25 de junio de 2017 | Actualizado: Domingo a las 21:00
Política Sanitaria > Medicina

Más de la mitad de los profesionales sanitarios se lavan mal las manos

Se ha demostrado que un 31 por ciento de los pacientes contrae una infección en el sitio quirúrgico

Según la OMS lavarse las manos "juega un papel fundamental en la lucha contra la resistencia a los antibióticos".
Más de la mitad de los profesionales sanitarios se lavan mal las manos
Redacción
Viernes, 05 de mayo de 2017, a las 16:20
El 61 por ciento de los profesionales sanitarios y el 50 por ciento del personal que trabaja en los quirófanos no se lava correctamente las manos en los momentos en los que más se necesita tenerlas totalmente desinfectadas, según ha alertado la Organización Mundial de la Salud (OMS) con motivo de la celebración del Día Mundial de la Higiene de Manos.

Concretamente, el organismo ha recordado que los cinco momentos "clave" en los que los sanitarios deben lavarse las manos son antes de tener contacto con un paciente, antes de realizar una tarea limpia o aséptica, después del riesgo de exposición a fluidos corporales, tras el contacto con el enfermo y con el entorno del mismo.

Asimismo, según han informado expertos del Grupo Hartmann, las principales superficies de contacto en los centros hospitalarios son las barandillas de la cama, mesitas de noche o interruptores de la habitación, lugares en los que tocan tanto pacientes como profesionales sanitarios o familiares.

De hecho, se ha demostrado que un 31 por ciento de los pacientes contrae una infección en el sitio quirúrgico, lo que hace que su estancia hospitalaria se prolongue de tres a 20 días.


Un 31% de los pacientes contrae una infección en el sitio quirúrgico


"La higiene de manos es la herramienta más sencilla y eficaz que tenemos para cortar esa cadena de transmisión por contacto y evitar la propagación de infecciones entre los pacientes. De hecho, es la primera medida de las precauciones estándar de atención a los pacientes y la principal en todos los paquetes de medidas de prevención de las infecciones relacionadas con la asistencia sanitaria como, por ejemplo, insertar un dispositivo médico invasivo, manipular una herida quirúrgica, o al realizar una punción, entre otros", han comentado la doctora Carolina Giráldez y la enfermera Isabel Adillo, del servicio de Medicina Preventiva del Hospital Universitario Infanta Elena Valdemoro.

Jabón y Agua 

Con el fin de lograr una correcta higiene de manos, el responsable nacional de Medicina Preventiva del Grupo Asisa, Jorge del Diego, ha explicado se que se pueden lavar con agua y jabón o con soluciones hidroalcohólicas, las cuales eliminan un mayor número de microorganismos en menor tiempo, si bien la primera medida es más efectiva cuando las manos están "visiblemente sucias".

Finalmente, y pese al elevado porcentaje de profesionales sanitarios que no se lavan adecuadamente las manos, Del Diego ha asegurado que en España ha cambiado "mucho" la percepción sobre la importancia que tiene este hábito, convirtiéndose en el eje central de las políticas de seguridad del paciente.

De hecho, ha recordado que administraciones sanitarias, servicios de salud y sociedades científicas ya han desarrollado programas específicos en higiene de manos y, actualmente, "ya no se entiende un hospital" en el que sus profesionales no estén formados en esta materia o no dispongan de acceso a soluciones hidroalcohólicas en puntos de atención al paciente.

"Sin embargo, una vez avanzado en este ámbito teórico, hemos de avanzar también en su aplicación práctica y, para ello, debemos dotar de recursos necesarios a nuestros trabajadores para que puedan alcanzar los niveles de cumplimiento adecuados que requieren los momentos de higiene de manos, aplicando también estrategias multimodales que aumenten su concienciación. El refuerzo con programas de observación de oportunidades/momentos de higiene de manos y el 'feed-back' de dichos resultados a los propios trabajadores continúa siendo, sin duda, uno de los abordajes básicos más efectivos", ha zanjado Del Diego.