El listado de pacientes con insuficiencia cardiaca incorpora la nutrición, la fragilidad y la descongestión

Versión 2.0 del registro RICA: más calidad con "variables inéditas"
Joan Carles Trullàs Vila.


15 oct 2021. 13.00H
SE LEE EN 4 minutos
El grupo de Insuficiencia Cardiaca y Fibrilación Auricular de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI) ya ha diseñado la versión 2.0 de su exitoso Registro Nacional de Insuficiencia Cardiaca (RICA), que cuenta con más de 7.000 pacientes y 20 publicaciones en revistas científicas. Una actualización que, según se ha detallado en la 23ª reunión del grupo celebrada estos días en Marbella, incorpora variables “inéditas” hasta la fecha.

Joan Carles Trullàs Vila, coautor del proyecto de investigación del nuevo RICA y encargado de presentarlo en sociedad, detalla a Redacción Médica cuáles son las principales novedades, la importancia de las mismas y cuándo se pondrá en marcha la actualización del registro.

¿Cuáles son las principales novedades del RICA 2.0?

Es una continuidad de lo que ya hacíamos pero con cuatro enfoques nuevos que no se tenían en cuenta hasta ahora: la frecuencia cardiaca con fracción de eyección preservada; la valoración geriátrica del paciente mayor, valorando el estado funcional, cognitivo y de fragilidad; el estado nutricional; y la fase de descongestión. Es decir, seguimos con lo que hacíamos y aumentamos el foco en estas variables que no teníamos en cuenta en el registro RICA anterior.

¿Con las nuevas incorporaciones se busca aumentar la calidad del registro?

Los registros en general solo cogen información, nosotros nos lo hemos planteado como un proyecto de investigación donde nos hemos hecho preguntas y para responderlas necesitábamos incorporar estas variables. Mientras que si lo hubiéramos tomado como un simple registro nos hubiéramos quedado cortos. Con este método hemos aumentamos mucho el número de variables y, por tanto, la calidad del registro.


"Hablar de nutrición, congestión o fragilidad son aspectos muy novedosos en insuficiencia cardiaca"



¿La actualización es revolucionaria?

Seguimos una línea continuista, pero mejoramos mucho el registro. Hablar de nutrición, congestión o fragilidad son aspectos muy novedosos. En la insuficiencia cardiaca con lo que teníamos hasta el momento no tomábamos en cuenta estas variables. Se trata de la versión 2.0, con el mismo enfoque pero con una ampliación del punto de mira. Algo que va suponer un esfuerzo extra. 

¿Importa más la calidad o la cantidad?

Apostamos más por la calidad que por la cantidad. Es mejor que sean diez bien seleccionados y con todas las variables cumplimentadas que 25 mal hechos. Si podemos llegar a 5.000 pacientes estaremos satisfechos, no es necesario llegar a altas cifras. A veces, con 500 pacientes ya puedes responder a un estudio.

¿Cuándo se pondrá en marcha?

Lo hemos diseñado y ahora hay que generar la nueva base de datos para que la gente se empiece a apuntar de cara a final de año y a partir de principios del 2022 empezaremos a meter pacientes. Nos queda un año por delante para obtener los primeros resultados.


"Los registros son importantes porque son un reflejo de los pacientes de la vida real"



¿Era necesario un nuevo impulso al RICA?

Cuando tienes 7.000 pacientes tienes potencia estadística de sobra, llegar a 25.000 no tiene sentido. Tenemos un buen número de pacientes registrados en el RICA anterior y esta base de datos la seguiremos utilizando cuando nos interese preguntar algo.

¿Por qué es bueno tener un registro de estas características?

Porque incluyen a los pacientes de la vida real. Los estudios que ofrecen más evidencia científica y respuestas son los ensayos clínicos, los experimentos. Sin embargo, la mayoría de las veces se selecciona excesivamente a los pacientes y no se incluyen a los ancianos, o mujeres, o pacientes pluropatológicos. De manera que el resultado del estudio no lo puedes extrapolar a la población real. En cambio, en los registros metemos a todo el mundo que llega al hospital. Esto genera una base muy importante para analizar tu trabajo, compararte con lo que hacen otros países o pedir políticas sanitarias a los políticos.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.