El 66% con adicciones tiene problemas con el alcohol y el 76% de casos atendidos son por trastorno mental

El 34% de los médicos adictos consume sustancias como cocaína o anfetaminas
Manuela García, Tomás Cobo y Nina Mielgo


28 oct 2021. 11.00H
SE LEE EN 5 minutos
Cerca del 77 por ciento de los 1.200 profesionales que acudieron al Programa de Atención Integral al Médico Enfermo (PAIME) presentaban trastorno mental. Este fue de hecho el principal motivo de ingreso entre 2019 y 2020, con un aumento de dos puntos porcentuales, según el informe bienal ofrecido por la Organización Médica Colegial.

En estos dos años, influenciados por el paso de la pandemia, también se ha notificado un incremento de las patologías adictivas, alcanzando el 13,5 por ciento. Dentro de estas conductas, predomina "de formas notoria" el abuso del alcohol, en un 66 por ciento de los casos, y el consumo de otros tóxicos como cocaína o anfetaminas, con una incidencia de hasta el 34 por ciento. 

De hecho, el 20 por ciento de los 1.201 nuevos ingresos registrados en los dos últimos años, fueron casos complejos con "riesgo de mala praxis, conflicto en el entorno laboral o incluso necesidad de cambiar de puesto de trabajo". 

Más que a una "mayor incidencia de problemas de salud mental", este aumento se debe a "la mayor accesibilidad a este programa" y una "menor estigmatización". "Acudir al PAIME se ve cada vez más natural", asegura Tomás Cobo, presidente del organismo, quien ensalza el poder de esta estrategia para "canalizar" todas estas patologías sufridas por el colectivo y "proteger así a la sociedad de posibles malas praxis ante momentos de crisis". 

"Hay que extraerles de la manera más amable porque les quitas su único patrimonio que es su profesión", detalla Cobo en respuesta a Redacción Médica, al hablar de este programa, nada punitivo en comparación con el Estado y que funciona como "un colchón" para que el médico "pueda recuperarse en un entorno de confianza".

 Manuela García, Tomás Cobo y Nina Mielgo.


El porcentaje de rehabilitación es además alto, con entre un 89 y 90 por ciento de médicos que se reintegran en su puesto de trabajo una vez recuperados. Una vez allí, y previo consentimiento, el superior del facultativo puede realizar seguimiento del caso con una muestra de pelo en el caso de toma de tóxicos o un caudalímetro de medición de alcohol, explica Manuela García, vicepresidenta segunda de la OMC. 

Anestesiología y Psiquiatría son las dos especialidades con "mayor vulnerabilidad" en el entorno médico. La primera, de hecho, es la que mayor índice de suicidios registra al tener "mayor acceso a las drogas" y por tanto, un mayor conocimiento de cómo generar autolisis, y la acumulación de momentos de alta tensión asistencial y estrés. Aún así, en relación al volumen de médicos por especialidad y porcentaje de personas susceptibles, Atención Primaria absorbe el grueso de pacientes del programa. 

Con la pandemia como palanca de cambia, este programa atendió un 37 por ciento más de profesionales que en el periodo 2017-2018, con una media de 400 facultativos anuales. Hubo más casos, sin embargo, en 2019 que en 2020, a pesar de estar "inmersos en plena crisis del Covid", aunque no será hasta 2021 cuando se conozca el verdadero impacto, aclara García.


Aumento de trastornos en médicos menores de 30 años


La mayoría de pacientes atendidos, el 63 por ciento, estaba trabajando cuando acudió al PAIME, aunque el 1 por ciento tenía inhabilitación temporal profesional. El 86 por ciento trabajaba en el Sistema Nacional de Salud, el 9 por ciento en el sector privado y el 5 por ciento en ambos. 

Por comunidades, Cataluña, Madrid y Andalucía son las que acumulan mayor número de facultativos acogidos al PAIME, aunque con diferencias notorias en la evolución de los casos. Es reseñable igualmente el aumento de la vía voluntaria a la hora de acceder a este programa. El 76 por ciento de los médicos solicitaron su ayuda de forma espontánea mientras que el 22,8 por ciento lo hizo de forma inducida, es decir, incitados por su entorno familiar o laboral. 

La proporción de mujeres (60 por ciento) que pidieron ayuda médica fue mayor a la de hombres (40 por ciento). Preocupa igualmente el hecho de que el 0,96 por ciento de los profesionales atendidos tuviera menos de 30 años. Es de hecho, el mayor porcentaje registrado en relación al número de médicos colegiados por franja de edad, aunque la mayoría de problemas se sigan concentrando entre los facultativos de 40 y 60 años. Un dato "muy preocupante" a ojos de la OMC, teniendo en cuenta que "hablamos del futuro" de la profesión.

De los problemas de salud mental entre el colectivo, los efectos del burnout en pandemia y la financiación de estos programas se hablará en el IX Congreso Paime que se celebrará en Cádiz del 3 al 5 de noviembre. 

Un momento de la presentación de los datos de evolución del Programa de Atención Integral al Médico Enfermo.


Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.