La propuesta del Foro de Atención Primaria establece un nuevo calendario para las bajas de corto, medio y largo plazo

Los nuevos plazos del médico para otorgar bajas, en la mesa de Escrivá
Los facultativos de Atención Primaria consideran que se debería establecer las bajas de duración corta en 10 días.


09 may 2022. 15.00H
SE LEE EN 4 minutos
En la propuesta que ha transmitido el Foro de Atención Primaria al Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) de cara a la elaboración de un nuevo Real Decreto sobre bajas de Incapacidad Temporal (IT) se ha incluido un nuevo calendario para redefinir los periodos de bajas de corto, medio y largo plazo. Además, se plantea extender a todas las bajas laborales las características especiales asignadas a las propiciadas por contraer Covid-19. 

En dicho documento, que está estudiando el INSS y al que ha tenido acceso Redacción Médica, los facultativos de Atención Primaria consideran que se debería establecer las bajas de duración corta en 10 días. Una propuesta que justifican argumentando que “el 50 por ciento de las bajas duran 10 o menos días por tratarse de procesos emergentes, agudos o intervenciones de alcance limitado”.

El Foro entiende que el actual límite de 4 días es claramente “insuficiente” y, además, “obliga” al médico a establecer una fecha fija de alta, lo que a menudo retrasa la incorporación si la mejoría es temprana.

“Con los sistemas de comunicación en línea, el médico puede fijar una duración aproximada, con el máximo de 10 días, y permitir la incorporación anticipada del paciente si se ha producido la mejoría, con registro de la empresa en el INSS, cerrándose el procedimiento de manera automática”, reivindican.

¿Cuál sería el plazo para las bajas de duración media y larga?


Respecto a las bajas de duración media, el límite que recomiendan los facultativos es de hasta 3 meses. “Al menos otro 20 por ciento se incorporan antes de los 30 días y solo el 8 por ciento por encima de los 3 meses”, argumentan desde el Foro de Atención Primaria, quienes entienden que de esta manera se simplifican los tramos y el número de controles: “Podrían ser mensuales a partir del día 10 hasta los 3 meses”.

En cuanto a aquellas IT de larga duración, el periodo quedaría estipulado a partir de los tres meses. Una baja que los facultativos entienden que está ligada a patologías complicadas o cronificadas y, por tanto, el plazo depende más de la evolución de la enfermedad que de las actuaciones del médico.  Respecto al seguimiento, aseguran que “debería ser suficiente con un control trimestral, aunque con la posibilidad de fijar plazos inferiores”.

Extender las modificaciones de la baja covid a todas las IT


Otra de las reivindicaciones de los profesionales del primer nivel asistencial en cuanto a los tiempos de baja radica en una ‘universalización’ de las características especiales que se atribuyeron recientemente a las bajas laborales por Covid-19.

Cabe recordar que las comunidades autónomas, con el visto bueno del INSS, han alargado los procesos muy cortos de 4 a 7 días para la infección Covid asintomática o leve, con baja y alta en el mismo acto.

Ante esta modificación, los facultativos creen que “es deseable” que se extienda a todos los procesos, independientemente de su origen. De esta manera se evitarían nuevas visitas al centro de salud o llamadas telefónicas.

“Una diferenciación entre 4 y 7 días no aporta valor en los demás procesos agudos en los que a menudo se viene observando que es un plazo demasiado corto, que no cubre un mínimo de 5 o 6 días laborables de una semana habitual. Teniendo en cuenta que alrededor del 50 por ciento de los procesos duran menos de 10 días, ese sería un plazo máximo razonable para realizar altas y bajas en el mismo proceso. Por supuesto, en todos los casos el médico haría la estimación de días como se viene haciendo en función de la patología y la situación", explican desde el Foro de Atención Primaria. 
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.