Separ se compromete a elaborar un libro blanco para que todos los hospitales cuenten con los medios suficientes

"Debemos tener un mapa preciso de recursos en los Servicios de Neumología"
María Teresa Ramírez, directora del Comité de calidad asistencial de Separ.


01 nov 2022. 14.10H
SE LEE EN 8 minutos
Mejorar la calidad asistencial de los Servicios de Neumología en España se ha convertido en una prioridad que busca potenciar la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ). María Teresa Ramírez, directora del Comité de calidad asistencial, afirma en Redacción Médica que “se tiene la intención de elaborar un libro blanco de los básicos que debe tener un Servicio de Neumología para ayudar a establecer referentes mínimos que debería tener cualquier Servicio en España. La mejor manera que se me ocurre es elaborar estos estándares mínimos, ya que cada comunidad autónoma tiene su propio sistema de gestión sanitaria y los recursos no se reparten de manera igualitaria”.

La incapacidad de codificar numerosas enfermedades nuevas dentro de la Neumología está suponiendo en España que muchas patologías no se puedan abordar de forma específica. Esta realidad es denunciada por Ramírez, que afirma que “no tenemos sistemas específicos para tratar patologías específicas dentro de la especialidad, conocidos como GRD. Se trata de un problema a nivel mundial, ya que ahora juntamos a un paciente con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) con un anciano que padece neumonía. La medida de nuestras actividades específicas se hace imposible, y alguún tratamiento como la ventilación mecánica con pacientes ingresados sigue sin codificarse y se clasifican como una neumonía sencilla”.

¿Cómo se encuentra la acreditación de unidades asistenciales en España?

La acreditación de todas las que es responsable Separ está en un periodo en el que reformulamos la forma de acreditarlas tras un cambio de reglamento, y en enero con las modificaciones que hemos hecho se reactivarán y empezarán de nuevo a renovarse, abriendo plazas para las nuevas unidades que quieran acreditarse. Con el coronavirus hubo una disminución de la actividad en unidades monográficas, e hizo que llevemos un año de margen para volver a abrir plazas de acreditación en 2023. Esperemos que haya un aumento en unidades que deseen acreditarse.

¿Qué problemas existen con la codificación respiratorio y cómo se trabaja para solventarlos?

La codificación, como en casi todo, está basada en un sistema, GRD, que es una nomenclatura internacional donde se agrupan las patologías en base a los consumos de recursos que va a suponer. Esto implica que a lo mejor juntamos en el mismo GRD un paciente con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) ingresado con neumonía y a otro con neumonía. Esto es debido a que el consumo que lleva consigo es la forma que se tiene de agrupar como sistema de gestión. Con esto se entiende que no tenemos sistemas específicos para patologías específicas de Neumología, de manera que la codificación es prácticamente imposible y la medida de nuestra actividad muy específica se hace imposible. No es un problema solo en España, sino a nivel mundial. Hay enfermedades nuevas como la ventilación mecánica en los pacientes ingresados que sigue sin codificarse y se sigue clasifican como una neumonía sencilla.

¿Cómo se puede mejorar la calidad asistencial de los Servicios de Neumología en España?

Se deben identificar cuáles son los problemas mas graves que tenemos. No es lo mismo trabajar en Madrid con muchos hospitales cercanos que quizá en uno de Logroño, donde el paciente se tiene que trasladar muchos kilómetros. Dependiendo del territorio resulta difícil poder acceder a recursos. Debemos tener un mapa preciso de los recursos que tenemos en los Servicios de Neumología, tanto humanos como materiales, y sobre eso plantearse mejoras. Cada comunidad autónoma tiene su propio sistema de gestión sanitaria y los recursos no se reparten de manera igualitaria. Separ intentó hace años la elaboración de un mapa de esta situación para identificar las diferencias como punto de arranque para que cada gestor y hospital defienda llegar a unos mínimos. Desde el grupo de calidad de Separ nuestra intención es elaborar un libro blanco de los básicos que debe tener todos los Servicios para ayudar a establecer referentes mínimos que debería tener cualquier hospital en España. Se trata de la mejor manera para elaborar estos estándares mínimos.

¿Cómo se trabaja con el Ministerio de Sanidad y las propias CCAA para lograr estas mejoras?

