Protocolos profesionales en coronavirus: cambian mascarillas y aislamiento

Las sociedades científicas dan los últimos toques a las pautas ante el coronavirus que les ha pedido Sanidad

Salvador Illa y Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, en una de sus comparecencias sobre el avance del coronavirus.
Protocolos profesionales en coronavirus: cambian mascarillas y aislamiento
mié 12 febrero 2020. 19.00H
Los protocolos específicos que el Ministerio de Sanidad ha encargado a los profesionales sanitarios para el correcto abordaje del coronavirus avanzan a gran velocidad e incluyen mayores medidas de seguridad que las planteadas en un principio. Varias sociedades científicas han afirmado a Redacción Médica que ya han enviado sus aportaciones al departamento de Salvador Illa y que el flujo de correos por parte de los profesionales implicados es “constante”.

El equipo de Illa ya está ultimando los documentos finales desde que, aunque todavía no se conoce el número concreto, están divididos en áreas de actuación (laboratorio, manejo clínico del paciente, urgencias…) y no por especialidades.

Uno de los primeros grupos multidisciplinares de trabajo que ha incrementado sus sugerencias ha sido la Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene. Tal y como ya hicieron cuando se inició el brote, los especialistas han remitido a Sanidad una serie de recomendaciones para la protección de los trabajadores. Medidas excepcionales de las que se percibe una mayor protección que en el primer documento publicado al inicio del brote de la neumonía de Wuhan o, como la ha denominado oficialmente la OMS, Covid-19.


Los protocolos se han dividido en áreas de actuación y no por especialidades


Más allá de las medidas que ya señaló el Ministerio en su protocolo general, las sociedades científicas han remarcado la necesidad de usar mascarillas con respiradores de partículas (FFP2 o FFP3) en vez de las quirúrgicas para protegerse de posibles contagios.

Además, los protocolos específicos que se están enviando al Ministerio apuntan la necesidad de 'sacar' los casos sospechosos de Urgencias lo más rápido posible y desviarlos al circuito de aislamiento. 

Partes del protocolo


Así las cosas, el documento de Preventiva incluye el uso de un tipo de mascarilla especial, no la de material quirúrgico sino respiradores de partículas (similares a las que se usan con la tuberculosis). En cambio, para la gestión de residuos y limpieza de material clínico se realizaría como con cualquier otro virus con sus desinfectantes habituales. 

Por otro lado, desde la especialidad continúan sin abogar por la necesidad de un centro de referencia, aunque creen que todos deben estar preparados. "Si llegamos a tener problemas, todos los centros deben de tener respuesta. El paciente debe de estar en una habitación convencional, aislado y separado unos de otros", ha apuntado Jesús Molina Cabrillana, jefe del Servicio de Medicina Preventiva del Complejo Universitario Insular Materno Infantil de las Palmas de Gran Canaria.

En este sentido, Molina afirma que, ahora mismo, lo que más preocupa es "la detección temprana y localizar a todos los contactos para que no se escape ningún caso”.

Con ello, a los profesionales se les recomienda por los protocolos las mascarillas FFP2 valvuladas para expulsar aire fuera y las mascarillas FFP3 cuando se hagan broncoscopias o maniobras que generan aerosoles. De otro lado, las mascarillas quirúrgicas son "las adecuadas para pacientes y familiares ya que absorben las gotas porque tiene un componte específico para ello".

"Las mascarillas quirúrgicas son las mismas que se usan en la prevención de enfermedades como la gripe o la meningitis meningocócica", aclaran.

Tal y como ha manifestado el preventivista, estas recomendaciones las han enviado desde la sociedad al Ministerio para que este haga “la difusión que considere oportuna”. Para poder elaborarlas, Molina asegura que la sociedad ha contado con varios expertos (incluidos los enfermeros) que han aportado sugerencias específicas de su área.

"Es un protocolo muy sensato en el que no nos contradecimos con otras situaciones. Decimos prácticamente lo mismo que en los anteriores documentos pero enfatizando y aclarando muchos conceptos", ha añadido.


Preventiva: "Se recomiendan por los protocolos las mascarillas FFP2 valvuladas para expulsar aire fuera. Solo se usarán mascarillas FFP3 cuando se hagan broncoscopias o maniobras que generan aerosoles"


"Para proteger al profesional médico recomendamos medidas de mayor nivel de protección que las que recomendamos con la gripe. Es decir, aunque en un primer momento hablamos de que tenía un comportamiento similar a la gripe, ahora estamos recomendando en los protocolos la máxima protección", ha explicado. 

El secretario general de la sociedad recuerda que en estos momentos la información es “limitada” por lo que las actualizaciones son constantes y no se puede hablar todavía de un documento final en manos de Salvador Illa. “La transmisión del coronavirus es bastante limitada.

Existe tal refuerzo de vigilancia epidemiológica que es muy difícil que se escapen casos”, ha añadido. "Desde la Sempsph -finalizan-, se quiere insistir en la correcta higiene de manos como medida preventiva y limpieza de superficies del entorno del paciente".

Sobre la habitación con presión negativa, añaden que no se necesitan "ya que el coronavirus se transmite por gotas gruesas de más de 5 micras". "Enfermedades como la tuberculosis, que genera gotas pequeñas que quedan suspendidas en el el ambiente, así como el sarampión y otras enfermedades víricas, si requieren de habitaciones de presión negativa".

Diagnóstico precoz y aislamiento en Urgencias


Del mismo modo, el coordinador del Grupo de Trabajo Urgencias de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI), Francisco Epelde, se ha referido al protocolo elaborado por los internistas como un borrador a la espera de la posición ministerial, aunque en todo caso se trata de un texto "completo y solvente". Además, Epelde ha explicado que el borrador del protocolo específico contra coronavirus en Urgencias "hace especial hincapié" en el "triaje" y en la derivación al "circuito de aislamiento".

"Se trata de un virus nuevo para el que no hay tratamiento, por lo que lo mejor que podemos hacer para luchar contra esta enfermedad es impedir la difusión del virus". De ahí que el protocolo de tratamiento dentro de los servicios de Urgencias esté centrando fundamentalmente en la "identificación precoz" y el aislamiento. 

Así, si el paciente cumple con los criterios epidemiológicos, la prioridad de Urgencias es identificar al paciente y que el aislamiento se mantenga "hasta tener confirmación virológica" por parte del Instituto de Salud Carlos III, el único organismo que puede confirmar o descartar los casos.

Al igual que el resto de especialidades, Epelde señala que se está avanzando rápidamente en la creacion de estos protocolos, con un cruce de correos electrónicos constante para lograr que los documentos estén finiquitados lo antes posible.


Flujo de información constante


Con todo ello, la valoración de los preventivistas coincide con la de los enfermeros que forman parte de los grupos de trabajo. José Luis Cobos, vicesecretario del Consejo General de Enfermería, ha explicado que en estos momentos el flujo de correos electrónicos es constante entre todas las partes.

“Se está trabajando por grupos de área para estandarizar las pautas de actuación”, ha resumido a la espera de que el Ministerio de Sanidad celebre una reunión presencial para oficializar el trabajo online

Para terminar, este periódico ha podido contrastar que los médicos de Familia también han constituido su grupo de trabajo para abordar los mencionados protocolos, aclarando (como ya adelantó Redacción Médica) que solo se pondrán en circulación "si hay cambios en la situación epidemiológica".

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.