23 de marzo de 2017 | Actualizado: Jueves a las 13:10
Política Sanitaria > Medicina

Ningún sindicato apoya que la validación de la OMC sea obligatoria

Las organizaciones del Ámbito dudan de la propuesta de los colegios médicos

Antonio Cabrera (CCOO), Gracia Álvarez (UGT), Francisco Miralles (CESM) y Javier Martínez (CSI-F).
Ningún sindicato apoya que la validación de la OMC sea obligatoria
Viernes, 13 de enero de 2017, a las 15:30
El sistema de validación periódica colegial (VPC) que está impulsando la Organización Médica Colegial no encuentra apoyo entre la mayoría de los sindicatos del Ámbito de Negociación. Y no lo encuentra, principalmente, por la ambigüedad que existe sobre su obligatoriedad, si tiene coste o no y si supone más o menos cargas al sanitario, según han manifestado a Redacción Médica los propios representantes sindicales.

La VPC lleva años gestándose en el seno de la OMC, especialmente después de que aprobara en una de sus asambleas generales que el proyecto será, una vez se ponga en marcha, universal y certificable cada seis años. En cuanto a su obligatoriedad, la organización defiende que no lo será de primeras pero que, a futuro, sí, ya que así viene dictado desde Europa.

CCOO ve "oscurantismo"

El más crítico con este modelo es Comisiones Obreras (CCOO), que no ha dudado en manifestar su malestar con la entidad que preside Juan José Rodríguez Sendín tras la reunión que mantuvieron a principios de esta semana. Tal y como relata este sindicato, la organización se presentó a la cita para hablar del contenido de la VPC (entre otros asuntos), pero “desde la OMC no nos presentaron ningún documento que lo respalde”, explica su secretario de Sanidad, Antonio Cabrera.

CCOO sospecha que la OMC, además de la obligatoriedad, quiere implantar coste a este sistema (de manera indirecta y financiado por un tercero), además de imponer más cargas al médico. Dichas sospechas, según el sindicato, se basan en la campaña que supuestamente hicieron llegar dos colegios provinciales a sus médicos, donde indicaban a los colegiados que “la VPC es obligatoria y que podría tener consecuencias laborales”, además de especificar que “debían finalizar dicho proceso (ahora en fase piloto) durante el ejercicio 2016”.

“La OMC está llevando este asunto con un oscurantismo que no es necesario”, alega Cabrera. Algo que, en su opinión, no gusta nada al colectivo médico, que le ha transmitido a CCOO su “cabreo por lo poco transparente que se están haciendo las cosas”. Para atajar esta situación, el sindicato tiende la mano a la organización médica para reformular el sistema de validación.

Lagunas del proyecto

El resto de componentes del Ámbito consultados por este diario tampoco apoyan el modelo de manera expresa ni al cien por cien. Para CESM, el principal problema de la validación periódica colegial radica en la posibilidad de que sea obligatoria; mientras que UGT y CSI-F no entran mucho en materia pero sí ven lagunas en la iniciativa.

En el caso de estos dos últimos sindicatos, sus recién nombrados líderes (Gracia Álvarez en el caso de UGT y Javier Martínez en el caso de CSI-F) aseguran que el proyecto les genera dudas, según lo manifestado a este periódico, como para dar a la OMC un apoyo explícito. Por eso, prefieren consultarlo con sus bases antes de manifestar una postura abiertamente en contra como ha hecho CCOO.