Savana es un proyecto del equipo de Medrano para dar soporte a la decisión en consulta y surge de la constatación de la cantidad y complejidad del conocimiento médico. “Para 2020, la información de una sola especialidad será 200 veces mayor que lo que una mente humana puede absorber”.

Las expectativas sobre el big data abren una serie de sospechas que deben solventarse, y este experto aboga por abrir el debate sobre los datos genómicos porque, si no, “se los va a quedar Google, una empresa privada”.

Ya no se trata de adelantarse al futuro. Se trata de una herramienta de aplicación inmediata, lo entendamos o no. Cuanto antes se resuelvan las dudas que genera su funcionamiento, se podrá usar con mayor confianza.