Pilar Garrido: "A igualdad de méritos, toca que la mujer vaya primero"

Redacción Médica entrevista a la vicepresidenta de Facme, miembro del jurado de los Premios Sanitarias 2020

Pilar Garrido en los Premios Sanitarias
Pilar Garrido: "A igualdad de méritos, toca que la mujer vaya primero"
dom 02 febrero 2020. 16.00H
Pilar Garrido, vicepresidenta de Facme (Federación de Asociaciones Científico Médicas de España) y jefa de Sección de Oncología Médica del Hospital Universitario Ramón y Cajal, ha demostrado en distintas situaciones su carácter y capacidad para liderar equipos. Médica de profesión, fue la primera mujer en presidir la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) y ha ocupado diferentes puestos de responsabilidad, entre ellos, la Presidencia del Consejo Nacional de Especialidades, a la que renunció el pasado mes de diciembre. "Lo que sigo viendo en muchos foros es que soy la única mujer o, a lo sumo, que formo parte de un colectivo muy pequeño", explica a Redacción Médica Garrido, que forma parte del jurado de los Premios Sanitarias 2020.

Garrido recuerda con especial cariño su paso por la Universidad Autónoma de Madrid, donde se licenció en Medicina y Cirugía. "Me encantaba la filosofía y me parecía muy interesante estudiar la mente, su biología, etc. En la carrera, cuando empecé a ir al hospital, descubrí la Medicina de verdad, la fuerza de la relación médico-paciente y también la responsabilidad de formarse bien para poder ayudar", detalla la vicepresidenta de Facme, que conserva una estrecha relación con sus compañeros de estudios: "Ahí conocí a algunos de mis mejores amigos".

Optimista y luchadora


Pilar Garrido, vicepresidenta de Facme.

A Pilar Garrido, que se define como "optimista y muy luchadora",  siempre le ha gustado involucrarse en sociedades científicas y, dentro del propio hospital, en las comisiones de trabajo. "Creo que es la mejor manera de colaborar, apoyar lo que se hace bien e intentar cambiar lo que se podría hacer mejor", señala la médica, a quien le hubiera gustado desarrollar una "carrera investigadora más sólida". 

"Cuando llegué al Hospital Ramón y Cajal sólo había dos oncólogos, no había servicio y hubo que empezar de cero. Probablemente, en otro entorno, con mentores y con un servicio estructurado, mi desarrollo profesional hubiera sido diferente", comenta Garrido, que aconseja a los residentes hacer una estancia fuera de España: "Que vean cómo se trabaja en sitios de excelencia y que luego vuelvan con ese bagaje. Cuando ya has formado una familia es más complicado, no imposible, pero sí más difícil", considera. 

Sesgos de género


Garrido, consciente de que en algunos foros es la única mujer presente, advierte que "sigue 

Garrido, durante el trascurso de la jornada de Gestión Clínica IMAS Facme, del pasado mes de junio.

siendo muy frecuente que se dirijan a los varones por su apellido o título, y a las mujeres por su nombre de pila". Algo que asocia a un problema generalizado en la sociedad: "Creo que no es malintencionado en la mayoría de los casos, pero refleja un hecho cultural que hay que cambiar, lo primero nosotras haciéndolo ver".

Desde su experiencia, cree que el techo de cristal es una realidad en la sanidad. "En los ámbitos que se toman decisiones, y en la mayoría de los foros, casi todos son hombres y no hay mirada de género", expone Garrido, que considera que "a las mujeres hay que darles una primera oportunidad porque no son tan visibles". 

En su opinión, se ha avanzado "poco y despacio" en este asunto, donde hace falta una "mirada de género". "Hay que pensar siempre si hay mujeres capactadas para este puesto y molestarse en buscarlas. De momento, creo que toca que, a igualdad de méritos, la mujer primero", reivindica Garrido, que añade: "Nos estamos dejando, al menos, el 50 por ciento del talento sin explotar".

Con el tiempo, la vicepresidenta de Facme ha cambiado de opinión respecto a la posibilidad de establecer cuotas en los cargos directivos para garantizar la paridad. "No me gustan porque creo que tenemos méritos de sobra para no necesitar cuotas. Pero con los años me he vuelto, no sé si más realista o menos ingenua, y ahora pienso que es la única manera de conseguir un cambio real", confiesa. 

Conciliar en sanidad


Pilar Garrido con Rodrigo Gutiérrez, director general de Ordenación Profesional del Ministerio de Sanidad.

Garrido, madre de dos hijos, no tiene dudas sobre la posibilidad de conciliar en sanidad "como en cualquier otra profesión". De hecho, tanto ella como su pareja, lo han conseguido. "Mi marido y yo nos conocimos en la carrera y hemos tenido que enfrentarnos a los mismos retos profesionales, como la necesidad de un estudio constante. La organización de la vida personal ha sido fácil y de apoyo mutuo", destaca. 

Por lo general, su experiencia es "muy buena" a la hora de compaginar la maternidad con sus responsabilidades profesionales. "Cuando los niños eran pequeños, el trabajo de mi marido permitía cambios de turnos que nos facilitaron mucho las cosas ante imprevistos", recuerda Garrido, que nunca se ha visto tentada a renunciar ni a su carrera ni a su deseo de ser madre, como tampoco lo hizo su compañero. "Tenemos un trabajo similar en centros públicos y no entenderíamos que, por haber nacido hombre o mujer, las cosas fueran o tuvieran que ser diferentes", reflexiona.

"Con los años nos hemos ido dividiendo los roles", añade la médica, que bromea sobre su escasa habilidad en la cocina: "Por la salud de mi familia, yo no entro. Ni me gusta ni tengo paciencia", confiesa en esta entrevista. 

Condescendencia y paternalismo en el sector


La vicepresidenta de Facme sí ha sentido que, por el hecho se ser mujer, ha tenido que demostrar más valía que sus compañeros y le han tratado con "condescendencia o paternalismo". Por ello, considera que los Premios Sanitarias son "necesarios" porque "visibilizan a las mujeres". 

A Garrido le encanta leer y hacer deporte en sus escasos ratos libres, aunque tiene como "asignatura pendiente" dedicarse más a ello "porque la sensación de bienestar tras el deporte es impagable".

La médico, a quien también le gusta viajar, participa en las movilizaciones del 8 de marzo siempre que puede "porque hay que cambiar las cosas". Para ello, tira de informática: "Si estoy fuera y no puedo participar de otra forma, al menos pongo un email automático diciendo que ese día no respondo como señal de lo que está pendiente de lograrse". 

Garrido con Fernando Carballo, expresidente de Facme y Antonio Zapatero, actual presidente.



Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.