23 de noviembre de 2017 | Actualizado: Jueves a las 21:30
Política Sanitaria > Medicina

Descubren que cuanto menos te quiere tu pareja, más te duele el lumbago

La falta de apoyo puede conllevar una mayor duración del dolor, según un estudio de una universidad de EEUU

El estudio asocia una mayor hostilidad de la pareja con mayores puntuaciones de depresión y dolor para el paciente.
Descubren que cuanto menos te quiere tu pareja, más te duele el lumbago
Redacción
Martes, 22 de agosto de 2017, a las 13:20
Investigadores de la Universidad Rush de Chicago (Estados Unidos) aseguran que las personas con dolor lumbar crónico lo sufren de forma más aguda cuando sus parejas muestran una actitud crítica y no les ofrecen ningún tipo de apoyo, según los resultados de un trabajo publicado en la revista 'Pain'.

"La mayoría de estudios sobre las interacciones entre las personas con dolor crónico y sus familiares se han centrado en los efectos positivos de su apoyo", según ha reconocido John Burns, autor principal del estudio, que con su estudio ha comprobado que cuando esto no sucede también trae consecuencias.

En concreto, han visto, que la falta de apoyo de la pareja puede conllevar una mayor duración del dolor, incluso durante tres horas más que al resto, así como más expresiones, gestos o gritos de sufrimiento, que a su vez repercuten negativamente en la pareja y les lleva a cuestionar aún más la dolencia.

En su estudio incluyeron a 71 parejas de las que uno de los miembros sufría dolor de espalda crónico, bien por una estenosis espinal, una hernia o problemas en los discos de la columna. Mediante una entrevista de 10 minutos buscaban ver cuál era la actitud de las parejas y si podían contribuir o no a afrontar mejor el dolor.

En ese encuentro los autores del estudio pretendían generar conflicto, pero el grado de crítica u hostilidad no fue en ningún momento manipulado, según aclaran. Después, los afectados por el dolor realizaron una pequeña actividad de 10 minutos con diferentes ejercicios (sentarse, levantarse, caminar, estirarse o levantar objetos) mientras su pareja les observaban.

Mientras tanto, los investigadores medían la crítica abierta y la hostilidad de las parejas y cómo las percibían los propios afectados, así como la intensidad del dolor, sus gestos relacionados y posibles síntomas depresivos.

Durante el encuentro, los investigadores constataron que cuando se producían situaciones de conflicto aumentaba de forma significativa la ansiedad, ira y tristeza.

Más síntomas depresivos

Y posteriormente, ya en la actividad, los pacientes con puntuaciones más altas de depresión también fueron más propensos a percibir una mayor crítica por parte de su pareja y sentir más dolor. Asimismo, una mayor hostilidad de la pareja también se asoció con mayores puntuaciones de depresión y dolor para el paciente.

Sin embargo, cuando los investigadores se ajustaron a otros factores que influyen en el dolor, el vínculo entre la hostilidad conyugal y los niveles de sufrimiento del paciente sólo fue estadísticamente significativo en las mujeres con dolor de espalda.

"Dado que el estudio requería que tanto el paciente como el cónyuge cooperaran lo suficiente para participar, generalmente se llevaban bien", según ha reconocido Burns, que pese a ello admite cómo las parejas "emitieron suficientes comentarios críticos como para afectar de forma negativa en su dolor y capacidad funcional".

El equipo de investigación también se sorprendió de cómo los cónyuges parecían inicialmente preocupados por el dolor durante la discusión e incluso preguntaban si el ejercicio posterior les provocaría dolor a sus parejas. Sin embargo, esos cónyuges también eran críticos.

"Los problemas de pareja son habituales y a menudo influyen en los pacientes con dolor crónico, y el problema es que en la mayoría de casos no se abordan de forma adecuada", ha añadido el psicólogo Tim Smith, de la Universidad de Utah, que no ha participado en el estudio.