23 de septiembre de 2017 | Actualizado: Sábado a las 15:50
Política Sanitaria > Medicina

El número de médicos con adicciones sube un 8%, el dato más alto desde 2011

En el último año ha habido 323 casos nuevos, según los últimos datos del programa Paime de la OMC

El trastorno mental ha sido el principal motivo de la demanda de ingreso en este programa.
El número de médicos con adicciones sube un 8%, el dato más alto desde 2011
Redacción
Miércoles, 10 de mayo de 2017, a las 15:40
El número de médicos atendidos por trastornos mentales o adicciones a través del Programa de Atención Integral al Médico Enfermo (Paime) de la Organización Médica Colegial (OMC) ha aumentado un 8,3 por ciento en el último año, con 323 nuevos casos, la cifra más alta desde hace cinco años.

Los datos de 2016 presentados este miércoles sobre este programa, que desde que se puso en marcha en 1998 ha atendido a 4.294 facultativos, muestran un aumento con respecto a los datos de 2015, cuando recibió 298 nuevos casos, y desde 2011 (351 nuevos pacientes)no tenía datos tan altos.

Tipos de ingresos

En el último año el trastorno mental ha sido el principal motivo de la demanda de ingreso en este programa (75,8 por ciento), seguido de problemas de alcoholismo (9,3 por ciento) y drogas (7,3 por ciento). Además, el 7,7 por ciento de los casos presentaba una patología dual. En cuanto a los diagnósticos clínicos, el mayor número de casos está relacionado con trastornos del estado de ánimo (29,4 por ciento), seguidos por trastornos adaptativos (20,9 por ciento), los relacionados con el consumo de alcohol y otras sustancias (19,4 por ciento) y de ansiedad (15,4 por ciento).

En la aparición de estos problemas pueden influir muchos factores de tipo personal pero también puede influir el entorno laboral, donde “pueden entremezclarse problemas de ‘mobbing’ o acoso o desgaste profesional, muy relacionado con su entorno laboral y organizativo”, ha explicado el presidente de la OMC, Serafín Romero.

El problema, según advierten, es que puede afectar a su práctica profesional y afectar por tanto a la seguridad de los pacientes. De hecho, de los casos registrados en 2016 se han analizado como complicados 90, de los cuales 57 presentaban riesgo de mala praxis, 31 tenían conflictos en el entorno laboral y 2 médicos tuvieron que cambiar de centro de trabajo.

Por especialidad médica y CCAA

La especialidad más afectada por este tipo de trastornos es la de Medicina Familiar y Comunitaria, que protagoniza más del 40 por ciento de los casos, seguidos de anestesistas (6,1 por ciento), pediatras (5,5 por ciento) y psiquiatras (4.8 por ciento).

Y por comunidades, la tasa de médicos afectados es mayor en Cataluña y Navarra, con 55 casos por cada mil colegiados, seguidas de Ceuta y Melilla (37,8), Andalucía (18,3) y Cantabria (17,1).

Afecta a más mujeres y a personas de 51 a 60 años

Por edad, el colectivo más afectado es el de entre 51 a 60 años (28,7 por ciento), mientras que por sexos hay un cambio en la tendencia con respecto al informe del 2014, siendo esta vez mayor el porcentaje de médicos mujeres afectadas por problemas de salud mental (52,5 por ciento) frente a los médicos hombres (47,5 por ciento). Además ha incrementado la media de edad entre las mujeres, pasando de los 36 años en 2014 a los 44 del año pasado. El programa está sustentado en la confidencialidad y la confianza, y en su diseño específico para los profesionales médicos que se instrumenta desde los colegios para ayudar al médico con problemas y posibilitar su rehabilitación para volver a ejercer.

Los últimos datos muestran como hasta el 65 por ciento de los casos atendidos habían acudido al programa de forma voluntaria, y el 49,8 por ciento por iniciativa propia, mientras que el 15,5 por ciento acudió a través de un colega y el 12,1 por ciento a través del departamento de Riesgos Laborales.

El presidente del Colegio de Médicos de Uruguay, Nestor Campos, que este año participará en el VII Congreso Paime que arranca este jueves en Palma de Mallorca, ha destacado que su institución ha utilizado la experiencia de este programa para aplicarla "de acuerdo a sus necesidades y organización", algo en lo que ha coincidido Giselle Amador, del Colegio de Médicos de Costa Rica, que también ve importante "compartir experiencias" para mejorar el abordaje de este problema.