Redacción Médica
22 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 19:30
Política Sanitaria > Medicina

Los ureteroscopios digitales se imponen por imagen y esterilidad

Según la experiencia de dos urólogos españoles

Ramón Cansino, del Hospital La Paz de Madrid, y Daniel Pérez-Fentes, del Servicio de Endourología y Litiasis del Complejo Hospitalario Universitario de Santiago.
Los ureteroscopios digitales se imponen por imagen y esterilidad
Lunes, 13 de febrero de 2017, a las 22:00
Un nuevo ureteroscopio digital, LithoVue, de Boston Scientific, se confirma como alternativa válida a los aparatos convencionales, que ofrecen calidad de imagen muy inferior aparte de la necesidad de esterilizarlos para su siguiente uso.

Los digitales convencionales no son desechables. En cambio LithoVue es de un solo uso. Y eso redunda en un ahorro a largo plazo porque evita el coste de la desinfección e incluso da pie a una intervención más eficiente, según la experiencia de alrededor de un año de al menos dos servicios hospitalarios punteros en España: el de Urología del Hospital La Paz de Madrid y el de Endourología y Litiasis del Complejo Hospitalario Universitario de Santiago.

Del primero de ellos, ha contado su experiencia con LithoVue el médico Ramón Cansino, y, del segundo, el médico Daniel Pérez-Fentes.

Este último, del Hospital Universitario de Santiago, ha ratificado que “el dispositivo ofrece dos ventajas muy interesantes: por un lado es digital, y eso se traduce en calidad de imagen, mucho mayor que la de los aparatos de fibra utilizados hasta hace muy poco”, ha explicado.

“La otra aportación del LithoVue es que es de un solo uso”, recalca. Eso significa, según este especialista, que se evita la potencial transmisión de infecciones atribuidas a una desinfección incompleta o una esterilización inadecuada.

Transmisión de infecciones durante la laparoscopia

Un asunto que no es baladí. De hecho, en países provistos de tecnología puntera, como Estados Unidos, hace tiempo que se dilucida cómo resolver esta clase de complicaciones a raíz de haberse detectado con relativa frecuencia en intervenciones similares, en especial en la manipulación laparoscópica que practican los especialistas en Gastroenterología.

“A diferencia del trabajo con dispositivos inventariables –que es lo que había hasta ahora– con los nuevos ureteroscopios digitales desaparece todo ese temor a romper el aparato o a tener demasiado cuidado con su uso, ante todo en técnicas en las que la fibra láser sufre con las angulaciones y es posible que se deteriore, a lo que se suma el problema de esterilizarlo para el siguiente uso, necesidad que ahora desaparece”, completa.

Perfecto estado instrumental durante la intervención

Por su parte, Ramón Cansino, del Hospital Universitario de La Paz, ha incidido en que “aparte de la calidad de la visión, apreciamos poder trabajar con un instrumento que en todo momento permanece en perfecto estado por la sencilla razón de que es nuevo cada vez que se usa”.

Y ha incidido, asimismo, en que no resulta más costoso porque “si se hace una comparativa con el gasto de esterilizar el material que no se desecha, el de las reparaciones que lleva consigo el aparto convencional debido a su rotura, y, en fin, la capacidad de solventar ciertos problemas que, si no ves bien, a  menudo exigen hacer en dos procedimientos lo que se haría en una solo con una buena calidad de imagen, desde luego que compensa utilizar el digital”.