15 nov 2018 | Actualizado: 19:10

Dos tomates diarios ayudan a reparar el daño pulmonar en exfumadores

Una investigación evidencia que el declive natural en la función pulmonar es más lento cuando se consume fruta y verdura

Los investigadores evaluaron la dieta y la función pulmonar de más de 600 personas.
Dos tomates diarios ayudan a reparar el daño pulmonar en exfumadores
mié 27 diciembre 2017. 17.20H
Una dieta rica en tomates y manzanas puede ayudar a reparar el daño pulmonar de los exfumadores. Esta es la principal conclusión de un estudio lanzado por la Escuela de Salud Pública Bloomberg de Johns Hopkins, donde se evidencia que el declive natural en la función pulmonar durante un periodo de diez años es más lento en aquellas personas que consumen más fruta y verdura (especialmente manzanas y tomates).

Los investigadores descubrieron que los adultos que comen, de media, más de dos tomates o más de tres porciones de fruta fresca al día tienen una disminución más lenta en la función pulmonar en comparación con los que comieron menos de un tomate o menos de una porción de fruta al día, respectivamente. Los investigadores preguntaron acerca de otras fuentes dietéticas, como platos y alimentos procesados que contienen frutas y verduras (por ejemplo, salsa de tomate), pero el efecto protector solo se observó en frutas y verduras frescas.

El documento, que es parte del estudio Aging Lungs in European Cohorts (ALEC), financiado por la Comisión Europea y dirigido por el Imperial College London, también ha encontrado una disminución más lenta en la función pulmonar entre todos los adultos, incluidos los que nunca lo habían hecho o lo habían dejado fumar, con el mayor consumo de tomate. La función pulmonar deficiente se ha relacionado con los riesgos de mortalidad por todas las enfermedades, incluida la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), la enfermedad cardíaca y el cáncer de pulmón.

“Este estudio muestra que la dieta puede ayudar a reparar el daño pulmonar en personas que han dejado de fumar. También sugiere que una dieta rica en frutas puede ralentizar el proceso natural de envejecimiento del pulmón incluso si nunca ha fumado”, explica Vanessa Garcia-Larsen, del Departamento de Salud Internacional de la Escuela Bloomberg y autora principal del estudio. “Los hallazgos respaldan la necesidad de recomendaciones dietéticas, especialmente para las personas en riesgo de desarrollar enfermedades respiratorias como la EPOC”.

Para el informe, el equipo de investigación evaluó la dieta y la función pulmonar de más de 650 adultos en 2002, y luego repitió las pruebas de función pulmonar en el mismo grupo de participantes 10 años después. Los participantes de tres países europeos, Alemania, Noruega y el Reino Unido completaron cuestionarios que evaluaban sus dietas y la ingesta nutricional general. También se sometieron a una espirometría, un procedimiento que mide la capacidad de los pulmones para absorber oxígeno.

La prueba recolecta dos mediciones estándar de la función pulmonar: volumen exhalado forzado en un segundo (FEV1), que mide la cantidad de aire que una persona puede expulsar de sus pulmones en un segundo; y capacidad vital forzada, la cantidad total de aire que una persona puede inhalar en seis segundos. El estudio controló factores como la edad, la altura, el sexo, el índice de masa corporal (un indicador de la obesidad), el estado socioeconómico, la actividad física y la ingesta total de energía.

Entre los exfumadores, la conexión dieta-función pulmonar fue aún más sorprendente. Los exfumadores que comieron una dieta alta en tomates y frutas tuvieron una disminución de alrededor de 80 ml en el período de diez años. Esto sugiere que los nutrientes en sus dietas están ayudando a reparar el daño causado por fumar.

“La función pulmonar comienza a disminuir alrededor de los 30 años a velocidad variable dependiendo de la salud general y específica de las personas”, explica Garcia-Larsen. “Nuestro estudio sugiere que comer más frutas de forma regular puede ayudar a atenuar la disminución a medida que las personas envejecen, e incluso, podría ayudar a reparar el daño causado por el tabaco. La dieta podría convertirse en una forma de combatir el aumento del diagnóstico de EPOC en todo el mundo”.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.