Desde el grupo calidad no trabajamos directamente con ellos, se encarga el grupo de relaciones institucionales.  Cuando tenemos proyectos que puedan tener la necesidad de este contacto, hablamos con ellos. Sobre la ventilación mecánica, buscamos conseguir que esta actividad establezca reuniones para conseguir un GRD. Una vez la sociedad acuerda la petición, el presidente de ésta es el encargado de trasmitirlo al Ministerio y a las comunidades autónomas para conseguir su aceptación. Sin duda, esta es la parte más complicada.

Hay proyectos respaldados por Separ, como el cribado de cáncer de pulmón o el nuevo plan frente al tabaquismo que aún esperan la aprobación de Sanidad, ¿cómo mejorarían la asistencia a pacientes con patología respiratoria y a los profesionales estas iniciativas?

Estos proyectos permitirían obligar a reconocer a nivel nacional que existe esta necesidad. Si nadie les dice cuál es la necesidad de nuestro paciente es difícil que arranquen los proyectos. Que estos proyectos sean liderados por una sociedad nacional permite dar ojos al Ministerio de Sanidad y a las comunidades, siendo la única manera de que haya cambios. Si todos los neumólogos avanzamos en un camino común, lo razonable es que el Ministerio realice cambios. Es nuestra obligación como especialistas no olvidar al paciente y presionar a las instituciones para mejorar. Por lo que respecta a los profesionales, que se lleven a cabo estas iniciativas nos aporta satisfacción. Cualquier proyecto aceptado por todos si se ejecuta permite hacer mejor nuestro trabajo.

¿Es necesario la contratación de más neumólogos en las plantillas en España?

De forma global, sí. El coronavirus nos ha castigado mucho dejando grandes bolsas de pacientes que se han tenido que reprogramar y que es imposible hacerlas desaparecer. Hay mucha sintomatología residual que se suma a lo que ya teníamos. De manera global es necesario aumentar las plantillas. En breve va a haber muchas jubilaciones y será complicado en una especialidad como la nuestra, que ocupa el 65 por ciento de las urgencias desde diciembre hasta junio y las demandas de Atención Primaria van a ser insostenibles con las plantillas actuales.

¿Qué importancia y repercusión tiene la recertificación de competencias en Neumología para lograr una mejor calidad asistencial?

Más que una recertificación, todavía desde el ministerio no tiene claro establecer las competencias específicas de cada especialidad. Es un tema que está a debate. Es vital que la complejidad que tiene la Medicina cada vez requiera de más subespecialidades. Se debe buscar una manera que, una vez acabado el periodo de residencia, existan unos mínimos o capacitaciones que se mantengan con cursos de recertificación. Muy exclusivamente sirve para asegurar mantener su capacitación y formación. Más que una recertificación, lo primero que se debe hacer es certificar, ya que en Neumología no certificamos y en casi ninguna especialidad. El nivel de complejidad lo exige.

Una de las funciones del comité es asesorar en asuntos profesionales y la defensa de los socios en los problemas de competencia que pueden surgir con otras especialidades. ¿Ha habido algún problema en esta última etapa?

En el tiempo que yo llevo en Separ no he tenido constancia de que nos haya llegado alguna denuncia de intrusismo. El cuerpo humano no está dividido en parcelas cerradas, puede haber roces y conflictos con otras especialidades.

¿Cómo se consiguen consensos relacionados con la actividad asistencial y la gestión clínica dentro de la Neumología?

Cada comunidad y hospital son un mundo y disponen de algunos recursos. Los hospitales de nivel tres tienen más recursos, y a medida que van bajando se reducen. No existe un estudio global donde se pueda conocer un tanto por ciento para saber si la toma de decisiones llega a generar más eficiencia para el paciente. La gestión de los recursos humanos es más potente en el nivel tres que en el uno, por lo que es más difícil de lidiar. Se ha demostrado que es una especialidad no conocida con un potencial en el manejo de la patología respiratoria que no tiene ninguna otra especialidad, tal y como ha evidenciado el coronavirus.
Las informaciones publicadas en Redacción Médica contienen afirmaciones, datos y declaraciones procedentes de instituciones oficiales y profesionales sanitarios. No obstante, ante cualquier duda relacionada con su salud, consulte con su especialista sanitario correspondiente.