Esta medida del Gobierno, dirigida a satisfacer las demandas de Bruselas, disminuiría la cuantía en un 8,6%

Aumentar el cómputo de 25 a 35 años reduce la pensión médica 198 euros
El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá.


14 nov 2021. 14.00H
SE LEE EN 3 minutos
La ampliación de los 25 a los 35 años del cálculo de la base reguladora en el sistema de pensiones impactaría negativamente en la cuantía de la pensión media inicial de jubilación, que disminuiría alrededor de un 8,6 por ciento, según el estudio realizado por el Observatorio de Pensiones de la Universidad de Valencia y de Extremadura. Concretamente, en el caso de los médicos, cuya pensión media asciende a los 2.300 euros mensuales, el porcentaje tendría un impacto negativo de 198 euros en la cuantía, si esta ampliación de diez años se aplica sin ninguna medida complementaria.

Esta nueva reforma, propuesta por el Gobierno para satisfacer las demandas de Bruselas sobre el ahorro de las pensiones, ha centrado nuevamente las miradas en el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, quien ha asegurado que la extensión del periodo de cómputo está aún por debatir. “Lo que va a hacer es mejorar la situación de estas personas cuyos últimos años cotizados no son los mejores”, ha defendido.

Además, el responsable de Seguridad Social ha afirmado que la medida se estudiará para los trabajadores con carreras largas o con lagunas de cotización y que no implicará, en ningún caso, un recorte de la prestación.


¿Cómo afecta el aumento del cómputo de la pensión?
 

Según el análisis sobre los efectos de la ampliación a 35 años, la variable más relevante es la cuantía de la base reguladora, que afecta de manera inversa a la mejora de la pensión, ya que los que tienen menor base reguladora podrían incrementar su pensión tres veces más que los de bases altas: un 12,83 por ciento de incremento de los primeros, frente a una subida del 4,37 por cineto de los últimos.

Al igual que en el caso de no considerar los mejores 25 años, el estudio ha detectado un posible “problema de discriminación indirecta de género”, ya que las mujeres aumentarían su pensión inicial un 6,05 por ciento, frente al incremento de los hombres que sería de un 6,86 por ciento, lo que supone una diferencia en términos relativos de un 13,39 posible más de pensión para los hombres que para las mujeres.

Por otro lado, la edad de jubilación también tiene un efecto relevante, siendo mayor el impacto sobre las jubilaciones demoradas, con un aumento del 7,84 por ciento, que sobre las anticipadas, con un 5,79 por ciento, estando las ordinarias en situación intermedia, con un 6,86 por ciento.

“Creemos conveniente ampliar a 35 años, incluso a toda la carrera laboral, el periodo de cómputo de la base reguladora en aras de conseguir un sistema más equitativo y sostenible, si bien el precio a pagar sería unas pensiones de menor cuantía”, aseguran los autores del análisis. No obstante, sostienen que, si la ampliación del periodo de cómputo a 35 años va acompañada de la posibilidad de seleccionar los mejores 25, el efecto que se produciría sería justo el contrario ya que empeoraría la equidad contributiva y sostenibilidad del sistema.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.