Coronavirus: riesgos laborales decide los EPIs de los operarios de limpieza

La Subdirección General de Sanidad Ambiental y Salud Laboral publica un nuevo protocolo para la limpieza viaria

Operarios desinfectando la terraza de un bar.
Coronavirus: riesgos laborales decide los EPIs de los operarios de limpieza
lun 23 marzo 2020. 18.55H
El Ayuntamiento de Madrid y la Subdirección General de Sanidad Ambiental y Salud Laboral han modificado el protocolo para regular la limpieza viaria de los espacios urbanos para la desinfección del coronavirus Covid-19 dejando en mano del servicio de prevención de riesgos laborales de cada lugar la protección del personal que desinfecta las calles.

Así se refleja en la modificación publicada este lunes, 23 de marzo, y distribuida por el Ministerio de Sanidad. Comparando este documento con el publicado en su primera versión del pasado miércoles, la única variación que se observa es que los profesionales de la limpieza pasan de estar protegidos con “traje plástico tipo Tyvex o similar, gafas protectoras, guantes de protección, mascarilla autofiltrantes para gases y vapores inorgánicos” a una protección a la elección del servicio de prevención de riesgos laborales. Haciendo variable la aplicación del protocolo en España.

Acceda aquí al protocolo del Ministerio de Sanidad

De esta forma, el nuevo documento vuelve a incidir en la necesidad del barrido de las vías públicas mediante un método húmedo y a que el baldeo se ejecute con derivados de amonio cuaternario, cuando sea posible, y la desinfección de bancos con mochilas pulverizadoras.

En lo que respecta al baldeo se vuelve a recomendar realizar utilizando agua reforzada con detergentes tensioactivos de arrastre, específicos para la limpieza viaria, en la concentración que sea indicada por los responsables de puesta en mercado de los productos utilizados.


Coronavirus: desinfectar con mochilas pulverizadoras las zonas próximas a hospitales


En el apartado de la desinfección, se insta a los organismos a que se ejecute con hipoclorito sódico al 0.1 por ciento mediante aplicación con mochilas pulverizadoras (20 ml de lejía común por litro de agua).

Este tipo de desinfección más a fondo se enfoca sobre todo en zonas próximas a centros sanitarios, grandes supermercados y centros de distribución de alimentos, así como zonas de la ciudad con asentamientos urbanos fijos o de pernocta de personas sin hogar. Lugares, por concretar, donde la afluencia de público y la posibilidad de contagio es muy alto.

En caso de precisar la realización de desinfección de superficies de bancos, farolas o cualquier otro elemento municipal en la vía pública, el documento concreta que podrán utilizarse los desinfectantes autorizados de actividad virucida de acuerdo con el listado facilitado por el Ministerio de Sanidad, y que se usan en el ambiente hospitalario.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.