La Ponencia de Alertas actualiza el protocolo sanitario para prevenir y localizar los casos positivos en España

Sanidad rastreará los contactos de la viruela del mono por sexo de riesgo
Ministerio de Sanidad


20 may 2022. 18.50H
SE LEE EN 4 minutos
El Ministerio de Sanidad ha actualizado el protocolo que utilizarán los profesionales de salud para tratar de detectar de manera precoz los casos positivos de la viruela del mono (monkeypox), después de que se haya activado la alerta en España por la notificación de los primeros contagios. Una de las principales novedades es que se tendrá en cuenta las relaciones sexuales de riesgo para contabilizar a los contactos estrechos.

El nuevo texto de la Ponencia de Alertas y Planes de Preparación y Respuesta al que ha tenido acceso Redacción Médica ha agregado un apéndice en el que se pide a los sanitarios que hagan un “especial hincapié en recabar información sobre las personas que haya podido mantener relaciones sexuales en contextos de riesgo con el caso”.

Junto a esta aclaración, el Ministerio de Sanidad también ha incorporado nuevos párrafos en el documento para indicar a los facultativos que deben evitar que este sondeo termine provocando cualquier tipo de vulneración de los derechos en función de la orientación sexual de los implicados. “De particular relevancia es abordar el estudio de estos casos evitando cualquier estigmatización del colectivo LGTBI+.”, han agregado al protocolo.

Esta aclaración se suma al resto de criterios por los que hasta ahora se consideraba a una persona como contacto estrecho de un contagiado como haber compartido la misma habitación con una distancia inferior a un metro sin utilizar un Equipo de Protección Individual (EPI). Haber manipulado ropa del caso positivo, tocado heridas percutáneas o mucosas y fluidos son otros de los requisitos. También se tendrá en cuento el manejo de cadáveres o de pruebas de laboratorio sin las medidas necesarias de prevención.

Sanidad aclara los síntomas de la viruela del mono


El resto del texto mantiene en líneas generales las ideas expuestas ya por la Ponencia de Alertas en su anterior informe. Se apunta a que la principal fórmula de transmisión de la viruela del mono es por contacto directo o indirecto con animales como roedores o primáticos en zonas endémicas. Aunque también se han descrito fórmulas de contagio entre personas mediante gotas respiratorias en un contacto “directo y prolongado”, por transmisión madre a hijo durante el embarazo o por fluidos corporales.

“La transmisión entre parejas sexuales, debido al contacto íntimo, parece ser el probable modo de transmisión en los casos detectados en las últimas semanas”, han expuesto.

El nuevo protocolo mantiene las principales línea de conocimiento sobre la enfermedad que cuenta con un periodo de incubación que puede oscilar entre los 5 y los 21 días. El cuadro clásico inicial incluye fiebre, dolor de cabeza, cansancio o linfadenopatías. Mientras que posteriormente pueden producirse erupciones, generalmente en la cara, que se extienden al resto del cuerpo.

“La erupción evoluciona secuencialmente de máculas a pápulas, vesículas, pústulas y costras que se secan y se caen. El número de lesiones varía de unas pocas a varios miles”, ha expuesto Sanidad.

Sanidad mantiene las medidas sanitarias de la viruela del mono


Lo que no ha cambiado apenas en el protocolo es el modo de actuar que deben llevar los profesionales sanitarios en caso de ingreso hospitalario de algún infectado. Siempre que sea posible,deberá adecuarse una habitación con presión negativa. O una individual con baño incluido si no fuera posible.

El aislamiento se mantendrá hasta que las lesiones desaparezcan por completo, mientras que tanto el personal sanitario como los acompañantes que accedan a la visita deberán portar un Equipo de Protección Individual (EPI) para prevenir contagios. La mascarilla FFP3, la protección ocular, los guantes y batas largas serán fundamentales en procedimientos médicos que generen aerosoles como la intubación, el lavado bronco-alveolar o la ventilación manual.

El transporte de los pacientes se realizará en ambulancias convencionales, aunque los profesionales deberán ser pertinentemente informados. Mientras que las muestras de laboratorio deberán tratarse como “potencialmente infecciosas”, lo que obligará a comunicar a los centros su envío.

“Para asegurar un sistema seguro de trabajo se deben seguir los protocolos de descontaminación, mantenimiento y eliminación de residuos utilizados habitualmente para otro tipo de microorganismos con el riesgo de propagación y mecanismo de transmisión similar”, expone Sanidad.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.