15 nov 2018 | Actualizado: 19:10

Por qué los médicos todavía son mejores que las máquinas

Un estudio compara la precisión de los médicos al diagnosticar con la de los algoritmos informáticos

Un médico consulta una historia clínica en su ordenador.
Por qué los médicos todavía son mejores que las máquinas
dom 23 octubre 2016. 11.50H
Redacción
La comparación de la precisión del diagnóstico de un ordenador con el de un médico aún sigue siendo favorable para los humanos. De acuerdo con un estudio llevado a cabo por Hannah Semigran, David Levine, Shantanu Nundy y Ateev Mehrotra, todos ellos doctores en medicina, y publicado en JAMA, la revista de la Asociación Norteamericana de Medicina, se puede sacar esta conclusión: aunque el uso de programas informáticos puede ayudar a mejorar el diagnóstico de los medicos, nunca puede suplir al facultativo, ya que las máquinas fallan más que los humanos. Al menos por el momento.

Los autores del informe explican que, dado que el Instituto de Medicina de EEUU recientemente había puesto mucho el acento sobre el problema de los diagnósticos erróneos y había aportado la idea de que la informática podría ser la solución, querían poner a prueba esa afirmación.

Dados los avances en computación, los ordenadores ya son capaces de hacer diagnósticos clínicos de manera independiente. “Aunque se ha estudiado la capacidad de lectura electrónica de los electrocardiogramas, la precisión del diagnóstico de los ordenadores frente a los médicos era desconocida. Para cubrir este hueco hemos comparado los diagnósticos de médicos con algoritmos llamados 'symptom checkers' (identificadores de síntomas)”, explican los autores.

Mayor acierto humano

A lo largo de esta investigación, los autores pudieron comprobar los médicos elegían el diagnóstico correcto con mucha mayor frecuencia que esas máquinas. Y este resultado se mantenía en todas las categorías estudiadas. Para hacer la comparativa se utilizaron varios de estos chequeadores y el resultado fue que los médicos señalaron el diagnóstico correcto como el más probable en un 72 por ciento de ocasiones, mientras que estos dispositivos solo lo hicieron en un 34 por ciento de las ocasiones.

Los chequeadores de síntomas son sitios web y aplicaciones que ayudan a los pacientes con el autodiagnóstico. Después de responder a una serie de preguntas, el usuario recibe una lista de diagnósticos por orden de probabilidad generados por un algoritmo informático.

Los investigadores compararon la precisión de estos resultados con las que se ofrecen en la plataforma Human Dx, en la que colaboran 2.700 médicos y residentes de 40 países, y en la que estos ofreven respuestas a través del estudio de historias clínicas -no de examinación directa de los pacientes-. El resultado de la comparativa fue concluyente: los médicos son el doble de precisos que los identificadores de síntomas con solo echar un vistazo a la historia clínica.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.