13 nov 2018 | Actualizado: 21:20
Profesionales sanitarios / Medicina

El dolor es la segunda causa de consulta en Atención Primaria

Semergen aboga por el 'mindfulness' como terapia

Pedro Ibor.
El dolor es la segunda causa de consulta en Atención Primaria
vie 17 junio 2016. 15.05H
Redacción
“En España, el dolor es la segunda causa de consulta en Atención Primaria (AP) y más del 50 por ciento de ellas se asocia al dolor crónico. Por lo tanto, los médicos Familia son los primeros en diagnosticar y tratar las enfermedades que causan dolor, tanto agudo como crónico, y de ahí la importancia de la formación continua para un abordaje correcto”, ha declarado Antonio Alcántara, presidente del Comité Científico de las II Jornadas Nacionales de Dolor de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen), que se celebran en el Colegio Oficial de Médicos de Valencia.

“Es precisamente en Atención Primaria donde el paciente consulta con más frecuencia sus problemas de dolor, debido a la proximidad y al carácter generalista de la misma”, ha subrayado, por su parte, Pedro Ibor, presidente del Comité Organizador. Ante esta situación, los especialistas en Medicina de Familia demandan más formación, especialmente porque tanto en el tratamiento farmacológico como en el no farmacológico se han experimentado importantes avances en los últimos años.

“Existe una infraevaluación e infratratamiento del dolor”, ha alertado Alcántara, quien ha apuntado a las creencias erróneas, el fatalismo, la falta de formación o recursos como algunos de los motivos para explicar esta situación.

Según este experto, “dada la alta prevalencia del dolor crónico en la población general, los profesionales de AP, en su práctica clínica habitual, se enfrentan a este problema en un mayor número de pacientes y van a tener que tomar decisiones relacionadas con su tratamiento o abordaje integral en todas sus vertientes, lo que hace patente la necesidad de adquirir una sólida formación en el área del dolor”.

La importancia del paciente activo

Los especialistas reunidos en Valencia señalan que la implicación del paciente es “fundamental”, por lo que es necesario, según ha destacado Ibor, “que tanto los profesionales como la Administración generen herramientas para que puedan participar en el desarrollo de proyectos de salud, como pueden ser las escuelas de pacientes”.

El objetivo principal del encuentro es formar y actualizar los conocimientos de los médicos de Primaria en el manejo del dolor. “Vamos a profundizar, por un lado, en el tratamiento farmacológico del dolor, y por otro, en el aspecto ‘bio-psicosocial’ de su abordaje, con técnicas como el mindfulness, de relevante interés en el tratamiento de la fibromialgia, así como en otras patologías, en las que el paciente es el principal protagonista, convirtiéndose en un paciente activo”, ha recalcado.

“El dolor” –ha puntualizado este experto– “no sólo es una experiencia desagradable para el paciente, sino que también afecta a su entorno  más cercano, como familiares, amigos, cuidadores…”.

La importancia del médico formado

“Desde el Grupo de Trabajo de Dolor de Semergen estamos convencidos de que la mejora en la formación de los profesionales de primer escalón del Sistema Nacional de Salud es una de las inversiones fundamentales para lograr ser más eficientes y resolutivos en el tratamiento de pacientes con dolor, con los beneficios que ello supone para el sistema sanitario”, según ha señalado Ibor.

Por ello, acaba de publicarse un ‘Documento de Consenso en dolor crónico no oncológico (DCNO) en Atención Primaria’ para visibilizar la importancia que el dolor crónico tiene en el sistema sanitario y su repercusión en Primaria, elaborado por Semergen junto con las otras dos sociedades científicas del primer nivel asistencial.

La aplicación del ‘mindfulness’ como vía de tratamiento

Una de las nuevas vías de tratamiento no farmacológico a la hora de gestionar el dolor ,e incluida en el programa científico de las Jornadas, es el mindfulness.

“La aplicación del mindfulness en pacientes con dolor crónico se basa en la idea de que puede ayudarles a aceptar el dolor y por tanto reducir la evitación, y a tener más control sobre sus procesos atencionales tan ligados a la percepción del dolor”, ha explicado Alcántara.

Muchos expertos, según ha afirmado, aseguran que las personas que puntúan más alto en mindfulness sienten menos dolor, presentan una mayor calidad de vida y sufren menos emociones negativas. “Esto pone de manifiesto que, si se sufre algún cuadro de dolor crónico, por muy incapacitante que sea, es posible aprender a manejarlo y convivir con él”, ha concluido.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.