15 nov 2018 | Actualizado: 19:10

La impresión en 3D evita amputaciones en niños con cáncer óseo

Combinada con la reconstrucción con colgajo de peroné

Los residentes Carlos García Sáiz y Alejandro Ruiz Moya.
La impresión en 3D evita amputaciones en niños con cáncer óseo
mié 24 agosto 2016. 12.30H
Redacción
La reconstrucción con colgajo de peroné en niños con sarcomas óseos (cáncer de huesos) ha evitado la amputación de las extremidades en todos los infantes operados en la última década por profesionales de la Unidad de Gestión Clínica Intercentros de Cirugía Plástica y Grandes Quemados de los Hospitales Universitarios Virgen Macarena y Virgen del Rocío.

Se trata de cirugías planificadas gracias a la aplicación de la reconstrucción virtual y la impresión tridimensional de modelos a tamaño real en ácido poligláctico, entre otros métodos.

El trabajo, titulado ‘Reconstrucción con colgajo de peroné tras sarcomas óseos pediátricos. Opciones reconstructivas, seguimiento y resultados a largo plazo’, ha sido presentado por el residente de Cirugía Plástica Alejandro Ruiz Moya.

En él han participado, además, los profesionales de la Unidad de Cirugía Plástica, Reconstructiva y Grandes Quemados Araceli Lagares Borrego, Domingo Sicilia Castro, Fernando Barrera Pulido, Francisco Carvajo Pérez, Alejandro Lorite Álvaro y Tomás Gómez Cía.

Mejor comunicación oral en el Congreso Ibérico de Cirugía Plástica

Según han informado fuentes de la Junta de Andalucía, esta compleja técnica, que utiliza tejido del propio paciente como implante, ha merecido el premio a la mejor comunicación oral en el III Congreso Ibérico de Cirugía Plástica, celebrado en Estoril (Lisboa).

El trabajo recoge que los profesionales de esta unidad han intervenido, junto con la Unidad de Tumores del Servicio de Traumatología y Ortopedia, a 19 pacientes pediátricos con sarcomas óseos y afectación de las extremidades superior, inferior y pelvis, en concreto entre los años 2002 y 2016. Para ello, utilizaron la técnica reconstructiva con colgajo de peroné, incluyendo la combinación con aloinjerto óseo de cadáver.

Las cirugías fueron planificadas gracias a la aplicación de los sistemas de información a la práctica clínica, como la angiografía de contraste mediante TAC, la reconstrucción virtual con el software AYRA y la impresión tridimensional de modelos a tamaño real en ácido poligláctico.

Durante los 14 años de estudio, el seguimiento medio fue de 41 meses; la supervivencia global, del 95 por ciento, y se salvaron el cien por cien de extremidades. El 15 por ciento de pacientes presentaron fracturas de la reconstrucción, que a los cinco meses ya estaban consolidadas. En los casos en que el sarcoma afectaba la extremidad inferior, el tiempo medio hasta que el paciente pudo volver a caminar sin ayuda fue de 9,8 meses.

Premio al mejor póster

Por otro lado, la comunicación tipo póster, presentada por el residente de Cirugía Plástica Carlos García Sáiz, también ha merecido el primer premio en el III Congreso Ibérico de Cirugía Plástica.

Titulado ‘Cirugía de reanimación facial paliativa en paciente con enfermedad tumoral avanzada’, expone el caso clínico de una paciente adulta operada en la Unidad de Cirugía Plástica, que adolece de una parálisis hemifacial completa secundaria a cirugía oncológica de tumoración parótidea maligna. 
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.