11 dic 2018 | Actualizado: 12:25

¿Y si la razón por la que no entiendes a tu médico no es su mala letra?

El proyecto JUNTS elabora un listado de errores que practican los facultativos entre los que destacan la impersonalidad

Afirman que los profesionales escriben con una gran cantidad de faltas de ortografía.
¿Y si la razón por la que no entiendes a tu médico no es su mala letra?
sáb 04 agosto 2018. 14.10H
I. P. Nova
Siempre se ha dicho eso de que las recetas del médico no se entendían por su letra pero… ¿y si el problema está en el interior de todos esos garabatos alineados? El proyecto JUNTS (RecerCaixa 2015) ha elaborado un estudio en colaboración con la Universidad Pompeu Fabra sobre los problemas que se encuentran los pacientes a la hora de entender las prescripciones de su facultativo. Al final, han diagnosticado que el problema no está en la forma sino en el fondo.

Abreviaturas, siglas sin desglosar, terminología concentrada, simbología que se contradice dentro del propio informe… Esos han sido algunos de los grandes problemas que los estudiosos han encontrado a la hora de analizar los pliegos técnicos de los facultativos hacia sus pacientes. "Una gran cantidad de faltas de ortografía, la impersonalidad a la hora de tratar al paciente y la falta de conectores han sido otros de los muchos fallos que hemos encontrado", completa la investigadora del IULATERM y profesora titular del Departamento de Traducción y Ciencias del Lenguaje (DTCL) de la UPF, Rosa Estopà.

Imagen del diccionario que se ha desprendido tras el proyecto de investigación.


Para su diagnóstico, el proyecto ha contado con tres fases de estudio que han servido para señalar con el 'dedo acusador' los grandes fallos de los facultativos a la hora de prescribir indicaciones sanitarias a sus pacientes. "Teníamos que entender por qué hay un problema de comunicación", introduce la experta en lenguaje que se ha visto muy sorprendida por la falta de comprensión que presentaban los grupos de estudio.

Los padres sienten angustia cuando no entienden a sus facultativos




En este caso, el trabajo se presenta en colaboración con la Federación de Española de Enfermedades Raras y han sido los padres y los niños de este colectivo quiénes se han ofrecido como muestreo. En la primera fase del estudio, se realizó una entrevista en profundidad a diez familias. Más de dos horas de encuentro en la que los padres manifestaron su "angustia" a la hora de no entender los términos con los que se trata a sus hijos.

En la segunda fase, el equipo analizó informes médicos "un total de cincuenta procedentes de diferentes especialidades" para conseguir aislar los parámetros lingüístico-discursivos que obstaculizan la comprensión de estos texto.

Se ha visto cómo la construcción de frases muy largas, el orden de las palabras, la concentración de terminología no explicada, el uso abusivo de las siglas, los símbolos, las abreviaturas no internacionales, los abundantes errores tipográficos, la variación terminológica, la falta de elementos de conexión de las frases, son algunas de las barreras cognitivas y lingüísticas que dificultan su comprensión. 

La mayoría de los informes médicos tenían faltas de ortografía y errores de conexión entre frases




Por último, y como ejemplo más claro de la mala comprensión entre el médico y el paciente, los estudiosos han realizado un ejercicio de contraste con un público no vinculado al campo de las enfermedades raras ni al sanitario.

El muestreo se realizó en dos fases. Una con un informe médico real, destinado a personas con un nivel de estudios alto, y otro con un documento adaptado que tuvieron que analizar personas con menos nivel educativo. Pese a la diferencia de base de los dos grupos de análisis, la comparativa reveló que el informe adaptado fue mucho más fácil de entender que el normal. Los resultados de este experimento, procesados con el calculador GRANMO y mostraron que entre el nivel de comprensión del texto original y el del texto adaptado hay una diferencia estadística muy significativa de +4,56 puntos.

No es más fácil ni con menos nivel

El informe adaptado, explica Rosa Estopà, se elaboró a partir de los parámetros previamente detectados como "obstáculos" de comprensión. Lo que la lingüista califica de "técnicas de redacción sencilla" han sido los detonantes de la comprensión del informe para personas "menos cultas".

Rosa Estopá, directora del estudio y del proyecto.

En definitiva, ofrecen el máximo de información asumible para el lector no experto mediante herramientas muy sencillas que se están planteando, incluso, hacer llegar a los facultativos para que las apliquen en su día a día.

Apuntan desde el organismo del estudio que ellos no han hecho más fácil el informe ni han bajado el nivel. "Una de las cosas que más benefician al paciente es que el tratamiento o las notificaciones sobre qué debe tomar o cuándo estén en frases explicitas y concretas", refrendan. 

El informe enseña que no hace falta escribir más técnico sino más sencillo




De momento se ha creado una herramienta web para ayudar a las familias con hijos con enfermedades raras y dentro de dos meses se va a lanzar un diccionario con terminología enfocada a los más pequeños de la casa. Pero, además, están planteando que este trabajo influya en la formación de futuros profesionales así como en el desarrollo de una herramienta digital que ayude a desglosar las siglas de los informes.



Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.